Norman Pearl - Poder popular

¡La deslucida fiesta panista pidió payasos, y llegó uno del pasado! – Norman F. Pearl

El sábado pasado, al filo del mediodía, en el festejo del 80 aniversario del PAN, delegados de todo el país celebraban su 24 asamblea nacional ordinaria para la elección de consejeros, cuando de pronto irrumpió en su seno un jinete alto y vacío repartiendo sonrisas otoñales. El auditorio estalló en un largo y sonoro aplauso, pronto, cada uno se fue poniendo de pie con emociones indescriptibles, se trataba ni más ni menos, de un renovado “rockstar”. El invitado, agradecía levantando sus brazos y llevando su mano derecha al corazón en agradecimiento a las muestras de amor que le prodigaban.

¿Quién era éste personaje que levantaba tales pasiones? ¡el salvador, contestaban a coro los asistentes, él nos regresará la gloria y el encanto y nos devolverá la ilusión perdida, sí, sólo él!

El 12 de diciembre de 1998, los diputados del PRI y el PAN finalmente aprobaban el Fobaproa, instrumento que convertía una deuda privada en deuda pública a costa del pueblo mexicano para “salvar” el patrimonio de los banqueros millonarios y sus asociados en el gobierno.

“Conocedor de la ambición por el poder de Felipe Calderón y sus pocos escrúpulos, Zedillo, le planteó en 1997 al entonces presidente del PAN una oferta que no podría rechazar: Los votos de Acción Nacional por el Fobaproa a cambio de la presidencia de la república para su partido…” (Martha Zamarripa, ONEA, 10/09/2019).

El excandidato presidencial del PRI en las elecciones del año 2000, Francisco Labastida Ochoa, acusó la falta de apoyo y abiertos boicots por parte del entonces presidente de la República, Ernesto Zedillo, para beneficiar al abanderado de la oposición, quien a la postre ganaría.

Lo anterior sugiere era irrelevante quien fuera el candidato del PAN, “las cartas estaban marcadas” y ese partido “ganaría”.

Pero,¿quién era el personaje que llegó a “bombo y platillo” a la fiesta panista de ayer ofreciéndoles el paraíso recobrado en virtud de sus habilidades?

Daré algunas pistas:

De los 79 presidentes que ha tenido México es considerado el más ignorante y con menor nivel intelectual, incluyendo en el comparativo, la pobreza global de Enrique Peña Nieto.

Desde que despierta y hasta el anochecer, intenta “tuitear” en contra del Presidente de la República, con el inconveniente de que pocas veces logra su cometido toda vez que la pobreza de su sintaxis y ortografía a menudo le impiden comunicar sus ideas.

Su celo por la popularidad y eficiencia de Andrés Manuel López Obrador nace cuando éste era Jefe de Gobierno del Distrito Federal, y aumenta dramáticamente ahora que ocupa la presidencia de la República.

“Gobernó” seis años bajo la tutela absoluta del PRI.

Encabeza marchas en contra del gobierno sin capacidad de convocatoria pues carece de capital político.

La traición es su constante, en 2012 atacó a la candidata de su partido y fue en apoyo de Peña Nieto, en 2018 le apostó a José A. Meade. Antes había traicionado a sus financiadores, amigos, a todos…

La llegada de nuestro “payaso” encendió a todos con su elegante discurso: “Llegó el momento de darle en la madre a la 4ta. Transformación”.

La decisión de Marko Cortés y su junta de “notables” para reinsertar a un personaje de esa estofa en la organización, es la aceptación tácita que el ataque cotidiano, la descalificación y la mentira seguirán siendo el “alma” de su función “opositora”… sin mayores avances.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

To Top