Norman Pearl - Poder popular

¡Morena, el triste estereotipo aceptado por algunos…! – Norman F. Pearl

La mañana del día 19 de marzo de 2017, en el “Jardín Guerrero” de Querétaro capital, tuve la fortuna de cumplir con la invitación de quien fuera Presidente del Comité Ejecutivo Nacional de Morena, Lic. Andrés Manuel López Obrador, por sugerencia de Carlos Peñafiel Soto, para acudir y firmar el “Acuerdo Político de Unidad por la Prosperidad del Pueblo y el Renacimiento de México”, que buscaba la unidad del pueblo sin distinción. Previamente, fue leído el acuerdo del congreso celebrado el 20 de noviembre de 2016; “Los delegados de Morena aprobamos la convocatoria abierta a mujeres y hombres, pobres y ricos, pobladores del campo y la ciudad, religiosos o libre pensadores…”. Más tarde, como parte del protocolo del acto, pasé a firmar el acuerdo, en calidad de empresario, me dirigí al Lic. López Obrador y le dije con emoción; “Eres el líder social y político más importante del México moderno, me complace y emociona verte”. Por respuesta me regaló una sonrisa y un abrazo fraterno.

Unas semanas antes de este suceso, el compañero Manuel Albarrán me había afiliado como militante y dado luz verde para trabajar en la creación del primer comité en mi comunidad. Después vendrían muchos más. Morena se convertía así en mi segunda militancia política en un partido formal y también de izquierda pues no podría haber sido de otra manera.

La ciudad de México se ha constituido por siempre como la vanguardia cultural, artística y política en nuestro país, eso no está en duda, y una prueba de ello es la favorable evolución en estas áreas del conocimiento. Desde el año de 1997, la gran ciudad es gobernada por la izquierda y no se prevé un cambio ideológico ni siquiera en el largo plazo, la razón, una fuerte convicción respaldada por la cultura en la mayoría de sus habitantes. Morena, nuestro partido, no está al margen de éste fenómeno social y es así como  cohabitan los militantes “chilangos” en observancia al mandato del referido congreso de 2016, requisito indispensable para lograr la fortaleza que una gran organización demanda. Así podemos ver la participación conjunta de TODAS las clases sociales en beneficio de un bien común. “Morena no tiene dueño” lo decía hasta el cansancio nuestro candidato, “Morena es del pueblo, y el pueblo somos todos”

Querétaro ha sido un estado conservador y bipartidista de derecha, la mayoría de su población había actuado con indolencia sumida en un letargo que parecía eterno. El primero de julio de 2018 crea cambios en sus percepciones y la opinión pública se empieza a dividir. Morena, con un puñado de militantes en activo aparece en el escenario y trabaja de forma incansable logrando pequeños grandes triunfos que nos enorgullecen. El PRIAN busca humillarnos a través de un estereotipo injusto; “nacos, violentos, pobres e ignorantes”. Nosotros, la mayoría, sabemos no nos corresponde. Sin embargo, en un necesario análisis autocrítico podemos concluir que SI existe por parte de una fracción de nuestro partido, la creencia de que esa es nuestra esencia, que sólo representamos a los desposeídos, que la cultura es irrelevante y que quien la posea está fuera de afinidades. Que la violencia todavía es alternativa, y la posición económica desahogada es lacerante si no la tenemos.

El paso necesario para consolidar nuestro movimiento y por tanto la cuarta transformación, es primero entender que debemos cambiar nuestras sensaciones y exaltar las virtudes ajenas, sin menoscabo de las propias, haciendo los esfuerzos para crecer en todos los ámbitos posibles. Morena Querétaro deberá homologar su pensamiento y luchar de manera unitaria, pues todos somos indispensables.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

To Top