Juan José Arreola - Código Político

Campañas electorales 2.0 – Juan José Arreola

Hace un año, nadie hubiera apostado a que el ex militar y ultra conservador (o derechista), Jair Bolsonaro pudiera derrotar, en las elecciones presidenciales de Brasil, al candidato del Partido del Trabajo y convertirse en el nuevo mandatario de esa gran nación sudamericana.

Hubo detalles que influyeron sobre manera, como el hecho de que un simpatizante de la izquierda lo haya herido con un cuchillo o sus estridentes declaraciones. Sin embargo, el punto de quiebre, la estrategia que consolidó las historias y los mensajes emocionales que narró y envió a lo largo de su campaña, fue el hecho de que priorizara las redes sociales para hacer su campaña.

Francisco Carvalho de Brito, quien es director de la consultoría de derecho y tecnología Internet Lab, que fue citado en el periódico El País, lo explica así:

“Usa distintos canales, con discursos distintos dirigidos a distintas audiencias. Bolsonaro usa Facebook para difundir su agenda, para hablar a sus bases, que no confían en los grandes medios. Cuando quiere moderar su discurso, acepta dar entrevistas en televisión para enviar señales a los mercados, a las instituciones… Recurre a Twitter para responder rápido a los temas (polémicos)… Usa los grupos de Whatsapp como clubs de fans en los que se puede ser parte de su red…”

Realizó un trabajo muy parecido al que empleó Barack Obama en la campaña electoral de 2008. En esa ocasión, el candidato del Partido Demócrata construyó una gran comunidad ciudadana y de activistas, echando mano de las nuevas tecnologías y de los canales de difusión que ésta proporciona, como las redes sociales, incluyéndose mensajes SMS y video -juegos.

Obama fue uno de los primeros candidatos que entendió que el debate, el intercambio de información, las emociones, la organización ciudadana y las campañas electorales pasan, prioritariamente por las redes sociales.

Esta postura no significa, como él y Bolsonaro lo demostraron, que se abandonen los otros medios de comunicación. Significa que entendieron la dinámica que se ha gestado a partir del desarrollo de las redes sociales y la adhesión masiva de los ciudadanos a las nuevas tecnologías.

El futuro electoral

Este par de ejemplos nos plantean la gran posibilidad de que las campañas en los comicios de 2021 en Querétaro y en otras entidades, ya no se centren en la realización de grandes concentraciones ciudadanas, en la pega de carteles o en la gran cantidad de bardas pintadas con slogan o leyendas partidistas.

Estas herramientas no serán preponderantes o, para decir el peor escenario, no tendrán la efectividad que en antaño se suponía que tenían.

De la misma manera, todo apunta a que en el futuro proceso electoral, el peso específico que tuvieron los periódicos diarios en otros comicios, particularmente en las décadas de los años 70, 80 y 90 del siglo pasado y los primeros años de éste, se verá empañado por el declive.

Muy difícilmente podrá tener perfil ganador una campaña que se sustente en las acciones electorales tradicionales y en la apuesta mayoritaria a difundir su propaganda en medios impresos.

No estoy augurando la muerte de la prensa impresa, ni mucho menos. No sé qué vaya a pasar con ella. Lo que sí sabemos es que todos los indicadores apuntan a que las próximas campañas tendrán mucho mayor peso en Internet y en televisión que en otros medios o canales de difusión, simplemente porque la ciudadanía atiende mayoritariamente estos canales.

La persona, lo principal

Apunto un elemento más. Ambos políticos también nos demostraron que en las nuevas contiendas electorales el peso principal para definir el voto ciudadano es la candidata o el candidato, por encima del programa y de los partidos políticos.

Por supuesto que también tiene (y tendrá) un papel clave que jugar, la forma y el fondo de los mensajes que envían. Pero esa es otra historia que platicaremos en otra ocasión.

(*) Periodista
Twitter: @juanjosearreola

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top