Rocío Ruiz - Entre las sábanas

Mi mamá me asfixia – Rocío Ruiz

Como cada semana, sigo recibiendo tus dudas e inquietudes para apoyarte como psicoterapeuta y sexóloga.

Pregunta: Buenas noches, Rocío. Soy Sofía, tengo 13 años, leí el artículo de la niña de 4 años que se masturbaba y por eso me animé a escribirte. Yo también comencé desde muy chiquita a masturbarme y mi mamá me decía que eso estaba mal. Lo sigo haciendo hasta el día de hoy, pero a escondidas. Hace cuatro meses conocí al primo de una amiga, y desde el primer momento nos gustamos y nos besamos, yo me emocioné mucho, sentí que el corazón se me salía de la blusa. Cuando llegue a casa, no pude disfrazar mi emoción y mi mamá me descubrió, me preguntó por qué estaba tan emocionada y yo le conté lo que acababa de ocurrir.

Ella se molestó mucho conmigo,  me prohibió ir de nuevo a casa de mi amiga, me dijo que no me daba mi lugar, que los chicos de ahora por eso no nos respetan, porque nosotros somos unas fáciles, que si seguía así iba a acabar embarazada o de prostituta y que después nadie me iba a tomar en serio.

Me hizo sentir muy mal, se lo conté a mis amigas y me dijeron que no me lamentara, pero yo me siento muy culpable, además, todos los días me masturbo pensando en el chico que me besó.

Mi mamá me asfixia, todo lo que hago para ella está mal. No puedo dejar de pensar en  ese  chico, no sé cómo platicar con ella para que me deje de molestar, quiero tener novios pero me da miedo, si así se puso con un beso, ¿qué me va a decir si le digo lo que deseo?

Respuesta: Hola Sofía, mil gracias por tu confianza. Lo primero que quiero plantearte es que lo que te está pasando es normal y hermoso. La mayoría de los chicos de tu edad ya ha besado a otra persona y alrededor de un tercio ha tenido caricias con otro de su misma edad.

El autoerotismo o la masturbación es la práctica sexual más frecuente en la etapa de la adolescencia y es muy importante, ya que nos ayuda a integrar una autoimagen adecuada, además de apreciar y valorar nuestro cuerpo, conocer sus sensaciones para así prepararnos para el  futuro encuentro con otro.

Así que no tienes por qué sentirte mal, ni culpable. En numerosos sectores de nuestro país aún persiste la expectativa social de virginidad y castidad para la mujer antes del matrimonio. La “Encuesta Nacional de Juventud 2000”, realizada en México por el Instituto Mexicano de la Juventud y otras organizaciones (IMJUVE, 2001), reveló que la razón por la que el 40% de las mujeres no había tenido relaciones sexuales era por “mantenerse vírgenes hasta el matrimonio”. Esta misma razón abarcó sólo a 5.8% de los hombres en las mismas circunstancias. Estas expectativas sociales obstaculizan una educación sexual integral.

Aunque ya pasaron 18 años de esta encuesta siguen habiendo casos como el tuyo, donde los padres, maestros y adultos tratan de manera muy diferente a hombres y mujeres adolescentes. A menudo se considera que la mujer debe ser “más cuidada” que los hombres para mantener su virginidad.

Entiendo que no comprendas por qué tu mamá tiene estás conductas, pero estoy segura que no es con la intención de molestarte, más bien, a ella la educaron para cumplir expectativas sociales y ella te educa para lo mismo. Creo que tiene miedo, como muchos padres con hijos adolescentes y que no saben cómo educar en estos tiempos de abundante y, muchas veces, información errónea. Sin duda, hay una saturación.

Yo te pido que no cargues con culpas y que disfrutes pensar en el chico que te gusta y si quieres masturbarte, lo hagas sin remordimientos. Con tu mamá tendrás que ir poco a poco, explícale que aún no estás preparada para mantener relaciones sexuales, que ni siquiera lo has pensado y que no debe preocuparse, eso te dará tiempo a ti de madurar y a ella de acostumbrarse a tener una adolescente y luego, con el tiempo, una adulta como hija.

Explícale que sólo quieres tener novio como parte de tus experiencias de adolescente, eso la dejará un poco más tranquila. Trata de buscar pláticas sobre sexualidad donde puedan ir las dos, así tendrán la oportunidad de convivir, además de sensibilizar a tu mamá. No quieras cambiar la forma de pensar de ella, podrías decepcionarte. Lo mejor es madurar poco a poco e ir resolviendo lo que se te presente en el momento.

Eres una chica lista, te felicito por pedir apoyo a un profesional, en el futuro te recomiendo que lo sigas haciendo. Bienvenida al mundo responsable de la sexualidad.

Rocío Ruiz

[email protected]

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top