Juan José Arreola - Código Político

Noticias falsas – Juan José Arreola

Hace unas cuantas horas leí, en un portal editado –aparentemente- en la ciudad de Querétaro, que el presidente municipal de la capital, Luis Nava, había decidido cobrar el impuesto de la Tenencia a propietarios de las bicicletas que circulan en la ciudad y que esos recursos recaudados servirían para dar mantenimiento a las ciclovías.

Antes, hace unas dos o tres semanas, el mismo portal publicó que el referido presidente municipal había decidido derribar los arcos del histórico acueducto de Querétaro.

Ambas “noticias” fueron publicadas en el mismo espacio digital que supuestamente se dedica a la sátira y a hacer bromas a raíz de las noticias conocidas.

Las dos “informaciones” que cito de memoria, causaron reacciones en decenas y quizá en centenas de ciudadanos que creyeron “a pie juntillas” la información y, por ende, expresaron enojo, molestia y en algunos casos hasta conductas agresivas en contra del personaje al que se le achaca la acción mentirosa.

El medio que publicó eso, nunca expresó abierta y claramente a sus lectores que era una “broma” (aunque, pienso, debió de aceptar y dejar en claro que era una mentira); permitió, por el contrario, que la gente mantuviera la visión que se había formado (aunque es pertinente referir que en una parte muy escondida del portal se afirma que lo publicado es broma o algo parecido).

De bromas y mentiras

Parto del principio de que todas y todos los mexicanos gozamos del derecho humano de la libre expresión en toda su dimensión; es decir, que bajo ningún pretexto o argumento alguno, se puede coartar.

Sin embargo, los tiempos convulsos que el mundo y el país enfrentan nos llaman a la reflexión y a evaluar la trascendencia que tiene en la sociedad el difundir noticias falsas. Pienso en un par de repercusiones en lo inmediato. Una, la formación de una opinión pública que provocará un pensamiento equívoco de la realidad y, por consecuencia, una actuación también equivocada de la gente.

Es decir que de manera consciente construirá una percepción falsa, equivocada o mentirosa de la realidad.

La otra repercusión vendrá en la medida en que se descubra, tarde que temprano, que la información es falsa lo que derivará a su vez en el desprestigio de quien propaló esa “noticia”.

Tanto la mentira como la broma periodística nada tienen que ver con la práctica del periodismo profesional.

Me parece que quienes decidieron hacer este tipo de comunicación pensaron que el camino más fácil para ganar la atención de la gente y se tradujera en seguidores y likes, era el escándalo, lo inverosímil, lo exacerbado.

Aprovechemos la oportunidad

Decía que en estos tiempos convulsos es importante reflexionar sobre lo que se difunde. Hay que hacerlo tanto en lo negativo que resulta esta práctica –como ya lo hemos mencionado- como en sus potenciales consecuencias positivas.

Un ejercicio de este tipo nos pone frente a la oportunidad de hacer mejor periodismo. Recordemos que la denominada “democratización de la información” implica que todo ciudadano, por el único hecho de tener que decir algo, lo puede hacer a través de cualquiera de los canales digitales que ahora tenemos a nuestro alcance.

La diferencia sustancial es que los ciudadanos no tienen la obligación de verificar sus fuentes, de confirmar la información que difunden ni tampoco de sujetarse a determinadas reglas o manuales de estilo para escribir.

Por el contrario, los periódicos y los periodistas sí tienen la obligación de cumplir con estas reglas. Si así lo hacemos, habremos de brindar la opción de recuperar la credibilidad y la confianza de los ciudadanos y los lectores.

Ese es el camino para crecer e influir informativamente entre la gente, contrario radicalmente a lo que apuestan por el camino de la falsedad para crecer en audiencias… a costa, incluso, de dañar a la misma sociedad a la que supuestamente le sirve.

Periodista
Lic. en Periodismo Digital
Twitter: @juanjosearreola

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

To Top