Por el gusto de ser queretanos

Adnan, el paquistaní que difunde el Islam y fundó una mezquita en Querétaro

Historia: Jesús Arriaga/ Enlalupa.com.
Fotos: Guillermo González / Enlalupa.com

Adnan Haider prepara todo para la clase de árabe que imparte a sus alumnos. Dos de sus pupilas ya están en espera del inicio de la clase. Una viste al estilo de las mujeres musulmanas, mientras que la otra viste de manera occidental. Las clases de árabe son una parte de las actividades que realiza Adnan, de origen paquistaní y quien vive en Querétaro desde hace dos años, haciendo del estado su hogar junto con su familia.

El hombre lleva a la mesa dos refrescos, cacahuates, galletas y café. La ofrece a los presentes y dice que antes que nada, hay que alimentar al cuerpo. Se sirve un vaso de café e invita a hacer lo mismo.

Explica que hasta los 12 años vivió en Paquistán, cuando su familia se mudó a Canadá, buscando una mejor vida. En aquel país vivió 13 años, y ahí mismo estudió Teología, en la cual tiene un doctorado.

“La manera en la que funciona en nuestra comunidad es que tenemos un líder, es el jalifa de Islam, y él nos manda donde hay necesidad. Entonces cuando terminé mis estudios me mandaron a diferentes países para ayudar a los demás, a Inglaterra, a Paquistán. Tenía la visa para ir a Liberia, en África, para unos meses, pero en esos años había una epidemia de ébola ahí, entonces me dijeron que allá no.

Luego me mandaron a México, gracias a Dios. Al principio fui a Mérida (Yucatán) unos meses. Después me mandaron a la Ciudad de México para abrir una mezquita allí, y después de un año otra vez recibí una carta donde me informaban que fuera a Querétaro para abrir una mezquita aquí”, narra.

En su mezquita, ubicada en el primer cuadro de la ciudad, a un costado de un templo católico, Adnan lleva a cabo sus actividades. Dice que adaptarse a la vida en México no ha sido difícil. Incluso, señala que es más complicado vivir en Canadá o en Estados Unidos, de donde es Amén, su esposa, con quien tiene un hijo de dos años de edad y que ya nació en Querétaro.

México me gusta más que EU y Canadá

“Decir que yo quiero regresar a Canadá o a Estados Unidos algún día, siempre voy a decir que prefiero México. México, como país, me gusta mucho, a mi familia también, mi hijo es queretano, va a cumplir dos años en un mes”, abunda.

El salón de clases y mezquita es de paredes blancas. En un costado hay un escritorio con un pizarrón. En el otro extremo un librero luce libros en árabe, inglés y español. Los escritos en árabe llaman la atención por las pastas en colores verde y café, con letras en dorado. Algunos de estos ejemplares son del Corán.

Adnan pertenece a la Comunidad Musulmana Ahmadía, que busca hacer del conocimiento público el verdadero significado del Corán. “Tratamos de que la gente conozca de las enseñanzas del Islam, de las enseñanzas correctas del Islam en cualquier manera que podemos. Repartimos volantes en las calles, donde la gente tiene una invitación de llegar a la mezquita, si lo quieren, para aprender de Islam.

Aparte de eso, hacemos diferentes actividades en la mezquita. Tenemos clases de árabe, para la gente que tiene interés, naturalmente cuando llegan aquí también tienen interés en aprender del Islam”.

Además, agrega Adnan, tiene una dinámica muy popular es el “café, pastel, Islam”, abierto a todo el público que tenga preguntas sobre la religión, pero no sólo hablan, sino que tratan de actuar de acuerdo con las enseñanzas del Corán, pues también realizan actividades fuera de la mezquita, como ayudar a la comunidad, apoyando asilos, orfanatos, centros de apoyo a migrantes, entre otras instituciones que ayudan con diferentes actividades.

“Estar únicamente en la mezquita, quedarse en la mezquita a orar no es el propósito de la religión de Dios, debe de cuidar también a la creación de Dios”, abunda.

Terminar con los prejuicios entre religiones

Precisa que la interacción con otras religiones, principalmente con el catolicismo es buena. Recuerda que a las dos semanas que llegaron a Querétaro fueron a hablar con el párroco del templo católico del cual son vecinos. El cura, dice, estaba un poco sorprendido. Le regaló una copia del Corán, además de otros libros referentes a su religión, para que viera lo que es el Islam, pues lo que se en las noticias a veces está alejado de los preceptos de la religión. El cura, añade Adnan, lo invitó a dar una charla en su parroquia, para que los fieles católicos también conocieran un poco más al Islam. “Es la manera en la que podemos terminar con las diferencias que tenemos, terminar con los prejuicios que tenemos sobre otras religiones y culturas… hay menos diferencias, hay menos odios”.

Aquí, Adnan explica que hay una diferencia entre la cultura de los países y la religión. Dice que lo que se necesita saber es que la religión siempre encuentra su lugar en la cultura y viceversa.

En las países de mayoría islámica la cultura es diferente, pues incluso entre países hay diferencias, ya que no es la misma cultura en Paquistán que en Arabia Saudita, o Irán, Irak o cualquier otro país donde el Islam sea la religión predominante.

En algunos países, ejemplifica, la educación para los hombres es más importante que para las mujeres, pero no tiene nada que ver con la religión, sino con la misma sociedad.

“Decir que las mujeres no pueden obtener educación no es por la religión, es por la cultura, es ignorancia en esos países. Hace unos años en Arabia Saudita las mujeres no podían manejar un coche. Todas estas cosas, principalmente contra las mujeres son culturales. Con el tiempo la gente ha continuado con la cultura y aceptó el Islam, por lo que a esa cultura se le da el nombre de la religión, el Islam, y conocemos esa cultura como islámica”.

Adnan y Amén están bien adaptados a la cultura mexicana. Amén explica que algo que disfruta mucho es ir al mercado, donde ya los comerciantes la reconocen y le pregunta a dónde estaba cuando se ausenta. También dice que le preguntan mucho por su forma de vestir.

Adnan ríe cuando su esposa habla del mercado, pues a ella le gusta ir de compras, pues disfruta la gran variedad de los productos que se encuentran.

La clase de árabe está por iniciar. Amén regresa a sus actividades, mientras Adnan se alista para enseñar, para interactuar con sus alumnos, en un espacio para conocerse y entenderse más.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

To Top