En la red

VIDEO? Policías armados allanan una casa para llevarse a un niño con fiebre de 40,5 grados

Un video publicado recientemente muestra el momento en que un equipo de la Policía estadounidense irrumpe con armas de fuego en una vivienda ubicada en Arizona, a fin de ‘rescatar’ a un niño de dos años que había sido reportado con fiebre extrema, informa ABC News.

La violenta irrupción se produjo en febrero, como resultado del aviso que diera un médico naturista al Departamento de Seguridad Infantil, recriminando la actitud de los padres del menor.

El galeno había ordenado a los padres que llevaran al niño al servicio de emergencias, dado que al examinarlo presentaba fiebre de 105 grados Fahrenheit (40,5 grados Celsius). Sin embargo, los progenitores decidieron ignorar la sugerencia, en vista de que la temperatura del menor había disminuido. Al saber que el niño nunca llegó a urgencias, el doctor decidió comunicarse con la oficina de protección y esta a su vez con la Policía.

En las imágenes se observa cómo los oficiales armados llegan a la casa y, ante la negativa de dejarlos pasar, rompen la puerta de la vivienda, amparados por una orden judicial para asumir la custodia temporal del niño debido a una «posible enfermedad potencialmente mortal».

El menor y sus dos hermanas –de cuatro y seis años– fueron sacados del lugar por los agentes y luego reubicados con sus abuelos, a quienes el departamento de protección infantil les otorgó la custodia temporal.

Los padres esperan recuperar la custodia en una audiencia que tendrá lugar el próximo mes, según lo dijo la propia madre de los niños, Sarah Beck.

¿Protección infantil o abuso de poder?

Debido a las leyes de privacidad, la oficina de protección no puede comentar detalles del caso, pero asegura que todo el procedimiento se atuvo a la normativa legal.

Sin embargo, Kelly Townsend, integrante de la Cámara de Representantes de Arizona, cree que la violenta actuación de la policía y la orden de la oficina estatal constituyen un «abuso de poder». «Creo que debemos volver a pensar en dónde trazamos la línea cuando se trata de desacuerdos entre médicos y padres, y hasta qué nivel vamos a ir para mantener a salvo al niño», dijo Townsend.

El abogado de la familia, Nicholas Boca, dijo que «este tipo de patadas en la puerta, con armas, debería estar reservado para los delincuentes violentos».

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top