Jorge Luis Montes - Psique Parlamentaria

Facturación falsa y sus aliados: PRI, PAN Y PRD – Jorge Luis Montes

La discusión en la Cámara de Senadores del dictamen por el que se pretende incrementar las penas de prisión a quien compre o venda facturas falsas encendió los ánimos de los grupos parlamentarios del PRI, del PAN y sus incondicionales Movimiento Ciudadano y PRD, quienes no conforme de su voto en contra, amenazaron con interponer una acción de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

¿Cuáles serán las razones de fondo para oponerse a una propuesta que establece como delitos graves las llamadas empresas fantasmas y la facturación falsa?

Puesto que la expedición, venta, enajenación, compra o adquisición de comprobantes fiscales que amparan operaciones inexistentes, falsas o actos jurídicos simulados, han causado al país una evasión de 354 mil millones de pesos, es decir, lo equivalente a 1.4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Actualmente se tiene identificadas alrededor de nueve mil empresas que facturan con operaciones simuladas.

La oposición a esta iniciativa de ley no muestra otra cosa que no sea la complicidad de quienes durante décadas no hicieron nada por perseguir este delito, aun cuando atenta en contra de la economía nacional, ellos prefirieron incrementar los impuestos y aumentar la deuda que perseguir un delito que daña el patrimonio público con poco más del 1 por ciento del PIB anual.

El gobierno de la 4T, se le apuesta a perseguir este tipo de delitos para evitar un mayor desfalco de la recaudación de ingresos. Actualmente se critica la política económica del presidente Andrés Manuel por su bajo crecimiento en estos nueve meses al frente del gobierno, que ronda entre el 0.6 y 1.2 por ciento de del PIB. Sin tomar en consideración que se califica un año fiscal en el que el gobierno federal no incrementó un solo peso en impuestos. De ahí que en términos reales, aún con el financiamiento a los programas sociales México mantuvo su estabilidad macroeconómica.

Ahora bien, si a ese 0.6 o 1.2 le sumamos el 1.4 por ciento del PIB que el país pierde por los fraudes fiscales México crecería por lo menos del 2 al 2.6 sin necesidad de ampliar o aumentar la carga tributaria en los ciudadanos.

Estos son los motivos por los que seguiremos combatiendo la corrupción y el fraude fiscal, máxime cuando sea cometido por servidores públicos en ejercicio de sus funciones, quienes a partir de esta ley serán destituidos de su cargo e inhabilitado de uno a diez años para desempeñar cualquier cargo o comisión públicos.

Por el contrario, quienes se oponen a estas políticas solo muestran su verdadero rostro, el de protectores de los delincuentes de cuello blanco. Están en todo su derecho de buscar proteger a los suyos, nosotros seguiremos velando por los nuestros que son a la gran mayoría de los mexicanos y mexicanas.

PD. ¡VIVA MÉXICO!

Diputado federal
Twitter: @jorgeluismn
FB: @JorgeLuisMontesN

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top