Juan José Arreola - Código Político

La inexistente izquierda mexicana – Juan José Arreola

En los días actuales, la llamada izquierda mexicana vive la peor crisis de que tenga memoria o que haya estudiado a lo largo de mi vida.

Ni en la época del cardenismo, ni en la década de los años 60 y 70, con el surgimiento de diversidad de grupos guerrilleros, como tampoco después de los sucesos de 1968 y 1971, cuando nacieron grupos y partidos políticos que reivindicaron la ideología de la izquierda (el socialismo y la revolución), habíamos sido testigos de tal perversión que vemos en sus filas.

El grave problema que hoy vive la supuesta izquierda, contrapuesto a aquellos años de persecución, de oscurantismo, de marginación y, luego, de participación en procesos electorales, es que ahora ninguna de las formaciones que se reivindican como tal, tienen esa identidad ideológica.

Morena y la ausencia de línea

Por ejemplo, Morena que aunque dice gobernar en nombre de la izquierda y sus pronunciamientos invariablemente tienen a referir su respaldo al “pueblo bueno” a los pobres y a los marginados, en la práctica, el gobierno federal encabezado por Andrés Manuel López Obrador (recordemos que viene del PRI), poco o nada ha realizado para beneficiar a los que menos tienen.

Hay un problema estructural en Morena: no es un partido político sino un movimiento. Por consecuencia, no cuenta con ideología que amalgame a su militancia. Tan es así que en el mismo movimiento conviven hombres y mujeres de diversos orígenes políticos y partidistas.

A todos ellos –hasta ahora– los unifica la figura de López Obrador no un proyecto de gobierno o de país; y si en todo caso existe ese proyecto, es el del presidente de la República no el de un partido.

En nombre de la izquierda, han suspendido comedores comunitarios, cancelado guarderías infantiles y recortado presupuesto a las instituciones de educación superior.

Enarbolando una supuesta bandera izquierdista, se ha negado a combatir a los narcotraficantes, bajo la premisa de que el ejército mexicano no está para reprimir al pueblo.

Para rematar, el Presidente de la República ha construido una estructura de poder en la que él es el único referente del mismo: decide, determina qué se hace, corrige (incluso, públicamente) a sus colaboradores e informa. No hay espacio para realizar un gobierno equilibrado ni para cuestionarlo. Se hace lo que él dice.

El PRD se diluye

Por su parte, el Partido de la Revolución Democrática, diezmado, dividido y alejado del poder, lucha por su supervivencia. Apenas el fin de semana anterior determinó seguir un camino similar al que recorrió Morena: conformar un movimiento (no un partido) que amalgame a militantes y líderes de diversas formaciones políticas, excluidos de las mismas, que puedan convivir en esta coalición denominada Futuro 21.

Ahí estarán Gabriel Quadri (ex candidato presidencial de Nueva Alianza), José Narro Robles, quien apenas hace un mes renunció a su militancia en el PRI y Jesús ortega Martínez, un histórico perredista y líder de la corriente “Los Chuchos”.

También va Rubén Aguilar Valenzuela, ex vocero del presidente Vicente Fox; la ex priista Beatriz Pagés y la comentarista de televisión, Tere Vale.

Si algo aporta al análisis, menciono al Partido del Trabajo, surgido de la participación directa del ex presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari y su acuerdo con ex guerrilleros mexicanos.

Este partido, recordemos, ha tenido diversidad de alianzas, entre las que se encuentran el mismo PRI así como Morena; es decir, su ideología es sumamente flexible y capaz de adecuarse a las circunstancias.

México sin izquierda

Nuestro país se recorre hacia la socialdemocracia y al centrismo. Atrás quedaron los años maravillosos de la izquierda mexicana así que las elecciones de 2021 no contarán con su presencia y, por ende, la disputa del poder estará en otro terreno, alejado de sus principios ideológicos.
La izquierda mexicana ha muerto.

Periodista
Lic. en Periodismo Digital
Twitter: @juanjosearreola

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top