Juan José Arreola - Código Político

¿Qué le pasa al señor López? – Juan José Arreola

No termino por entender la intención y el beneficio para la ciudadanía de varias de las acciones y decisiones que ha tomado el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en los primeros 100 días de su gobierno.

Comprendo que sigue un plan de acción y que estas determinaciones tienen el fin de instaurar un sistema de gobierno acorde a la ideología que profesa y a las metas que su partido, Morena, se ha planteado para transformar al país y construir una nación incluyente, democrática, sólida económicamente y con fuerza moral.

La duda es saber si, efectivamente, son actos que benefician a la ciudadanía, pues desde mi perspectiva, las primeras repercusiones han ido en sentido contrario.

Todo contra la corrupción

El eje central de la actividad presidencial desde el primer día de diciembre es combatir la corrupción, nos queda muy claro.

Comenzó con Petróleos Mexicanos. Cerró los ductos de distribución de combustible para frenar el robo del mismo y, de paso, “descubrir” a quienes, desde el interior de la paraestatal, están coludidos con delincuentes y/o realizan acciones de saqueo a la empresa mexicana.

A ciencia cierta no hemos tenido noticias concretas del combate a la corrupción; si, por el contrario, registramos el incremento del combustible en 10 por ciento y, por supuesto, la afectación al bolsillo de los mexicanos de clase media, particularmente.

Luego vino el caso de las guarderías infantiles. Dijo que los recursos que se destinaban a estas instituciones eran desviados o mal usados.
Y para poner remedio de inmediato decidió suspender este programa y optar por entregar ese dinero de manera directa a los padres y madres de familia quienes, consideró, serán los que determinen qué guardería contratarán o, si así lo deciden, dejarlos al cuidado de los abuelos.

Por supuesto que afectó a padres y madres trabajadoras que no tienen con quién dejar a sus hijos; a papás con hijos que tienen discapacidad y requieren atención especial o aquellos que asisten a guarderías especializadas.

Posteriormente determinó cerrar los programas de asistencia a mujeres que han sufrido violencia doméstica así como el de atención a personas con cáncer. En ambos casos, afirmó, entregará el dinero de manera directa a las personas que estaban en esos programas.

Otras polémicas decisiones

Si a esta lista de determinaciones sumamos otras como es la cancelación de la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México cuyo primer argumento fue que había corrupción en los contratos, o la del tren México – Toluca, que han traído afectó a miles de trabajadores y a cientos de empresarios, de facto, se profundiza nuestra incomprensión.
Por el contrario, ha puesto híper énfasis en proyectos como la construcción del tren Maya (rechazado por indígenas de la zona), del aeropuerto de Santa Lucía (que ha dicho, llevará el nombre de Felipe Ángeles) y de la creación de la Guardia Nacional (por encima de la depuración de las policías estatales y municipales).

Proyecto gubernamental

Amigos que simpatizan con López Obrador me argumentan que hay que dar tiempo a que se consoliden sus proyectos y planes de trabajo a fin de que podamos observar realmente parte de los que implica la llamada cuarta transformación.

Me dicen que a los que están involucrados en la corrupción no les gusta lo que está haciendo y que tiene sumamente enojados a los de la clase política del país, que ven afectados sus intereses.

No hay de otra; debemos esperar. El tiempo habrá transcurrir con López Obrador como presidente de México y nosotros a la espera de que su gobierno tenga saldos positivos para todos (no solo para los más pobres que, en efecto, coincido en que deben ir en primer lugar).

Mientras tanto, tratemos de entender lo que está haciendo, descartemos la idea de que mucho lo hace con una visión electoral clientelar; démosle un sentido racional a sus determinaciones y esperemos que las decisiones presidenciales venideras sean más entendibles y benéficas. Para tranquilidad de todos.

(*) Periodista
Twitter: @juanjosearreola

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top