Eric Rosas - La onda plana

Ciudades inteligentes – Eric Rosas

El avance tecnológico nos permite ahora automatizar y mejorar diversos procesos mediante una adecuada gestión de la información. Si hacemos buen uso de la enorme cantidad de datos que se pueden colectar, catalogar, analizar y utilizar en los múltiples procesos que se realizan a diario en una ciudad, por ejemplo, podremos optimizar actividades como la movilidad de los habitantes; la recolección y procesamiento de los desechos sólidos; el suministro de energía y agua potable; la seguridad de la población; la eliminación de la exclusión social; el cuidado ambiental; los servicios de salud y educación; etc.

Entre la baraja tecnológica que puede soportar esta optimización automatizada de las ciudades actuales, están tres tendencias tecnológicas habilitadoras: el internet de las cosas; los servicios en la nube y el manejo de enormes cantidades de datos, conocido como big data. El primero, el internet de las cosas, incorpora una gran variedad de sensores de temperatura, luminosidad, presión, humedad, velocidad, peso, etc., en diversos artículos de uso cotidiano, como los aparatos electrodomésticos, los vehículos, las casas y demás; para que con la información que estos obtienen y una buena red inalámbrica, puedan comunicarse permanentemente y auto-gestionarse de manera óptima y sin la intervención humana. Los servicios en la nube son tecnologías que proveen en línea recursos de almacenamiento y procesamiento de gran capacidad y escalables, para que los usuarios no tengan necesidad de cuidar de dichas plataformas digitales. Y, por último, los servicios de big data se refieren al manejo, análisis y aprovechamiento de la vasta cantidad de datos que a diario son producidos por la sociedad digital y que aumenta exponencialmente, al grado que el 90% de la información actual en el mundo, ha sido producida en los más recientes dos años.

Estas tres tendencias tecnológicas habilitadoras de las ciudades inteligentes, tienen a su vez otras tres tendencias de aplicación: servicios inteligentes de gestión de tráfico; servicios energéticos inteligentes y, administración y gobierno inteligentes. Los servicios inteligentes de gestión de tráfico facilitan el transporte de personas y los bienes, al mejorar el uso de los recursos existentes mediante la implementación de nuevos métodos de transporte de fácil operación y disponibilidad. Los servicios energéticos inteligentes procuran optimizar el uso de las distintas formas de energía, y pueden incorporar maneras inteligentes de provisión de energía, funciones que aprovechen mejor los energéticos y técnicas inteligentes para ubicar y controlar el uso de los mismos. La administración y gobierno inteligentes buscan mejorar la eficiencia de los servicios públicos y se enfocan en varios tipos de interacción entre las oficinas gubernamentales, los ciudadanos y los negocios.

Actualmente en muchas latitudes, ciudades ya existentes están integrando más recursos tecnológicos para transformarse en ciudades inteligentes. Esto implica que estas urbes buscan crear una transformación en aspectos como la economía, la gobernanza, la movilidad, el entorno ambiental, y el estilo y calidad de vida de sus habitantes. Una transformación como tal implica generar condiciones favorables para que el producto resultante, es decir, la nueva ciudad inteligente, surja caracterizada por un sinnúmero de aspectos como un espíritu innovador y de emprendimiento, aumento de la productividad, cultura cosmopolita, gobierno transparente, sociedad participativa en la toma de decisiones, disponibilidad de infraestructura de tecnologías de la información y comunicación, transporte sustentable, eliminación de la contaminación, manejo sustentable de los recursos, facilidades culturales, del cuidado de la salud y educativas, vivienda de calidad, entre muchas otras. Por esto es que generar las condiciones para que una ciudad pueda decirse inteligente, es aún hoy en día, un reto monumental en México y en el mundo. Sin embargo, como una de las economías más grandes y pobladas del orbe, México debe cuanto antes insertarse en esta tendencia global, que terminará transformando el mundo para hacerlo un mejor lugar para vivir.
Lo anterior, dicho sin aberraciones.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top