Juan José Arreola - Código Político

El caótico reinado del automóvil – Juan José Arreola

Los mismos habitantes hemos sido los gestores del caos que actualmente viven las ciudades de México; hemos obligado a que éstas crezcan, se desarrollen, se modifiquen y construyan en función del automóvil.

Así, crecen más rápido las zonas de rodamiento de automotores que, por ejemplo, la construcción de banquetas o áreas para peatones.

De acuerdo al Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), entre 1990 y 2017, los vehículos en circulación en nuestro país crecieron a una tasa anual promedio de 5.3% mientras que la población lo hizo a una tasa de 1.5 por ciento.

Estos porcentajes significan que en este periodo de 27 años, el número de automóviles aumentó 143.1% mientras que la población aumentó 40.5%.

En la medida en que circulan más autos particulares y son cada vez más frecuentes los conflictos viales, en esa medida los ciudadanos presionan más a los gobiernos para que prioricen la obra pública o las acciones destinadas al beneficio de los automovilistas por encima de las obras o acciones para favorecer a los peatones, a los ciclistas o para los ciudadanos que se movilizan en transporte público.

Esto ha conducido a que muchas urbes, como la ciudad de Querétaro, crezcan de manera extendida; es decir, de forma horizontal, lo que trae como segunda consecuencia que los barrios y colonias cada vez estén más alejados, que los caminos sean cada vez más largos para un parque vehicular cada vez mayor y que los ciudadanos dediquen más tiempo de su vida a transportarse.

El siguiente eslabón de esta cadena es que resulte lógico que para la población que no cuenta con automóvil particular, cada vez le cuesta más poder transportarse. Otra vez cito cifras del Imco, organismo que informó que en promedio, un mexicano gasta al mes 19% de sus ingresos; esto es, alrededor de mil 815 pesos al mes en transporte.

Oposición irracional

Sin embargo, cuando algún gobierno llega a hacer conciencia de esta condición que irremediablemente conduce al caos urbano y decide cambiar y hacer obras que no son para los conductores de autos particulares o destinadas a desincentivar el uso del automotor, inexplicablemente se gestan diversidad de protestas en contra de tales medidas, como también ha sucedido en la ciudad de Querétaro.

Baste recordar la incomprensible postura de algunos ciudadanos que se opusieron “a sangre y fuego” a la construcción de ciclovías (opciones seguras para transportarse en bicicleta) e incluso la de un candidato a la presidencia municipal que utilizó como consigna de campaña el compromiso de ¡destruir todas las ciclovías que había en la ciudad!

También recuerdo las manifestaciones en contra de la instalación de parquímetros en las calles del Centro Histórico de la capital queretana, bajo los argumentos de que el gobierno no debía de cobrar por usar el espacio público que es de todos y porque aseguraban que las ventas de los comercios establecidos en esa zona, se caerían.

Hoy, un par de años después de esas manifestaciones, el primer cuadro de la ciudad se ha convertido en un verdadero caos vial; la circulación de automóviles ha causado el efecto que los manifestantes pensaban que causarían los parquímetros: la venta comercial comienza a ahogarse porque la gente comienza a evitar ir al Centro debido, precisamente, a ese caos urbano.

Los retos

Además de trabajar urgentemente en convencer a estos opositores de que es necesario adoptar medidas para combatir ese caos, es menester actuar muy pronto para frenar y tratar de disminuir lo que parece ser una inminente crisis de movilidad.

Es fundamental que se incentive el uso de transporte público y no motorizado y financiarlo a través de impuestos verdes, como el cobro de vialidades urbanas, entre otros.

No hay tiempo que perder; si no se aplican medidas inmediatas y contundentes, la ciudad de Querétaro profundizará su crisis de movilidad que gestará repercusiones negativas en el ámbito económico, político y social.

Periodista
Lic. en Periodismo Digital
Twitter: @juanjosearreola

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top