María Alemán - Punto y Coma

Catástrofe Anunciada – María Alemán

Dicen que no hay peor ciego que el que no quiere ver, el gobierno en turno no se ha dado cuenta de que hoy, en pleno siglo XXI se debe apostar al uso de energías renovables y amigables con el medio ambiente.

Recientemente el Presidente declaró desierta la licitación para la construcción de la refinería en Dos Bocas, Tabasco, asunto que pareció no importarle demasiado porque ya dijo que la construcción correrá a cargo de Pemex y de la Secretaria de Energía, sí, así sin más, no importa que la paraestatal o los funcionarios al frente de la Secretaria no tengan la experiencia ni el conocimiento técnico necesario para dicha construcción, a esto habrá que sumarle que la extracción de crudo –principal negocio de Petróleos Mexicanos– va en picada, sin mencionar que es la empresa estatal con mayor deuda en el mundo, unos 100 mil millones de dólares.

Y aquí no faltará el que diga “es consecuencia del mal manejo de otras administraciones” y quizás tengan razón, sin embargo, con este nuevo gobierno –que ni tan nuevo, ya casi tocan los 6 meses– tampoco se aprecia una ruta de cambio o de rescate de la empresa, nada ha cambiado hasta el momento. El supuesto combate al huachicol y ahora esta noticia sólo ponen en riesgo las finanzas de la paraestatal y con esto, la economía nacional, no olvidemos que la primera entrada de dinero a nuestro a país viene de ahí, de la extracción y venta de petróleo.

La construcción de una refinería parece más un capricho del nuevo gobierno que una medida que le permita a México salir adelante y si de opacidad y corrupción se trata, podemos decir que hasta el momento no se han transparentado ni los acuerdos del Consejo de Administración de Pemex sobre el proyecto de la refinería, ni los estudios técnicos o de impacto ambiental del proyecto. No está de más decir que el Consejo de Administración de Pemex no ha dado el visto bueno a este proyecto y los Consejeros Independientes han presentado su renuncia, entre otras razones por esta omisión, pero esto tampoco importa, cómo era de esperarse, serán sustituidos por otros, afines a los caprichos de la 4T.

Según lo establecido por el Presidente, el proyecto deberá costar 8 mil millones de dólares y estar listo en 3 años, presupuesto y fecha imposibles de cumplir, prueba de ello es que las 4 empresas extranjeras especializadas que el propio gobierno escogió para el proceso de licitación restringida declararon inviable que un proyecto como el de Dos Bocas pudiera acotarse a ese presupuesto y tiempo de construcción.

Los recursos de Petróleos Mexicanos se deben utilizar en actividades que hasta el momento han sido rentables para nuestra paraestatal, como la extracción y venta de petróleo y gas natural. Decir que la construcción de una refinería abaratará el precio de las gasolinas es una mentira, lamentablemente nuestro país no tiene ninguna incidencia a la hora de fijar el precio de los hidrocarburos, la construcción de una refinería no solucionará este problema, esto es un hecho.

Podemos hacer una lista de las malas decisiones de este gobierno en apenas cinco meses pero no vayamos tan lejos: la penalización por más de dos mil 500 mdd por la cancelación del NAIM, ahora se suman proyectos sin sustento técnico, ni viabilidad económica como la Refinería de Dos Bocas o el Tren Maya.

La propuesta de una nueva refinería ejecutada sin transparencia, sin estudios técnicos y sin el presupuesto necesario, amenazan la estabilidad de Pemex en un momento de por sí ya difícil para la economía de nuestro país.

No hace falta ser un experto para entender que este proyecto es completamente inviable, tan sólo un poquito de sentido común y saber escuchar, pero ya ha quedado claro que en tiempos de la 4T esta virtud se encuentra ausente.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top