Niels Rosas Valdez - Procesos del Poder

NL: el retroceso de la libertad – Niels Rosas Valdez

Hace tres días, a pesar de la recomendación de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, el Congreso de Nuevo León aprobó una reforma en la Constitución del estado, donde se modificaba el artículo 1 con la intención de «reconocer el derecho a la vida desde la concepción», dicho en otras palabras, la modificación ahora penaliza el aborto mientras no se realice a causa de violación, peligro de muerte, o riesgo a la salud de la mujer (o aborto terapéutico). Este acontecimiento ha levantado gran inconformidad particularmente en las féminas, aunque no exclusivamente, quienes, organizadas en varios grupos de defensa a los derechos de las mujeres, se manifestaron en contra de esta decisión retrógrada.

En los libros, novelas, películas y demás nos han contado historias de tiempos remotos, y no tan remotos, en donde la libertad, vista desde varios aspectos, era sólo para pocos. Tras años, décadas y siglos nos encontramos hoy en el siglo XXI donde nos jactamos de llegar a ese punto de modernidad social nunca antes experimentado, y aun así, en plena «modernidad», resulta curioso, por no decir absurdo, concebir un entorno social donde las mismas instituciones coartan la libertad de las personas, en este caso, el de las mujeres hacia su cuerpo. Es cierto que muchos debates se han librado en torno al aborto, que si se atenta contra la vida de un ser vivo tras varias semanas de gestación, o que si debe ser permitido porque antes de cierto número de semanas todavía no tiene la composición anatómica de lo que podría llamarse un ser vivo, en fin, hay diversos puntos de vista, todos aceptables sin lugar a duda, no obstante, el limitar el aborto a ser realizado con base en sólo las tres causas anteriormente mencionadas no significa un triunfo para las mujeres, sino francamente maniatarlas y ceder a lo que el Estado dicte acerca de lo que en realidad debería ser decisión de ellas. ¿Por qué?

Restringir la práctica del aborto a exclusivamente esas tres causas no sólo representa quitarle la facultad a la mujer de decidir acerca de lo que quiere hacer con su cuerpo, que de entrada es tan ridículo como negarle a una persona a hacerse un tatuaje o realizarse una perforación, es decir, es cuerpo de cada uno y sólo uno, y nadie más, debe tener la última palabra; sino que condiciona a la mujer a adoptar cierto estilo de vida sexual que no necesariamente es el que desea llevar, y ello significa, de nuevo, limitar su libertad, cosa que ningún gobierno debería ni siquiera proponerlo. Pero esta prohibición no sólo se refleja en lo anteriormente mencionado, sino que también afecta a las personas de bajos recursos, un segmento grande de la población. Tomemos por ejemplo una chica regiomontana de 21 años de bajos recursos que cursa la universidad y está embarazada, pero no tiene planeado tener un hijo o hija, por ende, esta aprobación realizada por el Congreso de Nuevo León sólo la obliga a eventualmente abandonar sus estudios, o no continuarlos, para dedicarse a su bebé, lo que podría también llevarla a un escenario donde no necesariamente pueda encontrar un trabajo bien remunerado y por consiguiente no darle una calidad de vida óptima al bebé, condicionando su vida y el acceso a ciertos espacios, reproduciendo quizás un ciclo vicioso.

Lo anterior es sólo un ejemplo de lo que esta aprobación de la penalización al aborto puede condicionar, sin embargo, hay muchos más problemas, el medular aquí es la coerción a la libertad de la mujer de poder decidir acerca tanto de qué hacer con su cuerpo, como de cómo llevar su vida sexual, dos importantes libertades que como sociedad moderna y progresista nos llamamos, debemos actuar coherentemente y desamarrar ese chaleco de fuerza que la aprobación en Nuevo León está maniatando a la mujer.

 

Escritor, historiador e internacionalista
[email protected]
@NielsRosasV (twitter)

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top