Jorge Meléndez - Bótica

Y aparecieron los cárteles en la CDMX – Jorge Meléndez Preciado

Durante la pasada administración de esta capital, la de Miguel Ángel Mancera, se insistía que los cárteles no operaban aquí. Todo, afirmaban las autoridades, era una invención de los medios. Había que darse una vuelta a Tepito o Iztapalapa, para constatar la existencia de las mafias chinas, coreanas, rusas y otras. O vivir en casas de alto nivel para saber que los asaltantes son colombianos y venezolanos. Y, desde luego, estar en cualquier prisión para conocer a los cárteles estadounidenses, ligados a la DEAy/o la CIA.

El mancerismo, por cierto, participaba en otros cárteles, estos más sofisticados: los inmobiliarios, de anuncios publicitarios y hasta en la Central de Abastos.

Hace poco la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, dijo que las cifras de delitos en la urbe más poblada del país fueron maquilladas hasta en un 74 por ciento, con el fin de aparentar que no existía tanta violencia como en realidad ocurría. Mancera negó los datos y señaló que era una campaña en su contra.

Pero la realidad pone en su lugar a los falsarios. En la Plaza Artz, la cual había sufrido un desprendimiento de su cúpula anteriormente, fueron ejecutados Benjamín Sutchi y Alon Azulay, miembros de la mafia israelí, por una mujer a la que detuvieron, Esperanza Gutiérrez, y tres individuos más que escaparon. Ella dijo que la acción se efectuó por órdenes del Cartel de Jalisco Nueva Generación. Anteriormente habían extraditado a Israel a otro miembro del mencionado clan: Erez Akrishevsky.

Cártel poco conocido pero que opera en México desde los años 90 del siglo pasado, según conocimos por la embajada de Israel. Este grupo delincuencial es proveedor de armas y realiza la venta de estupefacientes en Polanco.

Mancera, quien no es del PRD pero maneja un grupo de cuatro senadores que si están afiliados a dicho partido en decadencia, número que le impide mantener una bancada ya que para ello se necesitan cinco y no lo han sancionado, qué comentará ahora. ¿Se atreverá a decir que la representación judía miente?

[email protected]
@jamelendez44

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top