Tania Palacios Kuri - Voz en Acción

Si todos somos algo, ¿por qué no todos somos uno? – Tania Palacios Kuri

Así salió de esta decena de mentes vivas el proyecto Colectivo Viceversa. Nos pusimos un nombre que nos considerara un solo cuerpo que de manera distinta pueda obtener resultados diferentes, utilizando la experiencia y la visión futurista necesaria para toda agrupación.

Colectivo Viceversa decidió dejar de hablar y ponerse a hacer. Comenzamos enlistando temas que nos preocupan y arrastrando tinta a los que nos ocupan, echando las cartas del futuro sobre la mesa y excluyendo toda clase de imposibilidades, peros, quejas y obstáculos. “Buscar el cómo sí” se convirtió en nuestra principal frase del día.

Así ha sido la historia de políticos, oradores, comunicadores, integrantes de organizaciones de la sociedad civil, iniciativa privada, líderes ciudadanos, etc.

La diferencia es que esta vez estaban en una sola mesa sin colores ni protagonismos, el principal requisito era dejar al enemigo, al ego, fuera. Ya que el ego es la bomba nuclear más poderosa cuando de humanidad se trata.

Necesitábamos un primer tema para arrancar actividades y pensamos en donde dimos nuestros primeros pasos, nuestro primer respiro, y ver la oscuridad de la profecía que alarma de que los últimos pasos y respiros de la humanidad están a la vuelta de la esquina. Por eso la primera edición de actividades la dedicamos al medio ambiente.

Viceversa es consciente de que el planeta Tierra va en decadencia, el tiempo apremia y el reloj de arena se acaba. Afortunadamente no tenemos otro sitio a donde ir que no sea aquí, y digo afortunadamente porque sería bastante cruel darnos el permiso de seguir acabando con la naturaleza.

Siempre he dicho que las oportunidades caducan y si hoy no dejamos de ser permisivos con lo importante, el consumo, el egoísmo y la inconsciencia nos llevarán a la etapa final, al cierre del telón, derramando la última gota, comprando nuestro boleto sin regreso.

Decidimos entrarle al tema del medio ambiente, con todo y que ahora es una moda, debiendo de ser tendencia desde su origen y no reacciones comerciales y políticamente rentables.

Fue fácil ponerle nombre al primer foro que presenciamos este 29 de octubre de este año, mismo que nos recuerda en cada pronunciamiento la deuda que tenemos: #LaÚltimaONosVamos; el cual sumó casi 2 mil voluntades en sesiones de trabajo, experiencias sensoriales, música, teatro, y mucho más.

Sin duda uno de los momentos clave fue la participación del activista y youtuber, Arturo Islas Allende, quien sin titubeos ni reservas dijo en voz alta que estamos en verdaderos y graves problemas, entre otras cosas, su mensaje estuvo vestido de imágenes crueles, preocupantes, desalentadoras y bajones de esperanzas frente a un público falto de respuestas pero con grandes intenciones de recomponer lo descosido en un mundo con parches y curitas. Una bañada de realidad para hacer conciencia.

Entre los datos más alarmantes que Arturo Islas compartió durante su conferencia fue que la Ciudad de México se encuentra entre las 15 principales ciudades que se quedarán sin agua más rápido.

“Hay que presionar a las industrias y a los políticos, ellos son quienes toman las decisiones”. Arturo Islas.

Entre las conclusiones destacadas se encuentran probables proyectos para fomentar la comercialización de productos con un mínimo de empaque o sin empaque en el estado; para incentivar la compra de vehículos eléctricos; para prohibir la comercialización de focos incandescentes, entre otras.

En el mundo somos más de 7.500 millones de habitantes, es inconcebible que sintonizados por una misma causa no logremos nada, una sola vida nos permitió existir, hoy su corazón late rogando le pidamos perdón con acciones.

Se prevé que para el 2050 las condiciones de emergencia climática se encuentren a un 80 por ciento.

Si desmenuzamos un día completo de nuestra rutina probablemente nos vamos a encontrar estrés, trabajo, familia, amigos, noticias, redes sociales, tráfico, y una que otra eventualidad y lo que se hace con constancia se normaliza. Y seguimos dando, recibiendo y viceversa, erradicando esa cómoda creencia de que alguien más lo hará, la postura incorrecta de que aquí no pasa nada.

La física es clave, a cada acción corresponde una reacción y este encuentro no fue la excepción. Además de las 2000 voces que harán eco, mi compromiso como legisladora es llevar a la mesa legislativa los resultados de este trabajo.

Somos la última generación que puede cambiar el rumbo del planeta, y si lo vuelves a leer te darás cuenta de que es un gran compromiso, un gran reto, una advertencia.

Gracias a los más de 30 colaboradores, empresarios, agrupaciones que hicieron esto realidad. Esta es nuestra historia y haremos de nuestra vida una que sea digna de contar… y el tiempo sigue contando.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

To Top