Tania Palacios Kuri - Voz en Acción

El silencio también es un reclamo social – Tania Palacios Kuri

Detrás de una decisión ciudadana hay una historia y una señal. Esta señal
clarifica el pulso de México al ver los atisbos de las elecciones intermedias. La gente demostró que los fenómenos no son invencibles.

La voz ciudadana es cada vez más calculadora de sus pasos, contra lo que muchos cuentan, esta voz no tiene alzheimer ni memoria a corto plazo.

Se escucha en las sobremesas, se lee en los diarios, se comparte en las redes sociales…Morena es el partido hegemónico de los años 70 con una cara distinta. Gobernará siete entidades: Baja California, Chiapas, Ciudad de México, Morelos, Puebla, Tabasco y Veracruz.

Si la mismísima presidencia y la mayoría en las dos Cámaras del Congreso de la Unión no son suficientes para “transformar” el discurso anclado en un pasado de angustia, de culpas y golpeteos y permutar este sermón de divisiones, daños y perjuicios por la toma de responsabilidades, si no se toma al toro de México por los cuernos, estaremos frente a la crónica de una muerte anunciada.

Pero el verdadero enemigo de México no es un partido o un color, el adversario de la democracia es el abstencionismo. Este es el suicidio de la participación.

Pareciera que no entendemos la señal, que ciertos partidos políticos fueran gallos de pelea mientras los ciudadanos expectantes nos gritan con su silencio y boletas que se quedaron a la expectativa. Sí, el silencio también es un reclamo social.

La pelea es contra ese 77% de abstención, esa es la pieza por reparar. Valga la redundancia, debemos evitar que la gente evite votar. Votar es dejar en huella la confianza, la esperanza, la voz, la decisión.

El voto legitima el reclamo social, la ausencia de éste es devastador para nuestra Constitución, nuestra historia y nuestra gente.

Trabajemos en ese poder legítimo que es el voto, ajeno a las vísceras y amigo de la conciencia popular, del bien común.

La fiesta electoral nos dejó niveles de participación que estuvieron por debajo de lo convencional. La asistencia fue de 22 y 38% de los padrones totales de votantes. Excepto Durango, donde hubo una participación de 45% en los comicios municipales. En Quintana Roo apenas se ejerció el voto del 22% del millón 247 mil ciudadanos inscritos. Baja California, con un 29%, Puebla y Tamaulipas, con 33%.

Los resultados nos arrojan una reflexión, que me invita a citar la siguiente frase de Wolters Kluwer “la no participación se considera la expresión pública de una oposición”.

La oposición está vigente y pinta que es una sola: el PAN. Es momento de resurgir, de replantear, de dar vuelta a la página, de recordar esa solidaridad latente en cada mexicano, donde uno habla por todos y todos hablan por uno. Donde el orden en la patria es primero y la aspiración es a una mejor y más digna vida para todos.

Pareciera que el ciudadano vio dos alternativas y hoy el PAN es la única oposición reconocible y destacable a contra urnas.

Tenemos muchos retos, desenmascarar al dinosaurio que ha oscurecido su color y cambiado su nombre, pero no su esencia y revestir el cielo mexicano de alternancia consciente.

México no merece discursos de lamentos de lo que fue, sino un partido de ciudadanos que proyecta lo que será.

De acuerdo con los resultados arrojados por el PREP, Acción Nacional tuvo 33% de los votos y Morena el 28%. ¿Qué nos dice la lectura? Que los ciudadanos están marcando el rumbo del país, ellos mismos nos dan el beneficio de la duda, son ellos quienes colocan a los actores políticos en donde consideran que será a favor de México.

La popularidad y los discursos de odio no necesariamente son sinónimo de mejores resultados, lo vemos en las consecuencias de decisiones a nivel federal, como la afectación a los programas sociales que de acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) tres de cada seis programas eliminados se pudo evitar la cancelación ya que existían resultados positivos y evidentes como las Estancias Infantiles y los Refugios.

Tengamos presentes los siguientes años, en el 2020 habrá elecciones locales en Coahuila y Nayarit; 2021 habrá elecciones para renovar 14 gubernaturas, 24 congresos locales y 500 diputados federales.

Estemos atentos, que no nos quieran dar atole con el dedo, ¡Que sepan que México está despierto!

¡Que la solidaridad sigue viva!

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top