Rocío Ruiz - Entre las sábanas

Tengo 13 años y me excita usar sostén – Rocío Ruiz

Como cada semana, sigo recibiendo tus dudas e inquietudes para apoyarte como psicoterapeuta y sexóloga.

Pregunta:

Hola, buenas tardes. Tengo una duda. Un día fuimos a la casa de un amigo y compramos un sostén para hacer bromas a otros de mis compañeros.

Resultó que la broma me la hicieron a mí, ya que cuando desperté después de una pijamada yo traía puesto el sostén. Me avergoncé un poco, pero después me gustó usarlo, me excitaba. Tengo 13 años y soy heterosexual, me gustan mucho las chicas. Estoy preocupado. ¿Qué es lo que me puede estar ocurriendo?

Respuesta:

Muchas gracias por tu confianza, me agrada mucho que cada vez haya más chicos como tú involucrados y responsables de su sexualidad.

La sexualidad no sólo tiene que ver con la vida erótica, sino también con los vínculos afectivos, la reproducción y la identidad de género.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS): el género se refiere a los conceptos sociales de las funciones, comportamientos, actividades y atributos que cada sociedad considera apropiados para los hombres y mujeres.

Las diferentes funciones y comportamientos pueden generar desigualdades de género, es decir diferencias entre hombres y mujeres que favorecen sistemáticamente a uno de los dos grupos.
Los roles de género son un conjunto de expectativas culturales especificas acerca de lo que es apropiado para un hombre y para una mujer.

Te explico esto para que observes que los roles de género no son algo natural, es algo que está impuesto por la cultura a la que perteneces.

Por ejemplo: en la vestimenta, los hombres usan pantalón y las mujeres vestidos o faldas, los niños juegan con coches y las niñas con muñecas.

En realidad la ropa, los trabajos, los juguetes, artículos o incluso los colores no pertenecen a ningún género, la sociedad o la cultura adjudican quienes pueden usar una prenda determinada, quien puede hacer ciertos trabajos o usar determinados colores o juguetes.

Sin embargo, existen muchas culturas antiguas, en donde era normal ver a hombres maquillados, o con tacones y pelucas; en otros países, los hombres usan faldas. Es porque la sociedad indica que eso algo “normal”

En el caso de un sostén es un poco más especial ya que tiene un uso específico, el sostenimiento de los senos.

Aun así, el que algún hombre le guste o le excite usarlo no quiere decir que tenga una enfermedad, o que sea homosexual, travesti o transgénero, puede ser tan solo un gusto y nada más.
Existen muchas mujeres que sólo utilizan pantalón en su vestimenta y nadie se preocupa por eso, porque esta acción es aprobada por la sociedad con naturalidad.

Mientras más existan diferencias entre hombres y mujeres, habrá más desigualdad y más violencia hacia el género contrario.

Es importante que eliminemos las diferencias en la medida posible para que nos sintamos con la libertad de usar la ropa que se nos antoje, o hacer el trabajo que nos apasione sin pensar si es apropiado para un hombre o una mujer.

Empezar a quitar prejuicios en las generaciones más jóvenes hará adultos más libres, maduros y felices.

Disfruta tu placer sin culpa, estás entrando a una etapa de la vida con muchos cambios, si tienes otra duda espero tus preguntas con gusto.

Rocío Ruiz

Entre las sábanas

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top