Luis Octavio Vado - Paradojas

Cuentas personales, información pública y bloqueos – Luis Octavio Vado Grajales

La Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió esta semana que el Fiscal General de Veracruz debe desbloquear de su cuenta de Twitter personal a un ciudadano. Esta decisión, tomada por la Segunda Sala en el amparo en revisión 1005/2018, no vine sino a confirmar una tendencia que se venía construyendo al menos desde 2017.

En los amparos indirectos (aquellos amparos que resuelven los jueces de distrito) 1407/2017, y 216/2017-VI, ya se había resuelto en el mismo sentido; de hecho el primero de los citados es el caso que llegó ante la Suprema Corte. En estos asuntos, como en la sentencia de esta semana, se establece que quienes desempeñan una función gubernamental no están obligados a tener cuentas en redes sociales, ni en caso de tenerlas, a compartir información de su trabajo; pero que si tienen redes y en las mismas comparten información que por ley es pública, no pueden bloquear a ningún ciudadano o ciudadana.

La razón fundamental de lo anterior es la obligación a cumplir con el derecho al acceso a la información, que si bien se cumple de forma obligatoria con las páginas de las dependencias de gobierno, sucede que también puede ser maximizado por el funcionariado en sus cuentas personales. Dicho de otra forma, al compartir información pública en cuentas personales, el funcionario o funcionaría está favoreciendo una mayor amplitud del acceso a la información, y por tanto no puede bloquear.

En Estados Unidos se ha presentado un caso en el mismo sentido, el Knigth First Amendment Institute vs. Donald J. Trump, resuelto por la Corte del Sur de Nueva York. En este asunto se ordena al Presidente estadounidense el desbloqueo de varios ciudadanos de su cuenta personal, considerando que reconoció que hay uso de recursos públicos en el manejo de tal cuenta (dado que participa en su administración personal de la Casa Blanca), se ostenta como “Presidente de los Estados Unidos” en la misma, y la ha usado tanto para dar a conocer información pública como para realizar actos que sólo le corresponde al jefe del ejecutivo, tales como contratar o despedir personal así como conducir las relaciones exteriores.

Desde luego los tribunales reconocen que quienes desempeñan una función pública tienen derecho a la privacidad, pero también asumen que la misma se reduce en razón de la actividad que desempeñan y el hecho de que deciden compartirla en cuentas personales. Además debemos considerar que el Twitter, a diferencia de otras redes como Facebook, no permite un manejo diferenciado de cada publicación, ya que no es posible configurar en cada caso la privacidad.

Frente a esto caben distintas posibilidades: primero, hacia quienes están en el gobierno, ya que pueden no tener cuentas; o tener una cuenta en la que sólo publiquen asuntos personales (y en la que por tanto podrían bloquear sin problema a quien quieran) usar su cuenta para cuestiones personales y también publicar temas de trabajo, sin que puedan bloquear; o incluso tener dos cuentas, una para fines privados en la que retengan el control sobre su acceso, y otra para información pública, que sería totalmente abierta.

Para las dependencias de gobierno, creo que se genera la necesidad de regular el uso de información pública en cuentas privadas por sus colaboradores/as. No en un afán de censura, sino de garantizar a la vez el derecho a la información y el principio de certeza, partiendo de la base de que la información pública no es “propiedad” de la persona física que la comparte, sino responsabilidad de la institución en tanto su contenido y difusión. También deberán capacitar a sus integrantes a fin de que estén conscientes de que hay información que no puede compartirse por su carácter legal de reservada, como podría ser el domicilio de un particular al que se le brinda un servicio o se atiende en un trámite, así como de las responsabilidad jurídica de usar una cuenta personal para difundir información pública.
Máxima transparencia, derecho a la información y certeza de la misma.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top