Héctor Parra - Análisis y Reflexiones

Moctezuma Barragán ordena violar la ley a los estados – Héctor Parra

La perversidad del gobierno de la Cuarta Transformación no tiene límites en su hipocresía. Andrés Manuel López Obrador ordena por enésima ocasión violentar la ley para cumplir sus perversos compromisos con el sector magisterial, mientras que a los desprotegidos les aplica sin “misericordia” la Ley Federal del Trabajo. En perjuicio, son despedidos sin el derecho constitucional a ser indemnizados. Eso de la austeridad republicana es una falacia, una mentira que el gobierno de la 4T ha inventado, sólo aplica a unos, a otros no.

El secretario de Educación en el estado, Alfredo Botello Montes, solícito está cumpliendo las instrucciones emanadas de la Secretaría de Educación que encabeza Esteban Moctezuma Barragán. Botello afirmó que ya existe la orden de reinstalar a los profesores cesados de acuerdo a la anterior legislación ¿Anterior? ¡Aun está vigente! No ha sido abrogada por los legisladores de Morena. Empero, el mismo Alfredo dijo que era poco probable que los profesores cesados se integraran a sus labores ¿Quién lo entiende? ¿O sí o no? Lo cierto que Andrés Manuel López Obrador estableció un compromiso con la disidencia magisterial para eliminar, en beneficio de los docentes, todo el marco normativo en materia de educación, por eso votaron los profesores en favor de Morena, por eso López Obrador debe cumplirles; aunque en algunos estados, adelantaron, no van a iniciar clases este lunes, como medida de presión. El gobierno federal presiona a los gobiernos de los estados para que reinstalen cuanto antes a los profesores incumplidos y los estados son llevados a problemas laborales serios que incidirán en fuertes cantidades de dinero, ya que al reinstalar a los docentes incumplidos que no se ajustaron a la legislación vigente, les deberán pagar salarios caídos, así de simple, no sólo es que se regresen a trabajar, plazas magisteriales que seguramente ya están ocupadas por terceros contratados ¿Qué harán con los profesores que fueron empleados para cubrir las plazas vacantes? ¿Los van a despedir? No cabe duda que el gobierno de la 4T es abusivo y caprichoso.

Alfredo Botello Montes afirmó que se está trabajando con la Secretaría de Educación federal, la Usebeq y Cobaq para determinar los mecanismos jurídicos y económicos para proceder a la reinstalación ¡Inverosímil! Resulta que la presión política priva sobre las normas legales. Doblegada la Secretaría de Educación local, de manera por demás sumisa, afirma a través del titular de la misma que “tienen la voluntad de reinstalarlos en sus puestos de trabajo”. Así, sin laudos, sin juicios, simplemente acuerdos políticos ¿Qué hará la Entidad Superior de Fiscalización en estos casos? ¿Se quedará callada y aprobará las aberraciones jurídicas y económicas? ¿Cómo justificar el regreso del personal a sus plazas cuando fue cesado y liquidado legalmente? Ni el abogado laboralista más avezado sabría cómo hacer que un acto ilegal pueda ser transformado y se convierta en legal. El patrón, gobierno federal y local, torciendo la ley para cumplir el capricho de Andrés Manuel López Obrador. Insisto ¿La ESF aprobará los convenios “laborales” de reinstalación? ¿Cuál será la razón legal que justifique el “usted perdone”? ¿Acaso será argumentación que el Presidente de la República, ordenó puedan regresar a su trabajo con todos sus derechos laborales? Simplemente no se puede encontrar la razón legal para ello ¿Cómo torcer la ley para que la ESF no los observe y los castigue por violentar la Ley Federal del Trabajo? ¿Será otra estafa en agravio del presupuesto público?

Insistió Botello Montes, dijo que “desconocen los mecanismos y condiciones con las cuales serán reinstalados, lo cual se hará en la semana próxima”. Él fue muchos años abogado litigante y bien sabe el problema en que los está “empinando” el gobierno federal. Se hará por medio de los mecanismos legales, dijo el secretario ¿Cuáles? Por eso no encuentran la manera “legal” de violar la ley. No pueden ser reinstalados, tienen que ser nuevamente contratados, perderán la antigüedad. Si son reinstalados, como se los pide Moctezuma Barragán, la ley supone responsabilidad del patrón, luego entonces debe pagar salarios caídos, agüinados y todas las demás prestaciones que dejaron de percibir desde que fueron cesados “injustamente” los docentes. Ya quiero ver que opinará la Entidad Superior de Fiscalización, tanto local como federal, ante semejante atropello legal.

Y, mientras en estos aberrantes casos el Presidente se empeña en reincorporar a parte de su “plataforma político electoral” a la nómina de la burocracia; él ha despedido a 222 mil 600 burócratas de confianza, considerando que se iba a prescindir de sus servicios al 70% aproximadamente, de 1 millón 567 mil burócratas que trabajan para el gobierno federal; sin miramiento alguno, desde los consulados en el exterior de México, hasta los cargos más sencillos, los empleados son echados a la calle sin derecho alguno a ser indemnizados. Estamos en presencia de un aberrante abuso, vergonzoso actuar del gobierno de la 4T; cínico doble discurso presidencial. No se ha excluido de la “limpia laboral” a ninguna secretaría (claro, menos a los docentes), en todas hay despedidos injustificadamente. Pero, pero el Presidente de la República, afirma que los mexicanos están felices, felices, felices ¿Usted le cree? ¡Yo tampoco! Seguimos directos al precipicio, ahora sí, “empejados”, perdón, empujados felizmente hacia el “despeñadero” que tanto le endilgó a Enrique Peña Nieto.

Conclusión: veremos cómo resuelve la Secretaría de Educación (local) el problema de la ilegalidad a la que son convocados por parte del gobierno federal y qué opinión tendrá la Entidad Superior de Fiscalización, ante semejante atropello legal que se apareja con el abuso rampante de millones de pesos del presupuesto público para el pago ¿A qué partida presupuestal cargarán el pago y creación de nuevas plazas en el sector educativo? Nadie lo sabe y con tanto recorte al presupuesto, mucho menos hay forma de maniobrar transferencias. Nadie quisiera estar en los “zapatos” del secretario de Educación. Excepción que el nefasto gobierno federal traslade los recursos de los ahorros que tiene en la bolsa el mismo Presidente de la República, nada descabellado sería.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top