Betsabé Guzmán - Visión de mujer

La aprobación de la paridad de género – Betsabé Guzmán

Hace poco más de semana y media, la LXIV Legislatura de la Cámara de Diputados, aprobó por unanimidad de 445, la paridad de género en todos los cargos públicos de los tres Poderes de la Unión, así como en los tres órdenes de gobierno. Ahora tocará a los Congresos estatales aprobar las reformas, para lo cual se requiere al menos de 17, y no le veo mayor problema, estoy segura que todas las Legislaturas locales las avalarán.

Aplaudo el que se haya logrado dicha reforma para alcanzar la paridad en los cargos públicos, muchas mujeres soñaron y lucharon por ello. Recordé un episodio que vivió Hermila Galindo Acosta, el cual llamó mi atención: en 1917 se presentó como candidata a diputada por el V Distrito Electoral de la CDMX; resultó elegida aunque la Cámara de Diputados de México le negó el resultado debido a su género. (El País).

Pero ahora me preocupa que dicha paridad vaya tomar el rumbo equivocado, es decir, al ser un mandato constitucional, se elijan mujeres en los cargos públicos sólo para cumplir con el 50%. Tengo motivos para pensarlo; los partidos políticos así lo han hecho, han nombrado candidatas sin la más mínima preparación o por lo menos idea de cuál será su labor.

Ejemplificó con dos casos, una es actualmente senadora de la República y el otro caso, es de la ahora ex secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales del Gobierno de la República. Ambas tienen algo en común, que llegaron a los cargos por el simple hecho de ser simpatizantes del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Jesusa Rodríguez se convirtió en senadora de la República plurinominal, porque suplió a la ministra en retiro, Olga Sánchez Cordero, quien fue nombrada secretaria de Gobernación.

Al tratar de encontrar una explicación, del porqué pensaron en Jesusa, lo atribuyo a que quizá como actriz de teatro, parodió a los políticos mexicanos o porque en 2009, a partir de las elecciones presidenciales impulsó el Movimiento de Resistencia Civil Pacífica. (Reporte Índigo)

Como senadora de la República ha causado polémica pero no por su trabajo legislativo sino por sus declaraciones u ocurrencias. Me referiré a su penúltima hazaña, en donde mediante su cuenta de Twitter lanzó la siguiente pregunta: “¿En cuánto tiempo crees que una vegana de 63 años pueda subir la Pirámide de Cuicuilco? Rompe con esta marca y tendrás un regalo en la oficina del Senado mexicano”.

Ese día La Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) mantuvo el doble Hoy No Circula en el Valle de México, debido a que continuaba la contingencia ambiental. Encima de todo fue ¡imprudente la señora! pues no sólo expuso su salud, sino las de aquellos que hayan decido seguirla para obtener el regalo que ofreció.

El otro caso, es el de la ahora ex secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Josefa González-Blanco Ortiz- Mena.
En el primer artículo que escribí para Enlalupa.com comenté que era de reconocerse que el presidente Andrés Manuel López Obrador nombrara a ocho mujeres en su gabinete presidencial; una de ellas fue Josefa González-Blanco. Posteriormente me enfoqué en proporcionar sus datos curriculares.

Cinco meses después, Josefa renunció al cargo y en su carta explicó lo siguiente: “El día de ayer (25 de mayo) al iniciar una gira de trabajo, causé un retraso a los pasajeros que viajaban en el avión y a su tripulación. No hay justificación. La verdadera transformación de México exige total congruencia con los valores de equidad y justicia. Nadie debe tener privilegios y el beneficio de uno, así sea para cumplir con sus funciones, no puede estar por encima del bienestar de la mayoría”.

¿La ex funcionaria pensó en verdad que nos creímos ese argumento para separarse del cargo? En su misiva habló tres veces de congruencia y de tenerla, entonces valdría más haber reconocido que se iba porque en congruencia le sería imposible aprobar la manifestación de impacto ambiental para los proyectos del Tren Maya, la refinería de Dos Bocas y el Aeropuerto de Santa Lucía.

Tal y como lo escribió a través de su cuenta de Twitter, la secretaría que ella encabezaba acompañaría al proyecto del aeropuerto, pero no sólo era “acompañar” sino dar el permiso; aunque en congruencia sabe de los daños que se ocasionarán con dichos proyectos. Pero cómo ir en contra de los deseos del Presidente, a quien llamó su “héroe de leyenda”.

Por casos así, me preocupa lo que escribí en párrafos anteriores, que la paridad vaya a tomar el rumbo equivocado. Se debe encaminar con seriedad esta reforma, que pronto quedará promulgada, para desde este momento considerar que las mujeres que lleguen a ocupar los cargos públicos se tomen en serio su labor.

La mayoría de los partidos políticos, por ejemplo, cuentan con un área exclusiva para el sector femenino, es decir, para brindarles cursos, capacitación, promoción, etc. Entonces ahí hay una gran área de oportunidad para preparar a las futuras funcionarias y candidatas.

Si Hermila Galindo volviera a nacer y se percatara del trabajo de la senadora Jesusa Rodríguez moriría de la impresión al observar las payasadas de la actriz de teatro, de la cual me queda muy claro que su objetivo es llamar la atención. No hay que echar a perder, por lo que tanto luchó Hermila y tantas mujeres.

Por cierto, las dos últimas presidentas de la Mesa Directiva, de la Cámara de Diputados fueron Ruth Zavaleta (2007) y María Guadalupe Murgía (2017). Actualmente el presidente es el diputado Porfirio Muñoz Ledo; y como dice el dicho: el buen juez por su casa empieza, sería muy bueno que la próxima presidenta de la Mesa Directiva fuera una mujer.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top