Norman Pearl - Poder popular

“Los éxitos son como las flatulencias… la oposición se molesta cuando no son suyas” – Norman F. Pearl

No es fácil iniciar con un dicho popular que agreda las buenas costumbres, sólo busco me ayude a descubrir y exaltar la mezquindad.

Quiero partir de lo individual a lo colectivo. Si una persona acude a la envidia de manera recurrente pasando por alto los esfuerzos y éxitos ajenos, así será siempre. Descubrirá que en lugar de competir con lealtad, estará siempre la indigna alternativa de regatear los esfuerzos y en especial los premios de los demás. Este comportamiento es hasta enfermizo pues se convierte en una víctima de reducida autoestima. Sucede lo mismo en las sociedades, cuando “nuestro actor”, que no es competitivo, se involucra en un grupo, les habrá de contaminar con una salida fácil a las derrotas. Así sucede en la política mexicana. La oposición perdió de una manera tan clara y contundente que en el instante del veredicto debió hacer una introspección que le ayudara a entender sus fracasos, y no “crear” estrategias, todas fallidas, para actuar como una oposición endeble e irresponsable descansando de manera exclusiva en señalamientos falsos, o en el mejor de los casos “medias verdades”. Esta oposición carece de credibilidad y confianza, cada día pierde más adeptos que no creen en su futuro pues conocen de sobra su triste y lamentable historia.

Hay muchos ciudadanos que fueron engañados en la elección de 2018, pues les aseguraban, entre tantas perversiones tragicómicas, que México se convertiría en Venezuela y que debían invertir en dólares pues esa moneda se iría hasta los $ 30.00. Los inversionistas en divisas timados “reclaman” sus utilidades, y los “exiliados” han regresado avergonzados ante aquellas “verdades” PRIANISTAS que “compraron”.

Pues bien, México es mucho más grande ahora de lo que fue en el pasado, nos hicimos respetar como pueblo y recobramos la dignidad ante las miradas dubitativas del mundo. Esto apenas comienza, será un proceso tan infinito como la vida misma para poder preservar lo ganado y sumar todo aquello que la justicia y creatividad nos imponga en el futuro.

Que difícil resulta para TODOS entender y aceptar el mensaje terrorista del PRIANISMO y sus acompañantes, cuando nos quieren convencer que las cosas están mal y debemos rebelarnos ante un infortunio que no vivimos. El peso con respecto al dólar se ha ido apreciando, se han reducido los precios de las gasolinas, diésel y gas. La ANTAD (Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio) nos dice que sus ventas han crecido. Los precios de los alimentos no han subido pues tenemos una baja inflación. El salario mínimo se elevó como nunca arrastrando a todos los sueldos y con ello la capacidad de consumo en la población. El empleo formal (con inscripción al IMSS) ha crecido poco pero se ha visto compensado con alternativas laborales como “sembrando vida” y “jóvenes construyendo el futuro”, que en total rebasaron el millón en puestos de trabajo, fenómeno nunca antes visto en anteriores administraciones en su primer año de gobierno. Los programas sociales para adultos mayores, estudiantes de educación media superior y otros, han cambiado positivamente la vida de muchos mexicanos.
Los presupuestos sociales que ahora se aplican ofrecen un bienestar mínimo para la población. Antes existían partidas similares que se quedaban “en el camino” con la complicidad de empresarios, líderes, políticos y burócratas corruptos. Nunca antes fue una prioridad el confort y felicidad de la gente.

Los “grandes números” del Producto Interno Bruto pueden esperar ante una estabilidad económica que se antoja IRREPROCHABLE.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top