Filiberto López Díaz - Mundo Laboral y modernidad

Mundo Laboral y Modernidad (V) – Filiberto López Díaz

El jurista y magistrado francés Antoine Garapon –coautor dela obra: Justice digitale. Révolution graphique et rupture anthropologique Broché –11 avril 2018 – favorece integrar la técnica para ayudar a los jueces, pero rechaza que la maquina sustituya a la justicia, porque no prolonga al cerebro humano. Y,  por supuesto,  es fácil congeniar con Garapon.

El pasado 2 de julio, el diario L´eOrient Le Jour nos informa: “C’est un dangerpour la justice, un robot n’apasd’humanité, rienneremplaceral’humain”, affirme Marie-AiméePeyron, bâtonnier de Paris” (Es un peligro para la justicia, un robot no tiene humanidad, nada reemplazará al humano”, dice Marie-AimeePeyron, presidenta del Colegio de Abogados de París).

A su vez, el 2 de julio pasado, Rodrigo Riquelme en El Economista, afirma: “El costo de la inversión en tecnologías de análisis de datos y aprendizaje automático fue una mención constante a lo largo de las conferencias del EmTech Digital Latam 2019, una conferencia organizada por la MIT Technology Review y Opinno (SIC) que este año tuvo como tema central a la inteligencia artificial. Dentro de la encuesta, las compañías ven también la participación de los stakeholders y la privacidad como barreras para adoptar esta tecnología.

De acuerdo con Darin Briskman, esta percepción es ahora más un mito que una realidad. El evangelista de Inteligencia Artificial y Blockchain, de Amazon Web Services, cree que tanto el costo como la flexibilidad de los servicios de IA son barreras que empresas como AWS han logrado derribar al ofrecer servicios de análisis de grandes datos, reconocimiento de imágenes y del lenguaje y aprendizaje automático económicos que además no requieren un alto grado de especialización para quien los usa. ´Nosotros vemos cómo la transcripción o la traducción se vuelven mucho menos costosas conforme las vamos escalando´, dijo Briskman”.

También el 2 de julio pasado, la página INFOBAE en la red, nos ilustra sobre los siete secretos del país más digitalizado del mundo: Estonia. 1.- La educación. 2.- Identificación Digital (A diferencia de otros países que también cuentan con una identificación digital, en Estonia no es opcional, sino obligatoria y universal). 3.- Internet como derecho humano. 4.- Con el foco en los emprendedores. Uno de los grandes orgullos estonios es haber generado el software que permitió la creación de la revolucionaria plataforma de comunicación, Skype. Cuando Microsoft hizo la compra por 8 mil 500 millones de dólares, esos fondos se diversifican en nuevas startups que son acompañadas por inversiones extranjeras que comienzan a confiar en las creaciones de ese país. Hoy, Estonia es el país con mayor cantidad de StarUps per cápita del mundo. Entre ellas: Transferwise, Pipedrive, Cloutex, Starship, el robot delivery creado por los fundadores de Skype forma parte del paisaje habitual de Estonia. 5.- La gestión pública como un servicio al ciudadano. 6.- La seguridad. Estonia es el país europeo número uno en ciberseguridad. Todo está protegido por un sistema de Bockchain, una red descentralizada muy difícil de hackear. Además, cuenta con varios backs ups, entre ellos la primera embajada de data, con sede en Luxemburgo. 7.- Mucha libertad y máxima transparencia. Según Freedom House, es el país con mayor libertad de Internet. Lo que demuestra que se puede tener un Internet libre y abierto y, al mismo tiempo, exigir los más altos estándares de seguridad posibles. Pero, además, es el país más transparente y menos corrupto de la región de Europa Central y Oriental (Transparency International Corruption Perception Index 2013, el 28º de 177 países).

La libertad económica de Estonia se considera como una de las más altas del mundo y la mejor en la región de Europa Central y Oriental (Clasificación Mundial de Libertad Económica, 11 ° entre 178 países). No es producto del azar que el Centro de excelencia de cooperación cibernética de la OTAN y la agencia de TI de la Unión Europea se encuentren en Tallin. El gobierno de Estonia cuenta con una declaración electrónica de los bienes de los funcionarios para reducir el riesgo de corrupción y aumentar la transparencia.

Cada año, ciudadanos activos de todo el país organizan actividades comunitarias el día “¡Hagámoslo!”. Un programa que surgió en Estonia en 2008 cuando 50 mil voluntarios se movilizaron para limpiar el país en 5 horas, removiendo 10 mil toneladas de basura y ahorrándole al Estado el trabajo de 3 años y 22 millones de euros. En la actualidad, es una red global que abarca 112 países, y moviliza a unos 14,5 millones de participantes. ¡Hagámoslo! ha iniciado un cambio de mentalidad que se extiende por todo el mundo. Todo esto ha llevado a que los estonios hayan cultivado, en el mundo, una imagen de personas con un nivel promedio de educación alto, honestos, trabajadores y que cumplen sus promesas. (Continuará).

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

To Top