Niels Rosas Valdez - Procesos del Poder

La carrera de los demócratas – Niels Rosas Valdez

El 3 de noviembre de 2020 marcará nuevamente la historia de Estados Unidos (EU) y del mundo debido a las elecciones presidenciales estadounidenses. Para México esto es de enorme relevancia, pues la llegada de tal o cual persona a la candidatura y posiblemente después a la presidencia impactará en la cercanía o lejanía, fraternidad u hostilidad de las relaciones diplomáticas con nuestro gobierno. Por ello es importante preguntarse: ¿quiénes han entrado a la contienda para recibir la nominación de su partido?

La carrera para el año 2020 oficialmente comenzó el mes pasado, aunque el proselitismo antes de la fecha de arranque se vio reflejado, por ejemplo, en los actos de Donald Trump, actual presidente de EU, con los aranceles contra México. En un inicio un total de 27 funcionarios se registraron a dicha carrera: 25 demócratas –que actualmente son 23 tras la salida de un par– y dos republicanos. ¿Quiénes tienen más probabilidades de ser elegidos para contender la elección presidencial y qué proponen los candidatos?

Primero los republicanos. Con respecto a quién sería nominado, “este arroz ya se coció” aunque haya dos candidatos: Bill Weld, antiguo gobernador de Massachusetts, y Donald Trump. No hay por qué engañarse ni mucho menos esperanzarse: el candidato será el presidente, la presencia de Weld en el registro es sólo una simulación y sirve para dar un mensaje de que dentro del partido existe un proceso democrático de elección de candidatos. Con relación a la segunda pregunta, lo que diga el “contrincante” de Trump no tendría gran relevancia, pues finalmente no será el candidato. Por consiguiente centrémonos en el actual mandatario: sus propuestas seguirán con la política severa de anti-inmigración, mantener fuerte la economía –ergo apresurar las negociaciones y solventar la guerra comercial con China– y fortalecer su política exterior (frente a Corea del Norte e Irán, principalmente).

Con los demócratas el escenario es más interesante. Es el comienzo de la carrera, son muchos personajes (25) y los debates llevados a cabo entre ellos se llevan los reflectores, por ello sería muy aventurado decir desde ahora quién será el candidato presidencial. Claro que hay algunos con nombre y trayectoria que pueden ser los favoritos, sin embargo en política todo puede pasar, y hasta un personaje con poca trayectoria e influencia política podría ganar, si no miren al actual presidente.

De entre actuales y antiguos funcionarios, gobernadores, alcaldes, y senadores en la contienda, hay personajes interesantes, como Bill de Blasio, actual alcalde de la Ciudad de Nueva York, quien desde la campaña presidencial en 2016 adoptó un rol importante como contrapeso de Trump. Otras figuras que captan la atención son Elizabeth Warren, senadora por Massachusetts y antigua académica de Harvard, quien propone combatir el rígido sistema económico que favorece a los ricos, y eliminar el Colegio Electoral, entre otras ideas; y Kamala Harris, senadora por California e hija de inmigrantes de Jamaica e India (que haría historia de ser elegida candidata presidencial al ser la primera mujer “de color” en llegar a tal escenario) quien propone la legalización de la marihuana, apoyo al medio ambiente, y renovación del sistema de fondeo del sistema de salud, entre otras ideas. También figura Pete Buttigieg, alcalde de South Bend (Indiana), quien al igual que Harris, haría historia de ser nominado por su partido al ser el primer candidato presidencial abiertamente homosexual, y que cuyas propuestas se centran en atender sólidamente el cambio climático y ofrecer mejores oportunidades económicas para la población.

Sin duda los potenciales candidatos demócratas mencionados tienen gran apoyo y posibilidades de escalar en las preferencias de su partido, no obstante, en mi opinión tendrán que enfrentarse en la recta final con dos pesos pesados: Joseph Biden Jr. (Joe Biden), antiguo vicepresidente en la administración de Barack Obama y ex senador de Delaware, quien propone colocar al país en el centro mundial, fortalecer las protecciones económicas para trabajadores de bajo salario y apoyo al servicio de salud, entre otras ideas; y Bernie Sanders, demócrata socialista y senador por Vermont quien perdió ante Hillary Clinton la nominación de su partido a la contienda presidencial de 2016, cuyas propuestas se centran en colegiaturas gratis en colegios públicos, salarios mínimos de 15 dólares y servicio universal de salud, entre otras ideas. Por ahora, Biden aventaja a todos en las encuestas, lo que lo convierte en el favorito de entre los favoritos, no obstante, como lo mencioné, en la política todo puede pasar.

Falta mucho para la nominación de los candidatos, y por ahora los temas que tratan en los debates tienden a ser más locales y que conciernen más a su mismo partido, no tanto al exterior. Por lo tanto, para saber qué figura sería la más idónea para nosotros con base en sus propuestas, habría que esperar un poco más de tiempo, ya cuando se vayan eliminando o dimitan y quede un grupo más selecto y pequeño, pues sólo entonces en ellos habría mayor liberad y hasta necesidad de tocar otros temas que por ahora han preferido silenciar (como la política de anti-inmigración con mayor énfasis). No obstante, por ahora las lupas se pueden centrar en los candidatos mencionados por sobre los demás, particularmente en los dos señalados, y a partir de ahí revisar con mayor cuidado quién sería nuestro gallo.

Escritor, historiador e internacionalista
niels.rosas@gmail.com
@NielsRosasV (twitter)

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

To Top