Entrevistas

Homicidios de mujeres, extorsiones y secuestros, prioridades en materia de seguridad: Granados Torres

Entrevista: José Antonio Gurrea C. / enlalupa.com
Fotos: Guillermo González / enlalupa.com

En Querétaro, casi el 35% de los homicidios dolosos tiene que ver con asuntos de riñas en barrios o en zonas semirurales, subrayó Juan Martín Granados Torres, secretario de Gobierno, quien señaló que en menos del 10%  del total de asesinatos que tienen lugar en la entidad hay evidencia de relación con alguna forma de delincuencia organizada.

En entrevista exclusiva con Enlalupa.com, el funcionario estatal destacó la estrategia de seguridad que mantiene a Querétaro como el quinto estado con menos homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes, pese a la vecindad con Guanajuato, entidad que en 2018 duplicó su índice de asesinatos.

Sobre este punto detalló el completo andamiaje legal, la depuración policiaca del 15% de los elementos estatales, así como un riguroso proceso de control de confianza, un seguimiento patrimonial de los policías y una revisión analítica de su comportamiento.

“Son elementos que no perdemos de vista, porque sabemos que uno de los factores de riesgo es el altísimo poder de corrupción que tienen los grupos delincuenciales”, dijo Granados Torres a este medio.

Luego de enfatizar que homicidios de mujeres, secuestros y extorsiones son delitos graves que tienen prioridad para el gobierno, reconoció que en San Juan del Río hay un foco rojo por el problema del huachicoleo. Al respecto anunció que en ese municipio se encuentra en marcha el proceso de depuración y revisión de la policía municipal. “Se tomarán las medidas que sean necesarias en cuanto exista la evidencia suficiente, sea quien sea la persona”.

Sobre el recorte al presupuesto federal, destacó que a nivel municipios, sí hubo una disminución importante de recursos, e incluso Tequisquiapan fue excluido de los recursos federales, sin embargo, aclaró que el gobierno estatal ya destinó recursos para atender la problemática de seguridad de esos municipios.

Pese a la vecindad con Guanajuato, uno de las entidades con mayor violencia en el país, en Querétaro no han aumentado los homicidios dolosos; de hecho, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el estado se mantiene como el quinto con el menor número de ese tipo de delito de alto impacto. ¿Cuál ha sido la clave para lograr estos índices?

En primer lugar es fundamental la estrategia política que antes de empezar la administración diseñó personalmente el gobernador Francisco Domínguez. Lo primero que se hizo fue hacer un diagnóstico de las capacidades institucionales y lo que se encontró fue que había un proceso de degradación sistémica en donde era muy notorio que existía la amenaza de penetración de grupos delictivos, en particular de Guanajuato; que en lugar de incrementarse la plantilla de policías ésta había disminuido; que los desarrollos tecnológicos no se habían dado, y que faltaba un marco jurídico adecuado y funcional.

La primera gran tarea después de este diagnóstico fue hacer ese marco jurídico que hoy sustenta toda la ingeniería institucional para la seguridad, y que comenzó con una reforma constitucional que se caracteriza por dos cosas: en primer lugar, en Querétaro lo que hay es seguridad como un derecho humano. Estamos hablando de que los ciudadanos tienen derecho a que los espacios públicos tengan condiciones para el esparcimiento, para la convivencia y que las libertades estén garantizadas por las autoridades y los derechos también.

Esto implica no sólo pensar en policías, patrullas, armamento, sino también en prevención, en protección civil, en el sistema penitenciario, en el trabajo de las policías municipales; es decir, el enfoque es integral porque la seguridad de las personas no está en riesgo nada más por la comisión de un delito, también es un tema de percepción de inseguridad.

Cuando revisamos las encuestas de Inegi, nos encontramos que los ciudadanos manifiestan su percepción de inseguridad básicamente por faltas administrativas, que van desde ingerir bebidas embriagantes, consumir sustancias toxicas en la calle, peleas vecinales y estética urbana (grafiti, baches, falta de alumbrado, basura), y ya después vienen los temas de comisión de delito; esto implica que si hablamos de seguridad, tenemos que conceptualizar desde la raíz a partir de verlo como un derecho humano.

Sobre la reforma mencionada se construyeron las leyes que pasan desde una ley de seguridad que articula todas las funciones que he comentado; después las leyes orgánicas, como la ley de la Fiscalía y todas las demás normativas que ajustaron todo el conglomerado institucional para que sistémicamente dieran facultades y funciones complementarias, no que cada quien corriera por su carril, sino que efectivamente se diera una coordinación.

Después ya vino el diseño de un modelo para implementar la seguridad, que se caracteriza precisamente porque detalla ejes estructurantes que hacen que los dos niveles de gobierno, el municipal y el estatal, mantengan esa coordinación a través del marco jurídico, la capacitación y los diseños informáticos, y por último, una priorización respecto a las cargas de trabajo que se tienen que atender. Esto es lo que ha permitido que las estrategias nos den resultados para mantener un nivel de control aceptable respecto a la seguridad.

¿Cuáles son esas cargas de trabajo a las que se refiere?

El objetivo es contener la delincuencia organizada y para eso se desarrollaron diversas estrategias concretas: el fortalecimiento institucional, la profesionalización policial, el programa de diez acciones por la integridad policial –que va desde un banco de ADN hasta la certificación completa en el control de confianza de todo el personal–, así como la verificación de la evolución patrimonial, estímulos y premios que se dan a los policías, la carrera policial por méritos, un comité de integridad que coordina la contraloría del estado, la participación ciudadana.

Todo esto ha provocado que en su momento se depuraran las corporaciones, al punto de que a la mitad de la administración tenemos más policías egresados que en todo el sexenio anterior, pero con todo y eso mantenemos apenas una recuperación por arriba del 4% del número de policías que había en la administración anterior; es decir, tuvimos que depurar casi en un 15% y ahora vamos 4% arriba.

¿Cuáles fueron las principales causas para hacer esta depuración?

No pasar el control de confianza; en los polígrafos salió que había gente con compromisos, que había gente que tenía datos evidentes de corrupción.

¿Compromisos con el crimen organizado?

En algunos casos, en otros más la corrupción, y ésta no sólo tiene que ver con cualquier forma de protección o de colusión con el crimen organizado. La corrupción puede ser desde el solo hecho de no proteger el equipo o conductas típicas como el cohecho. Nuestro primer nivel de prioridad para distribuir la carga de trabajo fue fortalecer las instituciones, limpiarlas, prepararlas para combatir la delincuencia organizada, sobre todo de los estados vecinos. Se le ha puesto un especial énfasis a temas como los homicidios de mujeres, extorsiones y secuestros, entre otros delitos graves, porque éstos son indicativos porque cuando se presentan de una manera reiterada, puede estar pasando algo que no se ha advertido y no solamente se trata de resolverlos lo más pronto posible, sino que además hay que hacer un estudio socio-referencial de que es lo que está pasando en la zona donde se cometió, incluso ir a los antecedentes de las personas participantes, víctimas y agresores, y lo que puedo decir es que la Fiscalía tiene muy buenos resultados, pues, estamos arriba del 70% de esclarecimiento de homicidios.

¿Cuál es el promedio nacional?

El promedio nacional está apenas en el 20%. Querétaro se encuentra en primer lugar nacional. Otro indicativo que nos permite establecer que este primer rango de prioridad de trabajo está funcionando con las acciones que se han hecho, es que seguimos monitoreando a nuestras policías, cualquier dato que no concuerda causa alerta e inmediatamente se investiga.

¿Se han registrado recientemente casos como el ocurrido en Pedro Escobedo, donde un mando de la policía municipal tenía vinculación con el crimen organizado?

En estos momentos no, sin embargo estamos alertas y atentos, traemos prácticamente el 100% de los procesos de control de confianza, traemos un seguimiento patrimonial de los policías y además hay una revisión analítica del comportamiento policial, vía el centro de coordinación Querétaro, el Centro de Información y Análisis sobre Seguridad (CIAS) y una serie de elementos de las unidades de análisis que no perdemos de vista, porque sabemos que uno de los factores de riesgo es el altísimo poder de corrupción que tienen los grupos delincuenciales.

Precisamente lo que ocurre en Guanajuato: el crimen organizado ya permeó a parte de los cuerpos policiacos.

Lo que nosotros tenemos como dato y con el intercambio que se hace con las instancias estatales de Guanajuato es que aparecen con frecuencia indicios de policías municipales coludidos. Nosotros tenemos una mesa de coordinación que se reúne cada ocho días, checando datos estadísticos, revisando comportamientos. Y otro indicativo es que en Querétaro casi el 35% de los homicidios que se cometen tienen que ver con asuntos de riñas en barrios, en zonas semirurales, pero analizando cada caso ni el 10% tiene que ver con delincuencia organizada.

En nuestro estado todo se investiga a partir de la evidencia, y ese es uno de los éxitos que tiene la Fiscalía al ser una de las fiscalías que más asuntos lleva a los jueces por vía de la investigación y no de la flagrancia; no se está apostando a sorprender al delincuente, se está investigando para dar con él, pedir orden de aprehensión a los jueces y ponerlo a disposición de la autoridad judicial.

De acuerdo con México Evalúa, una organización que concentra a casi un centenar de organismos ciudadanos a nivel nacional, somos el segundo estado donde hay más personas sujetas a juicio en prisión preventiva. Para el modelo teórico de la justicia acusatoria oral, esto sería una crítica porque el modelo teórico implica el respeto a la presunción de inocencia y de la libertad personal, pero cuando nosotros vemos que las personas que están esperando juicio son por asuntos que tienen que ver con prisión preventiva oficiosa como homicidios, violaciones, robos agravados, algún secuestro, entonces lo que vemos es que realmente está en la cárcel quien tiene que estar y que los delitos que son graves se están investigando, se están esclareciendo y las personas están en la cárcel. Es decir, está funcionando el sistema de seguridad pública, pero también el sistema de justicia que combate la impunidad. Los dos sistemas se complementan. Porque aun cuando sea una delincuencia local, es en donde las estrategias tienen que ser más finas, es en donde los policías tienen que tener un mayor trabajo vinculado a la prevención. A través de la prevención la estrategia es, por una parte, la participación ciudadana y, por otra, un concepto que estamos trabajando que es el de la contribución ciudadana, que tiene que ver con procurar y difundir la cultura de la legalidad.

Además, en las próximas semanas vamos a reactivar los consejos de participación ciudadana, y a potenciar lo que ya están haciendo las unidades de prevención en materia de seguridad, con temas como salud, movilidad, cultura, deporte.

¿Menos denuncia significa menos credibilidad?

Menos denuncia posiblemente más miedo, menos denuncia seguramente más corrupción, menos denuncia más delincuencia, menos denuncia menos justicia. Si invertimos la pirámide entonces lo que debemos lograr es que el ciudadano denuncie más, pues para que un ciudadano pueda tener justicia penal, forzosa y necesariamente tiene que comenzar con su denuncia, si no ni legalmente ni materialmente va a poder ni siquiera esperar justicia, mucho menos exigirla; es fundamental el paso técnico jurídico de la denuncia, y para eso con el modelo Cosmos se diseñó esta estrategia de acercar a los ciudadanos el procedimiento de la denuncia a través de la tableta.

La Universidad de las Américas hizo un estudio el año antepasado y elaboró una metodología donde estableció una métrica, que obtuvo que a nivel nacional se tenía algo así como 13 tomadores de denuncia por cada 100 mil habitantes, y ellos establecieron que si no era lo ideal, cuando menos era el número más alto para tomar la denuncia a las personas. 13 tomadores de denuncia, estamos hablando de 13 fiscales, 13 ministerios públicos que están territorializados en cualquier parte del país y toman las denuncias de delitos.

Cuando nosotros pusimos en marcha el modelo Cosmos, las denuncias de robo con autor desconocido se implementaron vía las tabletas, nosotros tenemos a nuestra disposición todos los días, las 24 horas, hasta dos mil policías al mismo tiempo con la capacidad de tomar denuncias en todo el estado, es decir, nuestro estándar de tomadores de denuncias está arriba de las 108 personas tomadoras de denuncia por cada 100 mil habitantes. En ese renglón, somos el estado número uno de toda Latinoamérica.

¿Cómo se incrementó la denuncia tras la puesta en marcha de Cosmos?

El 30 de mayo de 2016 arrancó el modelo Cosmos, del 30 de mayo al 30 de julio el incremento de la cifra de denuncias fue del 28%, y las interpretaciones vinieron inmediatamente: que Querétaro estaba en un problema grave de incidencia delictiva, pero lo que realmente pasa es que se afecta la cifra negra, la autoridad conoce más cómo se está moviendo el delincuente y vía el análisis de las unidades de policía informática, por eso se están obteniendo más judicializaciones por investigación, porque toda la información que se capta en una tableta se cruza con distintos analíticos que van desde las fechas, los comportamientos. Gracias a la informatización, a que tenemos un sistema que permite que toda esa información se concentre y a policías investigadores capacitados, la información de una carpeta en el cruce nos da el esclarecimiento de varias carpetas a la vez.

Hoy, después de más de dos años de estar trabajando con las tabletas del modelo Cosmos, tenemos un sostenido incremento en las denuncias del 35.5%, es decir, conocemos un tercio más de la delincuencia, la gente denuncia un tercio más que en las administraciones anteriores y esto se refleja en que hay un trabajo de mucha actividad, se van desconectando los principales liderazgos delictivos de las zonas urbanas, de los barrios, de las colonias, de los municipios.

Este es un tema que es orgánico, que se asocia a la educación, con el trabajo, al deporte, a la familia, por eso es muy importante que no pensemos que el tema de la seguridad pública a nivel de delincuencia común se resuelve con policías. Nunca va a haber policías suficientes para atender a nuestros  jóvenes que cometen un delito, lo que más necesitamos es a la propia sociedad, a la propia familia denunciando, haciendo trabajo de convivencia y reconstruyendo los espacios para que sean habitables, para que sean de comunidad. Este trabajo está a cargo de las unidades de prevención y pasa mucho por la actividad reguladora y de servicios públicos municipales.

¿Cómo ha presionado la migración interna en el asunto de la seguridad?

Hay una gran presión en ese sentido, sin embargo cuando se hace el diagnóstico para establecer las estrategias de seguridad, justo este fue uno de los factores que se consideró, tanto la proyección en el crecimiento por la movilidad poblacional; es decir, cómo va creciendo nuestra población por edades, cuáles son las poblaciones de riesgo, cuáles son los factores y las causas de riesgo delincuencial y también un diagnóstico sobre la geo referencia del estado, por eso es que una de las estrategias a las que se le apuesta por parte del gobernador, sin ninguna restricción de recursos, fue el desarrollo de tecnologías. ¿Qué se hizo?, en principio se buscó el talento queretano, porque aquí viven, aquí se quedan, se termina la administración y aquí seguirán.

El gran icono de la estrategia en materia de desarrollo tecnológico del gobernador es el CIAS (Centro de Información y Análisis para la Seguridad) o CQ (Coordinación Querétaro).

Dado su nivel de operación y su desarrollo de infraestructura civil el CIAS es un edificio equipado con un costo aproximado, por lo que vemos en otros estados, arriba de los 4 mil millones de pesos, pero con el talento queretano, con el trabajo de la coordinación de infraestructura del estado, ese edificio equipado con una red de fibra óptica que comunica todo el estado, dos mil cámaras, lectores de placas y una serie de analíticos que están ahí funcionando, costó 681millones de pesos.

Un 16% de lo que debía haber costado.

Sí, pero es porque ahí se trabajó con talento queretano, todos los que participamos tuvimos que tener una capacitación, mucho trabajo de entrenamiento, de aprender cosas nuevas, de analizar nuestras realidades y hacer un diseño interdisciplinario. Hoy el CIAS es un edificio que ha sido visitado por el Sistema Nacional de Seguridad, por prácticamente la mitad de los estados de la República, por la embajada de Japón, por Usaid, organismo de la embajada de los Estados Unidos. Airbus nos acaba de mencionar en un tweet donde cita que la tecnología y el desarrollo del CIAS está a nivel comparativo en coordinación y en el uso de operación con los mejores centros de comando del mundo.

¿Por qué es importante la tecnología? Porque la tecnología tiene la capacidad funcional de multiplicar los ojos de los policías, las capacidades de análisis de las unidades de investigación policial y el monitoreo de las patrullas. Estamos hablando de que potenciamos, en mucho con la tecnología, las capacidades de atender a los ciudadanos, las capacidades de supervisión y las capacidades de manejar y analizar información en millones de veces más de lo que puede hacer un policía, pero además con un ahorro importante de recursos

Uno de los focos rojos del estado es San Juan del Rio y su problema de huachicol. ¿Qué se está haciendo al respecto?

Sí, es un punto de alerta. De hecho se está trabajando ya directamente con la policía municipal de San Juan del Rio, yo he platicado con el presidente municipal de San Juan del Rio, el señor gobernador ha dispuesto ya un recurso específico para ese municipio.

¿Qué otros focos rojos detecta usted en el estado?

En cuanto a región, San Juan del Rio vinculado al tema del huachicoleo, porque además hace frontera con estados que sufren este problema con un altísimo grado de violencia, un caso concreto es Hidalgo. Tenemos este punto de alerta a nivel territorial porque la orografía de San Juan del Rio en términos de ductos tampoco ayuda mucho. Con el Ejército se hace un trabajo importante de supervisión y monitoreo, estamos ahorita retomando los procesos de depuración y de revisión de la policía municipal y se tendrán que tomar las medidas que sean necesarias en cuanto exista la evidencia suficiente, sea quien sea la persona. Si no se aplica la ley y se es laxo, la consecuencia va a ser que las instituciones se debiliten y sean permisivas y permeables a cualquier tipo de delincuencia; esto está claro, son principios básicos que aquí se aplican.

Si no hablamos de territorio, sino de comportamientos delictivos lo que nos mantiene en alerta es el tema del enfrentamiento que tienen grupos de delincuencia organizada en Guanajuato, en los municipios vecinos particularmente con Corregidora y Huimilpan, no es un tema del territorio del estado pero sí un tema de geo referencia regional y por eso mantenemos una constante comunicación con las autoridades civiles y militares de Guanajuato.

¿El operativo frontera es permanente? Porque algunos medios han dicho que no es así.

Sí es permanente. Se trata de un operativo y es una estrategia. No es que haya instalaciones, lo que aquí hablamos es de un operativo que se sustenta en la comunicación, en el intercambio de información vía tecnológica en tiempo real a través de la comunicación confinada de radio comunicación, lo que nos permite es un operativo donde ya hay protocolos de actuación y donde los policías participantes ya saben que en un determinado tiempo tienen que estar en un cierto lugar preparados para enfrentar cualquier tipo de riesgo.

El operativo se da en razón de las alertas que recibimos de las autoridades de Guanajuato o  en razón de información que se cuenta por parte de las autoridades estatales, o bien incluso de manera aleatoria. Todo esto tiene que ver con información derivada del análisis, de las videocámaras, muchos elementos que evidentemente sería ocioso estar describiendo.

Otro punto es que el operativo frontera se da en todo el estado, digamos que se hace más público en los límites con Guanajuato, pero se da también en la Sierra Gorda en los límites de San Luis Potosí, tanto en Landa de Matamoros como en Arroyo Seco. Incluso se ha presentado en Peñamiller, y ha habido detenciones en aquella zona. Y opera no sólo en las carreteras principales, también en las secundarias y aun en caminos o veredas, ahí el gran apoyo es el Ejército, la 17ª. Zona Militar, ellos son un aliado de toda confianza e infatigables en las tareas que estamos haciendo.

¿Hay riesgo de que pudiera darse el efecto cucaracha y los delincuentes ingresen al estado?

Cuando se hace el diagnóstico, otro de los factores que se previó es que no solamente migran las personas buenas, también migran los malos, y los malos migran por muchas razones, entre otras cosas porque sufren una presión, una acción hostil de las autoridades y siempre van a buscar donde poder seguir realizando sus actividades. Nosotros estamos preparados para eso, aquí funciona mucho la comunicación que tiene el secretario de Seguridad Ciudadana con los estados vecinos, los perfiles delictivos, los patrones delincuenciales y la información concreta de sujetos, de vehículos y de comportamientos.

¿De qué forma afecta el recorte del presupuesto federal al tema de la seguridad?

A nivel estado esencialmente no se sufrió un recorte sustantivo en los recursos FASP (Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública), pero sí hubo un recurso recortado importante en nivel de municipios, incluso uno (Tequisquiapan) fue excluido de los recursos federales, sin embargo dada la importancia que tiene la seguridad para el señor gobernador, él ha dispuesto que con recursos del estado se atiendan las problemáticas de seguridad de ciertos municipios específicos.

En un esquema de coordinación y de recuperación mutua, el estado pone una parte de los recursos a condición de que los municipios hagan el esfuerzo y pongan otra, justo para que se puedan cumplir las estrategias que ya están diseñadas, que ya se están trabajando y que no se vean alteradas por estos recortes. En materia de seguridad, la ciudadanía puede tener la tranquilidad y la confianza de que el gobernador no quita el dedo del renglón y ha dispuesto los recursos estatales para que se mantengan, se refuercen y se mejoren los resultados a partir de las estrategias que se están ya aplicando.

¿Cómo se han mantenido los niveles de coordinación con las autoridades federales?

Con el Ejército se ha trabajado de siempre, desde que comenzó esta administración, con cordialidad, con un solo objetivo y evidentemente con la coordinación operativa, con la Policía Federal sucede lo mismo, e igual con otras instancias. Todo representante de las instancias de seguridad federal cuando llega al estado inmediatamente es informado de como trabajamos, tratamos inmediatamente de presentarle a los operadores de seguridad del estado y de los municipios, se le brinda la información que requiere para su función, de tal manera que incluso a nivel personal, hasta ahora siempre ha sucedido el hecho de que agradecen el recibimiento y en correspondencia inmediatamente empezamos a trabajar.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top