Sin categoría

Insiste, persiste y resiste – Fernanda Robledo

Les tengo que confesar, que para lograr encontrar un nombre para esta columna tuve que pasar varias horas dándole vueltas al tema para lograr encontrar una palabra que dijera lo suficiente con tan solo leerla. Y en un momento de iluminación creativa, o a lo mejor no tan creativa, llegué a “Resistencia”. Una palabra que puede sonar muy dramática, pero es justamente como define la mayor habilidad que un empresario va formando durante su carrera.

Personalmente cuando empecé con la idea de tener una empresa, mi capacidad de resistencia era mínima, y cuando digo mínima, realmente deben de creérmelo.

Supongo que como muchos otros, no tenía ni idea de que me estaba metiendo. Al primer contratiempo quería aventar todo y decir gracias por participar busco otra opción, ¡adiós! Pero esos lapsos nerviosos/histéricos/crisis existenciales cada vez iban siendo más espaciados. Y es ahí cuando desarrollas la habilidad de ser RESISTENTE. Aguantar, aguantar y aguantar es lo que debes de hacer, resistir a los momentos malos y disfrutar los buenos. Si te dicen 90 veces no, resistir por que llegará el si que estás esperando. Si tuviste un día malo, resistir por que llegará el bueno.

Si googleas resistencia, la definición es perfecta:

“Una de las capacidades físicas básicas, particularmente aquella que nos permite llevar a cabo una actividad o esfuerzo durante el mayor tiempo posible”.

Solo cambiaría el que no únicamente es capacidad física si no también, y en gran parte, emocional y mental que nos permite llevar a cabo una actividad con esfuerzo durante mucho tiempo.
Más de una vez he escuchado que para los negocios debes de ser muy frío, y objetivo. Que incluso esa es la justificación de por que hay más negocios liderados por hombres, lo cual obviamente no estoy de acuerdo. Creo que más bien la clave esta en desarrollar la resistencia y obviamente cierta inteligencia emocional para no tomar decisiones basadas en emociones. La clave no es ser frío y cuadrado, más bien esta en tener tu objetivo muy claro y resistir a todos los contratiempos que se puedan ir presentando en el camino, esto también incluye en todas las emociones que puedas sentir durante tu crecimiento.

Después de haber repetido muchas veces la palabra en cuestión así fue como me auto convencí de que era justamente lo que estaba buscando como definición de un empresario. Además de que me ayudó muchísimo a conocer mi capacidad, y que todos tenemos. La combinación perfecta es insistir, persistir, RESISTIR, y nunca pero nunca desistir.

Fernanda Robledo

Fundadora de Starpoint Coworking Office, emprendedora y empresaria

 

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top