Los especiales de Enlalupa.com

Video🎥 Tapachula, el cruce de la desesperanza: “el que menos tiempo lleva aquí varado, lleva seis meses” (II y última)

Reportaje, fotos y video: Lenin Robledo, enviado especial /EnLaLupa.com

Eddy Ramos y Simey López, colaboradores especiales

Imágenes de dron: Lenin Robledo, Eddy Ramos y Simey López

Tapachula es una ciudad con una intensa actividad comercial, la cual es impulsada por las actividades ganaderas, pesqueras y de producción de café de zonas como Huixtla, Cacahoatán o Puerto Chiapas. Por su condición de urbe fronteriza, no es difícil ver todos los días el paso de comerciantes guatemaltecos que gracias al cambio del quetzal (moneda guatemalteca) con el peso mexicano, llegan a surtir sus productos en los centros comerciales de este lado de la frontera.

Diariamente los balseros trasladan mercancía y personas entre México y Guatemala a través del Río Suchiate

Esa dinámica ha hecho que muchos migrantes en situación irregular hayan comenzado a buscar la forma de generar recursos propios con la comercialización de productos o servicios. Es así que es más común ver a mujeres de origen africano ofreciendo peinados con trenzas típicas, haitianas vendiendo aguas, refrescos, frutas y verduras, así como peluquerías atendidas por cubanos en la calle 8ª Norte.

Integrados a la sociedad tapachulteca por que no les queda de otra, también se observa a cubanos trabajando como meseros, haitianos ofreciendo productos de telefonía, africanos vendiendo en el mercado. Y en otra estampa que llama poderosamente la atención, parejas africanas con niños en brazos esperando turno en el Registro Civil para darle formalidad al nacimiento de un mexicano más.

Pareja africana espera su turno en el Registro Civil de Tapachula para obtener el acta de nacimiento de su hijo nacido en territorio mexicano

“¡Primero muertos que regresar a Cuba”!

Al presentarme como reportero y decirles que quiero conocer su situación, alrededor de 20 cubanos no dudan en rodearme: “¡Queremos que todos sepan los que estamos pasando aquí! El que menos tiempo lleva aquí varado, lleva seis meses”, dicen.

Algunos migrantes ya han conseguido un empleo. Este caribeño ofrece servicios de telefonía móvil.

Al igual que los otros colectivos de migrantes, podemos observar familias enteras que esperan afuera de las oficinas en las que buscan un salvoconducto u oficio de salida para ir a otra ciudad de México, algunos, o llegar a Estados Unidos, deseo de la gran mayoría. Datos extra oficiales calculan que son alrededor de 5 mil personas de origen cubano que se encuentran en Tapachula en esta situación.

Entre la muchedumbre, destaca un hombre mayor, quien se presenta como presunto perseguido político del gobierno cubano. Su nombre: José Lino Ascencio López. Asegura que fue uno de los 53 presos liberados en Cuba durante el gobierno de Barack Obama en 2015 a cambio de que Washington entregara a tres espías cubanos que se encontraban encarcelados en la Florida.

José Lino Ascencio López, migrante cubano, reclama atención de las autoridades

“Nos dieron libertad condicional, una licencia extrapenal, pero eso no me permitía trabajar. Seguía estando preso en la calle, era mal visto, tenía vigilancia, molestaban a mi familia”, señala molesto José Lino quien menciona que esa fue una de las razones por las que decidió salir de Cuba.

Prácticamente todos los cubanos varados en Tapachula descartan la posibilidad de regresar a su tierra natal. – ¡Primero muertos que regresar a Cuba!, coinciden todos los que me rodean y que me cuentan su situación. Denuncian que las autoridades mexicanas no han hecho caso alguno a las miles de solicitudes que han realizado a lo largo de estos últimos seis meses.

Cubanos contrarios al régimen político de su país exigen libertad y justicia

“¡Mi casa la quemaron, todos los días escuchas disparos!”

Son de Camerún, Nigeria, Congo, Angola. Se trata de más de 4 mil personas que han recorrido parte de Sudamérica y Centroamérica para llegar a Tapachula. Joseph, un camerunés de poco más de 40 años, es el único que sabe hablar español y que acepta hablar con EnLaLupa.com. Bajo la carpa que nos cubre de la lluvia nos cuenta que en ningún país por los que ha cruzado ha sido tan difícil como México.

Varios migrantes africanos han recorrido grandes distancias de Sudamérica y Centroamérica con la intención de llegar a Estados Unidos

“En Colombia, en Panamá nos han dado comida, medicinas y aquí nos han maltratado. No nos dicen nada. Sólo queremos que nos dejen salir de aquí. Aquí no hay trabajo, no hay comida, no hay nada”, comenta.

La pregunta constante es ¿por qué decidieron salir de su país? Todos coinciden en señalar que es para buscar un futuro mejor, pero en el caso de los africanos hay un elemento más: ¡queremos paz! Pues la gran mayoría proviene de países donde actualmente se registran conflictos armados.

El vaivén de migrantes africanos en evidente en las calles de Tapachula.

“Mi casa la quemaron, todos los días escuchas disparos. Todos los días la gente tiene que estar huyendo con su familia. Mi país es rico en petróleo, pero los estadounidenses y europeos nos han dado armas para que peleemos entre nosotros mientras ellos se hacen ricos, añade Joseph.

La mayoría de los locales comerciales ubicados alrededor de la Estación Migratoria Siglo XXI han sido “tomados” por los africanos. Ahí podemos ver puestos de comida que son amenizados por música típica de sus países de origen.

Esta migrante africana espera impaciente que le otorguen su visa humanitaria

Han encontrado refugio en algunas casonas del centro histórico en donde viven hacinados, esperando que haya respuesta a sus peticiones, que no son otras que les brinden la posibilidad de transitar por el país para llegar a su destino final: Estados Unidos, aunque algunos también consideran a Canadá como el lugar donde quieren olvidar el dolor y reconstruir una vida que ha estado marcada por la desesperanza.

“¡De ninguna manera regresaría a Haití!”

Después del trágico terremoto que devastó Haití en 2010, el llamado “milagro” económico encabezado por el entonces presidente Lula, que hizo crecer a Brasil a tasas históricas, y sin inflación, hizo que miles de haitianos fijaran sus ojos en ese país sudamericano. Sin embargo, eso se terminó.

Antoine, de 29 años y originario de Puerto Príncipe se acerca a un automóvil que se encuentra estacionado a un lado del Parque Central Miguel Hidalgo. Ahí, un grupo de evangélicos chiapanecos reparte pan y café de forma gratuita a cualquier persona, particularmente a los migrantes. Tímidamente Antoine toma el alimento, sabiendo que podría ser lo único que pudiera comer en todo el día.

Las endebles casas de campaña apenas soportan las fuertes lluvias que se presentan en esta región de México.

Me acerco para platicar con él. Habla muy poco español. Con mucha desconfianza y pidiendo que no le tome fotos ni lo grabe, comienza a platicar las razones por las que está en México.

Él fue uno de los miles de haitianos que decidieron atravesar medio continente para llegar a Brasil, otros emigraron a Chile, Argentina y Venezuela.

Trabajó en la construcción de carreteras y edificios. Llegó a ganar hasta mil 500 dólares al mes, algo imposible en su país. Eso lo animó a llevarse a su familia al estado de Santa Catarina, en donde se estableció por muchos años. “Había mucho trabajo, donde quiera podías ver anuncios donde solicitaban trabajadores. Vivía muy bien, pero llegó la crisis y todo acabó”, señala.

El hartazgo es cada vez mayor entre los migrantes que esperan respuesta de las autoridades.

Cuenta que a raíz de esta situación, comenzaron a sentir el rechazo e incluso el odio de la población nativa y comparte historias de otros haitianos que sufrieron episodios de racismo radical en países como Chile.

Por ello, comienzan nuevamente a mirar hacia el norte, concretamente hacia Estados Unidos. En su travesía atravesaron Brasil, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras y Guatemala, hasta llegar a México. En tanto, los que vivían en Chile, pasaron por Perú, Ecuador, Colombia, Centroamérica, hasta llegar a México.

– ¿Te regresarías a Haití?, le pregunto.

– ¡Nunca! ¡De ninguna manera!, responde, al tiempo que saca su celular y me muestra videos de su ciudad natal en donde se ve que a plena luz del día hay bandas que asaltan a cualquier persona que tiene el infortunio de pasar por una especie de bodega abandonada donde los despojan de sus pertenencias. En otro video, se puede ver a varias personas arrojando por la ventana de un hotel, muebles y enseres, los cuales son recibidos por otro grupo de personas quienes huyen con ellos.

La intención de muchos haitianos es llegar al menos a ciudades como Tijuana o Mexicali.

Dentro de este flujo migratorio de haitianos, algunos han tenido “suerte” y han podido llegar a Tijuana o Mexicali. De hecho, esa es la intención de muchos de ellos, llegar a estas ciudades mexicanas en donde tienen algún amigo o familiar, sin embargo, aquí siguen, junto a africanos y cubanos, esperando ese papel que les permita llegar a su destino, que a decir verdad, no saben cuál será.

El Río Suchiate

A 28 kilómetros de Tapachula se encuentra Frontera Hidalgo, uno de los 122 municipios del estado de Chiapas y famoso por su intensa actividad comercial y de tránsito de personas. Está ubicado en las laderas del Río Suchiate, el cual divide a México de Guatemala. Este es un punto en donde diariamente los balseros trasladan mercancía, en su mayoría, de contrabando.

Este fue además un punto en donde diariamente pasaban decenas de migrantes, pero a raíz de la llegada de la Guardia Nacional, el pasado mes de mayo, el tráfico de personas disminuyó considerablemente y se trasladó al Petén y a la Mesilla.

El traslado al otro lado del río cuesta alrededor de 20 pesos o 10 quetzales guatemaltecos.

Al cierre de este reportaje, han sido varios los intentos de los migrantes para formar nuevas caravanas que les permitan salir de Chiapas, sin embargo éstas han sido detenidas por las fuerzas migratorias y de seguridad mexicanas, debido, como ya dijimos, a las amenazas comerciales del presidente Donald Trump hacia nuestro país para evitar que estos miles de migrantes lleguen a Estados Unidos, país que sigue siendo el gran sueño de muchos, “el sueño americano”.

Video🎥 Tapachula, el cruce de la desesperanza: “¡No queremos estar aquí; es como una cárcel!” (I)

Sueñan migrantes con quedarse a vivir en Querétaro; “En Honduras hay mucha violencia y falta empleo: Fernando

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

To Top