Josué Quino - Bitácora de VIHda

El día de la marcha gay llegó al fin (II) – Josué Quino

La historia ha cambiado.
Ha llegado el momento en que el VIH
ha dejado de ser un referente de muerte y
se ha convertido en una afortunada oportunidad
de vida, emergiendo en nosotros lo positivo de ser positivo.

Junio 14:

Querido Diario:

Isaac Escalera, que es el Padrino del Reconocimiento Arcoíris, ya me mandó el dinero para pagarlo este año, al igual que el año pasado.

Ivette Delgado, me habló para asegurarme que ella imprimía, por su propia cuenta, los Reconocimientos, y Mario, su hijo el menor, también nos apoyaría con los volantes.

Nahum depositó el dinero para las playeras del uniforme.

La directora de la facultad nos regresó el dinero del pago de la ambulancia, así que ¡ya tenemos para pagar la lona de back!

Benjamín se la pasado todo el santo día atendiendo las redes, ajustando los pagos, los depósitos, y llevando a imprimir todo lo que tenemos pendiente. También llevo el bendito oficio número 33, espero que ya sea el último de nuestros oficios, previos a la Marcha. No ha parado de intentar comunicarse con las diputadas y los diputados. Nadie le toma la llamada. Nadie va a subir al escenario a recibir el Pliego Petitorio…

María continúa juntando apoyos para el catering. Yo sigo trabajando todas las participaciones, tanto artísticas como habladas para el Evento Final que no debería de durar más de dos horas, para que la gente no se aburra y muera de cansancio después de esperar una hora, marchar una hora y estar ahí en el Jardín “Guerrero” dos horas.

¡Por fin hemos pagado todo lo que teníamos que pagar para poder marchar seguros!: Seis baños, la limpieza y la bajada de la luz, ya que finalmente lo de la ambulancia y los paramédicos nos lo devolvieron.

Aunque está será mi cuarta noche será mi cuarta sin dormir, estaré un poco más tranquilito. Además, afortunadamente tengo todas mis pastillas.

Insómnicamente… Josué.

Junio 15:

Querido Diario:

“Buenos días, alegría. Buenos días señor Sol”, canto al despertarme a las 5:30 convencido de que los 23 personas que hemos asegurado para participar en el Evento Final, llegarán a tiempo, respetarán los acuerdos previos, y convencerán con sus propuestas artísticas unas, y con sus palabras, las otras, al público que aguante 3 cuatro horas en total.

No nos da tiempo de desayunar. Benja se va corriendo a recibir la tarima, el equipo de sonido; María llega temprano para organizar la Feria Informativa; Ivette está súper puesta con todo el apoyo en el camerino y la entrega de agradecimientos y reconocimientos; Alexis, está obsequiando conchas de Arcoíris y animando a más empresarios del centro, a participar en la Marcha; David fue a recoger el Reconocimiento y a comprar el ramo de flores; yo me la pasé todo el bendito día con los textos, y el orden de participación.

El taxi con batea que habíamos pedido desde el día anterior, jamás llegó, por lo que José Alberto y David, se llevaron en sus autos al voluntariado y todos los cosos para armar el camerino.

No marché, porque tomé un taxi después de imprimir, para irme directo al Jardín “Guerrero”, a preparar la llegada de los marchantes. Pero, como de película, le pedí al taxista que me espera tres minutitos para ver como entraban en 5 de Mayo. Me bajé corriendo sobre Gutiérrez Nájera y me asomé.

No pude evitar que me brincaran algunas lagrimitas cuando entró Benja con otros chavitos y chavitas a 5 de Mayo con la Manta que anunciaba nuestra Tercera Marcha. Del otro lado, estaban asomados muchas personas en los balcones y en las azoteas ondeando nuestras banderas, mientras los vecinos más conservadores de Querétaro salían sonriendo a su encuentro. Me subí corriendo de nuevo al taxi. El taxista me preguntó que si me sentía bien (yo creo que por las lágrimas) y le respondí que mejor que nunca.

El Jardín “Guerrero” estaba repleto de vendedores objetos Arcoíris, que no tengo la más remota idea dónde salieron. Pase corriendo a saludar a los participantes de nuestra primera Feria Informativa. Llegué corriendísimo al camerino, que cuando lo habíamos ensayado para armarlo me pareció sobrado de espacio, aquí me pareció que le habían echado polvos de chiquitolina. Ivette, que nunca supe a qué hora tomó el helicóptero, ya estaba dominando la situación.

Los chicos ya estaban cambiándose, el ingeniero de sonido haciendo sus pruebas de audio y yo apenas alcancé a pedirle a Ramiro que por favor fuera por una Coquita, unas pastillas de miel y unos chicles sin azúcar.

Cinco minutitos después me llamó Martín para informarme que ya venían dando vuelta en-no-se-donde, por lo que llegarían en 3 minutos. Alerté a todo el mundo, y nos pusimos buzos. Me subí al escenario, que era enorme y bello, firme y sin chipotes. Tomé el micrófono para darles la bienvenida.

Desde ese primer minuto Isaías Serrano, que el INMUPRED nos envió como Interprete de Lengua de Señas Mexicana, ¡no se despegó de mi en las próximas tres horas!

La Marcha llegó vibrante, gigante, alegré, explosiva, gritona, participante, y otras mil cosas, que fueron captadas por dos dornes, uno negro y uno blanco que volaban atentos a todo lo que dijimos e hicimos allí arriba, durante tres horas, tiempo en el que el primer número artístico fue un baile de tango entre dos hombres.

Ber Fuentes, una boxeadora, madre de familia y esposa maravillosa, y que participó hablando de la inclusión laboral, nos consiguió a Alejandra Ley, ¡totalmente gratis!, y sin que le pagáramos ¡un solo centavo de viáticos!, prendió a todo el mundo con sus canciones de banda, invitando a miembros del público a participar. Nunca terminaré de agradecerle a Ale Ley, su apoyo.

A lo largo del tiempo, 43 personas subieron y bajaron, y entre canción y baile, todas las personas invitadas presentaron los 6 puntos del Pliego Petitorio, que finalmente le entregamos a Mauricio Ruiz Olaes, de Morena, que fue el único diputado que llegó y subió.

Cuando le otorgamos el Reconocimiento Arcoíris a la Universidad Autónoma de Querétaro, quien bajo la administración de su actual Rectora, la doctora María Teresa de Jesús García, había realizado un montón de acciones y actividades en pro de la comunidad elegebetiana en sus diferentes facultades, pareció que se detuvo el tiempo, pero en realidad se reborujó: la pequeña Romina Pérez le entregó un ramo de flores a la Rectora, María Suárez leyó el texto del reconocimiento, Inés Acevedo, nuestra primera acreedora del mismo presentó a quién se le había otorgado este año, quien fue la rectora, y ésta, al recibirlo dio un pequeño pero profundo discurso, en el cual hablo del pasado, del presente y del futuro, me di cuenta de que estaban reunidas cuatro generaciones de mujeres en ese pequeñito espacio.

El Jardín “Guerrero” aún continuaba con una buena cantidad de asistentes, después de casi cuatro horas, y ante ellas Adrián Lavanderos, interpretó la que sería la última melodía de la noche, y que había preparado desde hacía un año, cuando no nos concedieron el permiso para colocar la tarima que la UAQ nos había alquilado amablemente.

La canción fue el tema principal de la película de Barnum, y que habla del momento en que todas aquellas y aquellos a quienes nos han impedido salir a la luz, por ser diferentes, decidimos romper con esa prohibición saliendo a la calle a gritarle al mundo entero ¡“Así soy”!

Casi al final de la canción, y encendimos tubos de humo con los 6 colores de nuestra bandera Arcoíris, mientras Adrián cantaba, y subíamos todas y todos los participantes a acompañarlo con el coro final, pude ver lagrimas de alegría en los rostros de quienes aplaudían abajo, a quienes les prometí “¡No vemos el próximo año en la 4ª Marcha del Orgullo LGBT+ de la Ciudad de Querétaro!”

Y si este nuevo “Paradigma para el VIH en México” en verdad es correcto, lo podré cumplir, y si no, por lo menos se que adquirí uno de los recuerdos que serán los últimos que veré pasar por mi mente, antes de morir.

Paradigmáticamente… Josué

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top