Por el gusto de ser queretanos

Aly, el único palestino en Querétaro

Historia y fotos: Jesús Arriaga / Enlalupa.com

Mahmoud Aly Khalil Rabah muestra una réplica a escala de la mezquita de la Cúpula de la Roca de Jerusalén, la que muchos católicos confunden con un templo cristiano, con su cúpula dorada. “Para mí es sagrada, es la mezquita de mi tierra”, dice el hombre originario de Palestina pero que hizo de Querétaro su casa desde hace casi un década.

Aly dice que en Querétaro encontró un buen lugar para vivir y prosperar con su familia. Su esposa se llama Anel López Moreno, y sus hijos Aly y Karim. Aly y Anel atienden el negocio de productos de Medio Oriente que tienen en el primer cuadro queretano, en la calle de Madero.

Ropa, perfumes, maquillajes, café, shishas (pipas), lámparas, artesanías todas traídas no sólo de Palestina, pues hay productos originarios de Emiratos Árabes, Turquía, Paquistán, Marruecos, India. El surtido es amplio.

Aly dice que los productos de esas tierras lejanas son bien recibidos en Querétaro, pues además de los precios accesibles, son elegantes y de buen gusto, como es el caso de la ropa.

Aly dejó su tierra hace más de una década, luego de que por los conflictos con Israel perdiera a su madre y un hermano. De Palestina viajó a El Cairo, Egipto, ciudad de la que dice es maravillosa y bella.

Luego de pasar un tiempo ahí, decidió probar suerte en América, y llegó a Estados Unidos, país que no le gustó, donde nunca se sintió a gusto.

Apoyado por algunos amigos musulmanes que lo animaron a cruzar el río Bravo hacia el sur, llegó a México a León, Guanajuato, donde conoció a Anel y se casaron. Las barreras culturales poco importaron para la pareja, pues su entendimiento fue bueno desde un inicio.

Anel se convirtió al Islam hace unos años, pues Aly profesa esa religión. En su tienda, una de las piezas más importantes y que no está a la venta, es un estandarte con los 99 nombres de Alá, con el que salió de Palestina y lo ha acompañado desde entonces.

La otra pieza es la réplica de la mezquita de la Cúpula de la Roca, por la cual ha recibido ofertas, pero se niega a vender. Tiene un valor emocional para Aly.

En un inicio para Aly fue complicado adaptarse a la cultura mexicana, sin embargo, Anel recuerda que en un año había dominado el idioma, principal barrera para cualquier extranjero.

Los palestinos en México son una comunidad pequeña, pues el lugar tradicional de migración para ellos es Europa, Canadá y Estados Unidos. Con sus paisanos, Aly tiene contacto vía WhatsApp y a través de las redes sociales.

Los queretanos, educados y cultos

Eventos como el pasado Festival de las Comunidades Extranjeras, en la ciudad de Querétaro, sirven a Aly para acercar la cultura de su país a los queretanos, a quienes tanto él como Anel califican como educados y cultos, razón por la cual decidieron vivir en el estado.

Aly y Anel comenzaron su negocio como una isla en el Pasaje de la Llata, donde ofrecían los productos de Medio Oriente. Debido a la buena aceptación de los mismos, decidieron ampliarse a un local más grande, pero también cercano a la zona. Encontraron un sitio en la calle de Madero, que abrieron hace menos de un año y en el cual las ventas han sido buenas.

La música de Medio Oriente y el incienso son parte de la ambientación del local de Aly y Anel. Una parte importante de las artesanías que se ofrecen en la tienda tienen que ver con los animales como caballos, camellos y elefantes, especies típicas de esas tierras y que juegan un papel importante es su cultura.

Una de las piezas que más buscan los queretanos son los elefantes con la trompa hacia arriba, pues se cree que son de buena suerte.

Muchas personas los compran y les ponen un billete en la tropa hacia arriba. Luego rezan de acuerdo con sus creencias y dejan ahí el dinero, con la convicción de que así no les faltará el dinero.

Para los fanáticos del café, se venden tazas para preparar el clásico café turco. Las piezas consisten en una pequeña taza con un mango de madera. Se pone dentro el grano, con o sin azúcar, agua y se coloca al fuego, aunque tradicionalmente se hace en arena. Una vez que hierve se retira y se sirve, para tomarse de esa manera.

La pareja no sabe si es la vibra del local, pero dicen que las ventas han sido buenas. También dicen que parte de ese éxito es porque los productos son originales de Medio Oriente, que amigos de Aly le venden o traen de aquellas tierras, por lo que la gente puede estar segura de que la mercancía es original y no viene de China o es “pirata”.

Aly y Anel son parte de la comunidad de extranjeros que profesan el Islam y que viven en Querétaro y aunque tienen diferentes orígenes nacionales, se vinculan por la religión que profesan.

En el estado son varias las comunidades musulmanas que radican, principalmente en la ciudad de Querétaro, y que tienen diferentes interpretaciones del Islam, aunque al final rinden culto a Alá.

Aly subraya que México lo ha tratado bien, que la gente es buena, que el gobierno no es tan exigente, como lo es Estados Unidos, con los extranjeros que llegan. Querétaro, en particular, dice, es un buen estado para vivir y tener una familia, pues las condiciones en general son de paz.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

To Top