Querétaro

Sueñan migrantes con regularizarse en Querétaro

Patricia López Núñez/ Enlalupa.com

El Centro de Apoyo Marista al Migrante (CAMMI) brindó 56 asesorías legales en el primer trimestre del año a indocumentados que pretendían regularizar su situación en el estado y acceder al trabajo formal, sin embargo, solo 20 siguen con su proceso ante las autoridades migratorias por la dificultad de cumplir con los requisitos, informó Anahí Castillo, representante del CAMMI.

Por día, este centro de día recibe a alrededor de 17 personas y de ellas, 10 expresan sus intenciones de quedarse a vivir en Querétaro porque lo consideran un lugar seguro, aunque no todos logran cumplir con los requisitos que marca la ley para realizar ese proceso y conseguir trabajo.

Aclaró que el perfil de los migrantes cambia. “Las familias venezolanas que hemos atendido en CAMMI tienen un perfil muy distinto a las hondureñas. Por ejemplo, una familia venezolana no llega al CAMMI a pedir un lugar dónde bañarse, dónde lavar su ropa, ellos llegan buscando iniciar un trámite de regularización, porque pudieron viajar con documentos que le permiten regularizarse en escuelas o conseguir un trabajo más profesional”, explicó.

Por lo contrario, las familias hondureñas muchas veces “salen en la emergencia, de un día para otro” y tienen escasos recursos o difícilmente terminaron la preparatoria.

“Viajar con menos documentos te impide quedarte en el país y tener acceso a la justicia o derechos que sí tienen otras personas que vienen más documentadas y más educadas”, detalló Anahí Castillo.

Abundó que en el primer trimestre del año “dimos alrededor de 56 asesorías legales, lo que quiere decir que son personas que llegan al CAMMI, exponen su situación y preguntan qué tipo de regularización podrían obtener, la cosa es que los candados que tiene Migración para regularizarse son muchos y las opciones son muy pocas. De esas 56, poco menos de 20 son las que se quedan a regularizarse y solo 15 entran en los perfiles de regularización”.

No tener una situación regular en el país, condena a los migrantes a trabajar en empleos informales: lavacoches y como cargadores en los mercados y en la Central de Abastos, aunque otros consiguen empleo por día en las construcciones y muy pocos, en empresas de seguridad, si es que cuentan con algún documento.

“Pero ellos han tenido malas experiencias, les hacen trabajar una semana con 20 horas diarias y al final de la semana no les pagan nada, por ejemplo. Sucede también con mexicanos deportados, centroamericanos, como no traen CURP ni pueden tramitar su número de Seguro Social, los estafan, los explotan laboralmente”, insistió la activista.

A pesar de esas condiciones, hay muchos migrantes que desean quedarse en Querétaro, en parte porque “se desmitifica el sueño de llegar a Estados Unidos, también en distinto el perfil, porque ahora migran muchas más familias, muchas más mujeres y teniendo en cuenta los riesgos que se corren, ahora las familias encuentran el primer lugar seguro y deciden quedarse”.

El CAMMI también recibe a personas que pretendieron quedarse en la frontera sur con los programas federales que les daban empleos, pero “no alcanza el trabajo y la gente decide seguir subiendo y en el centro del país se ven buenas oportunidades”.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top