Eric Rosas - La onda plana

El celular de Pandora – Eric Rosas

Hay quienes piensan que, en el comercio y el desarrollo de tecnología, es mejor no depender de terceros cuando se involucran temas de seguridad nacional, como lo pueden ser la producción de alimentos, la generación de energía o el control de las telecomunicaciones. Me cuesta trabajo pensar que el gobierno de Estados Unidos piense distinto y; sin embargo, pareciera que su presidente, sí.

Cuando el heterodoxo mandatario estadounidense inició su arrogante confrontación con la milenaria China mediante “armas convencionales”, como la imposición de aranceles, a toda luz ilegales y, quizá, hasta inútiles, muchas incógnitas aparecieron en el ambiente de los negocios. Pero luego hubo una acometida temeraria por parte del intranquilo huésped del 1600 de la avenida Pensilvania, quien, con el apoyo del gobierno canadiense, puso en jaque al dueño de Huawei Technologies, al arrestar a su hija en el país de la hoja de maple.Este hecho develó que las verdaderas motivaciones del conflicto no estaban relacionadas en absoluto, con un desbalance deficitario para el país americano, sino que los avances tecnológicos en telecomunicaciones logrados por su rival, le habían sacado ya un largo trecho a los desarrollos en curso en Estados Unidos. Las agresiones continuaron entonces en dos planos: por una parte, la escalada de aranceles y represalias siguieron por ambos gobiernos; pero “en lo oscurito”, ambos países también empuñaron sus espadas para tantear al enemigo.

Desde Washington se catalogó entonces a Huawei Technologies como enemigo del imperio y se ordenó a todo el mundo tecnológico a no negociar con el fabricante de teléfonos celulares chino, so pena de enfrentar la ira del sistema bancario estadounidense. Algunos proveedores de la marca oriental patalearon, pero nada hay qué hacer, cuando tus arcas se encuentran enterradas en los terrenos de las trece colonias. China levantó la voz recordándole a la potencia de occidente que cuenta con las mayores reservas de tierras raras del mundo, y que, si decidiera cortar el suministro en represalia a su agresión contra Huawei Technologies, muchos de sus competidores tendrían graves problemas de inventarios, que podrían sacarlos del mercado en meses.Pero China no es un país novato, lleva en el mundo muchos milenios y comerciaba con todo el mundo incluso muchos siglos antes de 1776, y la Nao de China, con su china poblana son testigos de ello. Por eso, el gobierno de Pekín no llevó más allá su amenaza. Sabe que suprimir el abasto de estos insumos, sólo hará que sus competidores busquen, y eventualmente encuentren, minas explotables en otras latitudes. Si eso pasa, China terminaría perdiendo el control del suministro de estos materiales, de la producción de los componentes y liberando el mercado para todo el mundo.

Precisamente esto es lo que está por lograr la irreflexiva decisión de los estadounidenses, de prohibir a Apple que siguiera proveyendo a Huawei Technologies con las aplicaciones informáticas para sus teléfonos móviles.En días pasados, la firma china ha anunciado que está lista para sacar al mercado su modelo más reciente de teléfono inteligente, el cual podría operar con sistema operativo Android y las apps habituales, que incluyen a Google Maps, YouTube, etc., pero ha advertido que si el impedimento americano continua, su nuevo modelo podría ser el primero en incluir aplicaciones espejo a las ya mencionadas, que han sido desarrolladas por sus propios programadores. La apuesta de Huawei Technologies es que la arrogancia estadounidense, no acepte dar marcha atrás en su postura y mantenga el veto al intercambio comercial para sus empresas tecnológicas. De ser así, con su bravucona estrategia, el presidente norteamericano abriría un celular de Pandora, que le permitiría a China comenzar a introducir una nueva ruta de la seda en las telecomunicaciones.Es posible que al principio Huawei Technologies perdiera mercado en occidente, pero las vastas arcas chinas, combinadas con la significativa participación que el gigante oriental tiene de la deuda externa estadounidense, podrían ayudarle a sobreponerse pronto.

Lo anterior, dicho sin aberraciones.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top