Luis Octavio Vado - Paradojas

El bebé que tenía nostalgia – Luis Octavio Vado Grajales

Sándor Márai es un gran autobiógrafo. En sus libros de memorias al hablar de sí nos habla de una Europa que muere, aquella vieja Europa burguesa del siglo XIX. Márai sabe que eso está pasando, y asume voluntariamente el papel de albacea de la herencia cultural que queda.

Y lo hace con nostalgia, con perplejidad, y con una pluma estupenda.

Ya desde el primer tomo de sus memorias, escrito cuando era muy joven, uno se da cuenta que al nacer ya tenía nostalgia del útero materno. Extraña un mundo que no era del todo suyo sino más bien de la generación anterior a la suya, y hace el recuento de sus logros, pero también de sus faltantes.

Se sabe burgués, lo acepta y no se disfraza de otra cosa. Defiende a la burguesía como la autora del mundo que conoce, y comparte sus valores. Esta defensa no la hace de manera beligerante ni agresiva, pero sí firme. Reconoce a la vez que ha perdido, y que desaparecerá.

¿Por qué leer a un desencantado como Márai? Por varias razones. Primera, porque toda vida bien contada es interesante, y sin duda la del húngaro la es. Segunda, porque narra el paso de su país de una democracia liberal decimonónica, más de fachada que de fondo, al régimen nazi y después al comunista. Tercera, porque en tiempos de cambio resulta interesante saber cómo un intelectual enfrentó los propios cambios de su tiempo.

Eso sí, si usted tiende a la nostalgia, a la introspección reflexiva, es posible que este autor lo abisme en la melancolía. Cuidado.

Toda época que muere requiere que alguien levante acta de sus aciertos y sus errores. Márai cumplió ese papel. ¿Quién lo cumplirá en estas épocas que parecen el final de la democracia constitucional en el mundo?

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top