Tania Palacios Kuri - Voz en Acción

Estancias infantiles, en peligro de extinción – Tania Palacios Kuri

“La voz tiene poder, la gente escucha cuando hablamos; no se trata de combatir el terrorismo con la violencia sino con las palabras”.
Malala Yousafzai

Haciendo caso a esta frase, usemos la voz para las prioridades evidentes. Hablemos de inversiones acertadas, no sin antes abocarnos a la educación y al interés superior de la niñez.
No es discurso, el presente de las niñas y niños marca las huellas del futuro de México.

Hablemos entonces sin buscar polemizar, pero si priorizar, de un tema que nos preocupa: estancias infantiles y las últimas decisiones federales en esta cancha que han puesto en juego el destino de miles en nuestro país.

Uno de los logros más importantes en la evolución de los derechos de las mujeres, es el avance en la educación y el hecho de que hoy podamos ejercer una profesión u oficio por convicción como parte de nuestro desarrollo personal.

De las fuerzas más notables en los últimos tiempos y que sostienen el tejido social, es la participación de las mujeres, más allá de un reclamo a las últimas decisiones en torno a estancias infantiles en México, representan un atentado contra nuestros derechos. Por no decir que son una tomada de pelo y un desaliento para la confianza de muchos y muchas.

El programa “Guardería / Estancias Infantiles de México” parte de la capacitación e impulso al empleo, apoyo a los padres trabajadores y, por supuesto, de la atención y cuidado de los niños.

De acuerdo con el Inegi, un hogar monoparental es aquel que está compuesto por un jefe o jefa de hogar, sus hijos e hijas, sin cónyuge. De este tipo de hogares, el Inegi estima que en el país existen 6.14 millones, de los cuales, 5.14 millones son encabezados por mujeres y 993 tienen como jefe a un hombre; es decir, estamos hablando de una importante mayoría de hogares de este tipo con jefa mujer, pues constituye el 83.7 por ciento de los hogares monoparentales.

Por un lado, los diputados de Morena reconocen que el programa “Guardería / Estancias Infantiles de México” es efectivo, sin embargo, buscan disfrazar la afectación de sus decisiones bajo el argumento de que el presupuesto se asignará directamente a los padres de familia y sean ellos quienes decidan a quién pagar por el cuidado de sus hijos.

Es grave esta determinación, ¡ojo! No podemos prescindir de la preparación y actualización constante en capacitación, seguridad y respuesta de emergencias, primeros auxilios, formación de brigadas, cursos y otros modelos a favor del desarrollo de la niñez en sus primeros años.

Una política pública es exitosa cuando están involucrados los gobiernos y los ciudadanos. Recordemos que en el sistema en cuestión, participan mujeres emprendedoras, mujeres especializadas en el cuidado de los niños, maestras, personas de mantenimiento, limpieza, cocineras, enfermeras, capacitadoras, entre otras. Es ofensivo escuchar que ya no se entregarán recursos a las organizaciones sociales.

Evitar la intermediación no es sinónimo de solución, ni asegura el sostenimiento de las estancias, lejos de fortalecer el programa, porque evidentemente las condiciones de algunas estancias representan riesgo para algunos padres, se ataca al empleo pero también se reconoce que hay áreas que mejorar y fortalecer.
Lo más lógico hubiera sido realizar un diagnóstico de las estancias infantiles con irregularidades, ajustar los indicadores o manuales de procedimiento y cerrarlas si era preciso.

Analistas han señalado que la estrategia que actualmente impulsa gobierno federal para proveer a los ciudadanos de recursos directos no es más que asegurar las intermedias bajo el discurso de encontrar irregularidades en algunas estancias, sin fundamento ni previo diagnóstico se tomaron decisiones de bote pronto, nuevamente, basados en la cólera improvisada y los absurdos, sin detenerse a pensar en fortalecer estrategias que incluso han sido reconocidas a nivel mundial como la Organización de las Naciones Unidas.

350 mil niños y niñas a nivel nacional, hoy tienen una esperanza menos, así como cuatro mil menores con discapacidad.
¿Por qué decidir en sentido contrario de las prioridades?
Esto va más allá de pensar en voz alta y repartir culpas y responsabilidades bajo las ocurrencias.

Como representantes populares exigimos fortalecer programas exitosos, que velen por la seguridad, educación y esparcimiento de nuestras niñas y niños.

Verifiquemos que todas las normas atiendan al principio del interés superior de la niñez, así como al desarrollo de las mujeres.
La reducción del presupuesto a estancias infantiles atenta contra los derechos de la niñez y de la familia, además de que pone en riesgo el funcionamiento de 9 mil estancias y, con ellas peligran 70 mil empleos.

En la última sesión de pleno, hicimos como Legislatura Local un exhorto a la Secretaría de Hacienda para evitar el recorte de presupuesto a este programa. Reconozco a las y los senadores de Acción Nacional, quienes han encabezado la lucha por la voz de 300 mil madres y familias afectadas.

Si la intención es evitar costos políticos, disgustos, corrupción o malos manejos según la métrica del Presidente, se deben plantear medidas que eviten afectar lo relevante, aplicar consultas ciudadanas donde verdaderamente se necesita y de la forma correcta y asumir responsabilidades con acciones que den certeza a los ciudadanos.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top