Héctor Parra - Análisis y Reflexiones

Los caprichos del Presidente – Héctor Parra

Los caprichos del Presidente de la República, sus acciones electoreras, inventos y constantes calumnias son las estrategias de su gobierno. Para nadie es desconocido que los “programas sociales” tienen un fin eminentemente electoral. Personal afiliado a Morena, es el responsable de levantar los padrones de beneficiarios, no es personal que labore para el gobierno federal. Por eso a nadie deben extrañar los abucheos y rechiflas en los actos políticos del López Obrador, agrediendo a los gobernadores; los invitados son convocados por Morena y no por las instancias de gobierno. Los asistentes en su enorme mayoría son beneficiarios de los programas que se traducen en dinero, dinero que debe quedar bien claro quién lo entrega, en el caso el mismo Presidente de la República. Los padrones que han levantado los empleados de Morena quedan en manos de ese partido político.

Los caprichos del Presidente han dejado a más de 300 mil niños sin estancias infantiles, sin la educación temprana, la necesaria e indispensable socialización de los pequeños, dejó a miles de educadoras sin empleo y a padres y madres de familia con el problema de no saber en dónde y con quién dejar a sus pequeños mientras trabajan y estudian; el Presidente justifica que había corrupción y no hay una sola denuncia, nada que lo pruebe mucho menos lo demuestre. También de un plumazo eliminó cinco mil comedores comunitarios en los que se alimentaban a poco más de 600 mil personas de escasos recursos con tan sólo diez pesos. Una vez más, López Obrador, habla de corrupción como justificación para dejar sin comer a esas personas. El señor Presidente se ahorra más de tres mil 205 millones de pesos que se invirtieron el año anterior. En cada comedor asistían aproximadamente 120 personas de escasos recursos diariamente. También dejó sin empleo a las señoras de las comunidades que preparaban los alimentos, así de radicales son los caprichos presidenciales, todo por borrar cualquier huella de los gobiernos neoliberales que ayudaban al pueblo de escasos recursos económicos.

Calumnia, mentira, falacia, engaño es lo que a diario lanza el Presidente en contra de alguien, sin que justifique con prueba alguna sus graves acusaciones. A los acusados los somete al banquillo de los sentenciados, los denigra, los vitupera, los difama ante la sociedad; busca el desprestigio y reproche social. Ejemplos hay muchos. Los más sonados ha sido el de Guillermo García Alcocer, presidente de la Comisión Reguladora de Energía. Lo acusó públicamente de tráfico de influencias, ordenó se le investigue y se le procese administrativamente sin prueba alguna, violando el principio constitucional de inocencia. La última calumnia dirigida, una vez más, a jueces del Poder Judicial. Los acusa de corruptos por dejar salir a los delincuentes, sin saber si la antigua averiguación o como hoy se le dice, carpeta de investigación, está lo suficientemente sustentada y con las pruebas suficientes para sostener la acusación en contra de los delincuentes hasta sentenciarlos como responsables; a fin de cuentas, el ignorante Presidente en materia de derecho procesal penal; simplemente denuesta, desprestigia y amenaza con denunciar a los jueces por corruptos; la acción de vituperación presidencial es corrupción y debiera ser sancionado, más el fuero lo protege, es la palabra del Presidente y sus seguidores creen fielmente en lo que afirma. Lo mismo hizo con los comedores comunitarios, acusó de corrupción y no hay pruebas ni denuncias; la Entidad Superior de Fiscalización es el órgano responsable de fiscalizar, no el Presidente, si acaso su contraloría interna o Secretaría de la Función Pública. Para el Presidente es todo un espectáculo la diaria denuncia sin pruebas.

El Presidente informó que hoy día su gobierno era más efectivo que los anteriores neoliberales en el combate al huachicol. Lo cierto que, en un comparativo de los informes dados por Pemex, encontramos que las tomas clandestinas se han incrementado hasta en un 50% en el gobierno de López Obrador. Su fallido combate al cerrar las llaves de paso para surtir del vital combustible, pasó a perjudicar a millones de consumidores, a la industria y al transporte, generando pérdidas millonarias a la población; pero el Presidente lo anuncia como un triunfo, siendo que es un fracaso hasta ahora, los delincuentes se han reorganizado y actúan con mayor fuerza y rapidez. No es fácil gobernar, mucho menos entregar buenos resultados, salvo que se conduzca con falsedad, como hasta ahora ha sucedido. El el periodo del 2018, Pemex detectó mil 46 tomas clandestinas de combustible; para 2019, durante el mismo lapso han registrado mil 565 perforaciones de huachicol ¿Dónde está el mejor resultado?

Lastimosamente la criminalidad se ha incrementado en estos últimos meses del gobierno de López Obrador; el Presidente maneja sus propias cifras, como acostumbra; lo cierto que los secuestros, los homicidios, las violaciones, los feminicidios y los robos van en aumento. El primer mandatario justifica que no se han incrementado, que se han contenido los delitos. Seguramente no reconoce el secuestro o desaparición de los 22 centroamericanos que fueron raptados en el estado de Tamaulipas, cuando viajaban en camión. O los constantes delitos que temerariamente pasan a diario en los medios masivos de comunicación, sea televisión o redes sociales. Eso sí, el populismo no deja ser su herramienta preferida del Presidente, al “obsequiar” más de 300 millones de pesos para que jueguen a su deporte favorito, el béisbol. De un plumazo dejó sin asistencia médica y sin medicinas a millones de mexicanos al cancelar el Seguro Popular, al que también tilda como nido de corrupción; una vez más, no hay prueba que lo demuestre, mucho menos hay acusados. Miles de burócratas despedidos injustamente, violando la Ley Federal del Trabajo. Nada que festejar en estos primeros 100 días de gobierno populista, que trabaja sin sincronía, falaz e incapaz.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top