Héctor Parra - Análisis y Reflexiones

De fracaso en fracaso el gobierno de la 4T – Héctor Parra

Después de la sorpresiva denuncia que hiciera pública el hoy senador Germán Martínez, ex director general del IMSS, sobre la serie de serios problemas que enfrenta la institución, por la irracional política de “austeridad republicana”, y que lo secundaran cientos de médicos de otras instituciones por el grosero desabasto de medicamentos y recortes presupuestarios, no le quedó más remedio al gobierno de López Obrador que abrir la llave de los dineros y autorizaron varios cientos de millones de pesos para el sector salud.

Una muestra clara de lo equívoco, incomprensible e irracional austeridad en la compra de medicamentos que no sólo ha puesto en riesgo cientos de vidas; hay quien afirma que muchos menores fallecieron a causa de ello. Aunque para Ackerman, esposo de la secretaria de la Función (disfunción) Pública, afirma que sólo se trató de un “berrinche” de Germán Martínez. El estadounidense extremista defiende su postura ideológica, más no usa la razón. De toda suerte, parece que no le faltó razón a Germán Martínez, por lo cual “tiró la toalla”, en el primer round del sexenio.

Dicen que Raquel Buenrostro, la oficial mayor de la Secretaría de Hacienda, es la responsable del desabasto de medicamentos y de los recortes al presupuesto, todo por asegurar las compras consolidadas, licitaciones a modo para que el proveedor sea aquel que es amigo del gobierno; servidora pública que acuerda personalmente con el Presidente de la República, no requiere pasar por el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa. Total, el desorden ha causado una serie de serios y graves problemas de eficiencia administrativa, más bien carecen de eficiencia y prueban bien que son deficientes en el ámbito de la administración pública, aunque haya quien aplaude por la aplicación de las medidas draconianas.

Trascendió que tuvieron que restituir la mitad de los 2 mil 464 millones de pesos que habían recortado al sector salud. Por lo pronto ya están en caja 200 millones para 26 hospitales de alta especialidad para que sean utilizados de manera inmediata en la compra de medicamentos. A grado tal llegó el mal, que los diputados evaluarán la situación la semana próxima. Me parece una medida política, sabiendo que Morena tiene el total control de la Cámara baja, seguramente acordarán que no es tan grave el problema. La cerrazón de López Obrador, de pretender hacer más con menos dinero ¿Cómo? Todas las acciones de gobierno se tasan en presupuesto y en tratándose de la salud, son medicamentos, hospitales, pago de servicios, médicos, enfermeras, pago de servicios, etcétera. Al final quienes sufren por la escasez de recursos pública (dinero) son los enfermos que reclaman al Estado, una de sus principales obligaciones: la salud pública. El derecho a la salud, se consagra como derecho humano, por lo tanto, el Estado viola el artículo 1 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

“Toda persona tiene derecho a la protección de la salud”, reza el párrafo cuarto del artículo 4 de la Constitución; otra violación más del Estado, del gobierno a cargo de Andrés Manuel López Obrador, al negar ese derecho a la población de escasos recursos económicos, a los que dice defender, el derecho de los pobres es vulnerado por fallidas políticas de austeridad republicana. El gobierno no debe olvidar que el IMSS atiende a una población de 13 millones de derechohabientes mexicanos, trabajadores y sus familias.

Aún no se sobreponían de la desagradable denuncia pública presentada por el senador Germán Martínez Cázares, cuando en la misma semana, le renuncia la secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). La trivial justificación de la ex funcionaria: haber retrasado un vuelo comercial el viernes pasado. Ante la sinrazón que dio Josefa, el Presidente de la Repúblico, sin “chistar” aceptó de inmediato la salida de Josefa González Blanco Ortíz-Mena. Otros aseguran que fue el mismo López Obrador, quien le exigió la renuncia. Veamos con serenidad las cosas. Lo que hay detrás de la salida de Josefa, ha trascendido, es lo mismo que le sucedió a Germán Martínez. Recortes al presupuesto totalmente injustificados que no le permiten trabajar; ejemplo de ello ha sido la enorme cantidad de incendios forestales que se dieron, como nunca, en muchas partes de la República Mexicana; no hay personal operativo, no hay dinero para combatir los incendios como antaño. La contingencia ambiental que sufrieron los capitalinos la semana pasada, fue agresiva, desproporcionada y la ex secretaria Josefa no apareció por ningún lado, no tuvo justificación ante la lépera contingencia ambiental; Claudia Sheimbaum, gobernadora de la CDMX, tuvo que culpar de todo al pasado, olvidando que ella es el remoto pasado, forma parte de ese oscuro pretérito, incluso fue secretaria del Medio Ambiente de la megalópolis, cuando López Obrador fue su patrón, Jefe de gobierno en el DF, luego fue electa como delegada. Todo eso olvidó la señora Sheimbaum. Aquí algunas de las razones de la salida de doña Josefa. Lo que resulta verdaderamente grave, es todo lo que está detrás de las mega obras que emprenderá el gobierno de la Cuarta Transformación, mismas que causarán serios daños al medio ambiente, a la ecología, a la flora y fauna, vamos incluso a joyas históricas; me refiero a la refinería de Dos Bocas, Tabasco; al Tren Maya y el aeropuerto de Santa Lucía.

En ninguno de los proyectos de construcción hay dictámenes de impacto ambiental, a pesar de los serios daños que causarán esas mega obras. Estas son las verdaderas razones que orillaron a Josefa González, a presentar la intempestiva renuncia a poco menos de 6 meses de haber asumido el cargo. Dicen que no quiere tener la carga histórica de todo el daño que significarán esas mega caprichosas obras; estas fueron algunas de las causas, por eso se fue, no quiere formar parte de los daños directos e irreversibles. Josefa pudo haber sido denunciada (en su oportunidad) por irresponsable. Los dictámenes de la Semarnat deberían de ser negativos, no aprobar las obras debido al enorme daño que causarán al medio ambiente; sin embargo, la obligación es aprobar todo lo que propone el Presidente de la República. Por eso la renuncia, aunque bueno hubiera sido que también presentara la denuncia correspondiente: dictámenes negativos. Pero no fue así, simplemente aprovechó el retraso del avión para irse por la puerta de atrás. Por cierto, la visita de López Obrador a Querétaro fue más bien un recorrido político para la fotografía, sin importancia, mucho menos trascendencia para los queretanos; eso sí, no faltó quien lo buscara para las “selfis”.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top