Jorge Luis Montes - Psique Parlamentaria

La derecha y sus ansías de poder – Jorge Luis Montes

La política es propia del ser humano, la naturaleza social del hombre obliga a establecer una organización social que permita la sana convivencia, y es por ello que se supone, que el fin de la política, debe ser el bien común; sin embargo, a lo largo de los siglos han existido, lo mismo, líderes generosos con visiones demócratas, y líderes despóticos que han hecho del poder público un tormento para sus gobernados.

México no ha sido la excepción, nuestro país ha tenido la fortuna de ser gobernado por uno de los presidentes más célebres de la historia, Don Benito Juárez; en contraste también fue gobernado por líderes arbitrarios como Santa Ana o Victoriano Huerta. Recientemente, mediante un fraude electoral, fue ungido Presidente un hombre, que utilizó a las fuerzas armadas para iniciar una guerra absurda que generó una violencia que aún no cesa.

Extrañamente los líderes despóticos una vez en el poder no encuentran mayores resistencias a su poder, en el caso de Antonio López Santa Ana, por ejemplo, tuvo once periodos presidenciales, mientras que el Benemérito de las Américas fue perseguido por los conservadores de la época de la Reforma.

La explicación a este fenómeno es simple, el déspota que gobierna un territorio tiene el aval de los poderes fácticos que disfrutan de las garantías que les brindan desde el poder, contrario a los gobiernos progresistas que buscan equilibrar las condiciones sociales, colisionan con la resistencia de esos grupos de poder que cuando los conservadores reaccionan iracundos e irracionales ante un gobierno, es buena señal para la democracia y muy seguramente para el equilibrio social.

Extrañamente por estos días algo similar sucede, ha llegado al poder un hombre con un discurso progresista, que busca precisamente en el equilibrio social y ha desatado en su contra un grupo de feroces “opositores”.

Vivimos una época de cambio, innegablemente en México se vive una época de alternancia y que a nadie le asuste la reacción de la derecha, ellos siguen controlando los medios de información, durante todos los años del gobierno neoliberal cerraron grupos de poder que hoy se abalanzan en contra de un gobierno liberal y auténticamente democrático.

La lección de Bolivia debe encender los focos de alarma, puesto que ahí se demostró que a la derecha lo que menos le interesa es el bien común; durante el gobierno de Evo Morales la economía de este país latinoamericano, creció cuatro veces más su Producto Interno Bruto (PIB), se redujo en un 50% la pobreza, pero eso a ellos no les interesa, por increíble que sea, la derecha violando la Constitución Boliviana se hicieron del poder con el único objetivo que tiene la derecha, imponer sus condiciones aunque ello signifique sufrimiento para el pueblo.

Es evidente que la clase conservadora puede utilizar cualquier medio para volver al poder y no precisamente para buscar el bien común, los signos de su enojo saltan a la vista, se sienten profundamente agraviados porque nos atrevimos a romper con el status quo, y les ofende como hierro caliente las políticas sociales en beneficios de las clases más desfavorables.

No dudo que en sus corazones ronda el duende del golpismo, ansían volver, no les importa el precio, por eso han echado andar su caballería de comentocratas para intentar romper las filas de este movimiento colocando en el ideario popular una falsa realidad, por fortuna el antídoto en contra de los cantos de sirena de los conservadores es la memoria colectiva y no olvidamos que cuando ellos gobernaban sólo lo hacían para ellos.

Twitter: @jorgeluismn
FB: @JorgeLuisMontesN

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

To Top