Niels Rosas Valdez - Procesos del Poder

Un paso hacia el cambio real en Reino Unido – Niels Rosas Valdez

Risas, risas y risas fueron el común denominador por parte de la audiencia al final de las declaraciones realizadas tanto por el actual primer ministro del Reino Unido (RU), Boris Johnson, del partido conservador, como del líder del partido laborista, Jeremy Corbyn, en el primer debate de cara a la elección de primer ministro el 12 de diciembre. ¿Cómo le fue a los políticos envueltos en este circo?

Tras casi 41 meses de celebrarse el referéndum de permanencia o salida del RU de la Unión Europea (UE), la primera ministra Theresa May, del partido conservador, buscó entregar un acuerdo de Brexit a los miembros del parlamento, quienes tendrían en sus manos su aceptación o rechazo. Contrario a lo que personas y analistas pensaron, ocurrió lo segundo. Por más de una decena de veces los hacedores de política de Westminster rechazaron uno por uno los acuerdos de salida propuestos por May, a tal grado de llevarla a un punto de total desequilibro político y emocional que culminó en su renuncia.

Aquí el beneficiario directo fue Johnson, quien fuera ministro de Relaciones Exteriores de May y meses antes propulsor de la campaña de Brexit durante el gobierno del primer ministro y desarrollador del referéndum, David Cameron. Sin embargo, el beneficiario indirecto fue Corbyn. ¿Por qué? Como se mencionó, todos pensaban que tras el resultado de la votación del 23 de junio de 2016, la salida del RU sería sólo cuestión de trámite en Westminster, no obstante, sucedió todo lo contrario. La caída en cuenta de los británicos en el error que habían cometido al votar en favor a la salida de la UE generó un clima de arrepentimiento e intranquilidad que meses después se tradujo en manifestaciones en vía pública, declaraciones del público y de activistas acerca de un «Control Z» al Brexit.

Lo anterior creó las condiciones necesarias para generar una ambiente de polarización política sumamente espesa tanto en la isla anglosajona como dentro del parlamento británico, lo que de manera última provocó la obstaculización y rechazo a los varios acuerdos de salida propuestos por May y posteriormente por Johnson. Así, la incapacidad evidenciada de generar resultados esperados por parte del partido conservador le dio la principal razón a Corbyn, de la primera fuerza de oposición política en RU, para promover poco a poco su candidatura ante un cada vez más inminente voto de censura para Johnson, que fue lo que sucedió en las semanas pasadas. Es ahora Corbyn quien tendría un camino más ameno hacia el número 10 de la calle Downing.

Al llegar a ser primer ministro, Johnson creyó que su influencia política era suficiente para hacer que al menos la mayoría de los miembros del parlamento accediera a su acuerdo de salida presentado hace alrededor de un mes. No obstante, su error – de principiante – fue no considerar las diversas fuerzas políticas en Westminster que generaban la polarización que sirvió de guillotina para May. Ahora con las elecciones de primer ministro establecidas para el jueves 12 de diciembre, es él quien tiene que convencer doblemente de que será exitoso su proyecto de Brexit, o al menos el de su partido a pesar de las recurrentes fallas en generar las condiciones necesarias para diseñar un acuerdo de salida. La presión está en él.

Aquí, en cambio, quien no tiene nada que perder y sobre todo quien se ve como una figura de esperanza, o bien de alternativa ante la deficiente propuesta política conservadora es Corbyn, quien ha arrasado en Escocia en la campaña electoral, a pesar de que su ministra principal, Nicola Sturgeon, del Partido Nacional Escocés (SNP por sus siglas en inglés), lo niegue con sumo desdén. Pero el camino no está del todo planchado: aún falta que convenza con más contundencia en sus propuestas hacia el Servicio Nacional de Salud (NHS por sus siglas en inglés), hacia la creación y permanencia de trabajos, y de cómo quedaría el infame Brexit, entre otros puntos. Parece que en RU se avecina un cambio real para los muchos, no los pocos.

Escritor, historiador e internacionalista
[email protected]
@NielsRosasV (twitter)

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top