Por el gusto de ser queretanos

Dave, el migrante que vino del frío

Historia: Jesús Arriaga/ Enlalupa.com
Fotos: Ashley Olvera

David Hollingsworth, Dave, para sus conocidos, ríe cuando posa para las fotos. Mezcla un poco de inglés y español mientras platica. “Me hace falta aprender más español”, confiesa el canadiense quien decidió, junto con su novia, Fernanda Aguilar, hacer de Querétaro su hogar, desde hace tres años.

Dentro de su local de tatuajes, en avenida Los Arcos, Dave está sentado en una silla. Detrás de él hay varios ejemplos de los tatuajes “old american”, el estilo que el originario de Montreal, Canadá, trabaja.

Dice que en su país se dedicó a la construcción, al tiempo que también lo hacía a los tatuajes, en el taller Jolly Roger’s, en su ciudad natal.

El local Red Panther luce bien iluminado. En las paredes se muestran varios dibujos de los tatuajes que los clientes pueden elegir, además de los reconocimientos que Dave ha recibido por su trabajo.

En el lugar de Dave una bandera de Canadá ocupa un lugar especial. Mientras que un serrucho, en la parte alta, tiene la leyenda “Tatoo remove”, como una especie de advertencia para aquellos indecisos que acuden a hacerse un tatuaje y que luego se pueden arrepentir.

Dave explica que junto con su novia, de profesión nutrióloga, habían visitado muchos lugares de México, pero cuando conoció Querétaro se sintió bienvenido. Le llamó la atención el clima, que no había tráfico, hace tres años (ríe), además de que es una ciudad muy tradicional, con gente educada y tranquila.

Apunta, a veces con ayuda de Fernanda, que le costó un poco acostumbrarse a la forma en la que se hacen las cosas en México, que es totalmente diferente a como se hacen en Canadá.

Mientras que a otras cosas, como la comida, no le costó mucho acostumbrarse. El mole con pollo es de sus favoritos, así como toda la comida oaxaqueña. “Subió mucho de peso”, dice Fernanda.

Dave comenta que extraña de Canadá que hay mucha variedad de comida, pues hay establecimientos de todas partes del mundo, desde comida china, hindú, japonesa, incluso la comida rápida, aunque sea de ese tipo, es muy buena.

Bienvenido a Querétaro

Los queretanos, dice, lo han tratado muy bien, se siente muy insertado en la sociedad, pues lo tratan muy bien.

Antes de asentarse en Querétaro había conocido otras ciudades del país, como la Ciudad de México, Monterrey, Tijuana, Cancún, Puerto Vallarta, pero en donde se sintió el casa fue en Querétaro, se sintió bienvenido desde que llegó de visita.

Ya en Querétaro, para ganarse la vida optó por seguir con la tradición del tatuaje, que es parte de su formación y que disfruta mucho.

Un machete dentro de su negocio tiene la leyenda “No photos”, pero deja que se tomen algunas imágenes de las coloridas paredes que además están decoradas con imágenes vintage de la cultura estadounidense y canadiense.

Dave se acerca a uno de los empleados y hace unas bromas en inglés, para luego soltarle en español un “no chingues”. Los dos ríen.

Sobre las políticas migratorias que existen en muchos países, donde los extranjeros son criminalizados y son perseguidos, opina que todos las naciones tienen sus políticas, que él, por ejemplo, tuvo que hacer ciertos trámites para venir a México.

En lo personal considera que la migración es algo bueno, pues ayuda a la diversidad de una sociedad, así como a la comprensión de otras culturas y diferentes modos de vida.

Dave reconoce que aún le hace falta aprender más español, aunque lo primero que aprendió fueron las groserías, el lenguaje florido de las tierras aztecas.

Fernanda dice que Dave no ha aprendido mucho español, a pesar de tener ya tres años en el país porque la mayoría de sus amistades son méxico-canadienses, por lo que la mayoría hablan en inglés.

Dave añade que a veces tiene clientes de Canadá y Estados Unidos, aunque también de Colombia y Venezuela que acuden a que les haga un trabajo.

Fernanda explica que ella y Dave se conocieron hace cinco años por internet. Señala que no piensan regresar a la Ciudad de México, ya que “uno se acostumbra muy rápido a lo bueno y ya me acostumbre aquí”.

Dave dice que su país es muy impresionante, muy diverso, con gente muy cálida con los visitantes, aunque el clima es muy frío durante ocho meses del año, con sólo tres o cuatro meses de clima agradable.

Sobre México, comenta que él siempre invita a sus amigos a que visiten el país, que vivan por ellos mismos la experiencia de estar en estas tierras, porque muchas veces los medios de comunicación no le hacen justicia al país, y que ellos mismos lo vean por sus propios ojos, para que se llevan una opinión propia.

El estilo “old american” de tatuajes se caracteriza por los colores y el detalle de los diseños, algo que Dave sabe manejar bien y que le han valido una reputación en la escena de los tatuadores.

En tanto, Fernanda Aguilar recuerda cómo se conocieron. Relata que Dave visitaba la Ciudad de México con sus amigos, y ahí se conocieron. Comenzaron a salir y él se tuvo que regresar a su país, pero con la promesa de regresar.

“Regresó y nos gustó Querétaro. Yo, la verdad, ya no me regresaría a la Ciudad de México, ya que me cuesta trabajo acostumbrarme al tráfico. La verdad no me hace falta nada de allá. En un principio tenía otro concepto de Querétaro, pero ya al verlo, me convenció, pues tenemos las mismas comodidades de la Ciudad de México, pero sin los problemas de allá”, puntualiza.

Dave y Fernanda regresan a sus actividades diarias. Intercambian un par de opiniones, se despiden de los visitantes con una sonrisa y con una invitación para volver, ahora por un tatuaje.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

To Top