Los especiales de Enlalupa.com

De cada 7 personas con VIH, sólo 2 lo saben; prevén incremento de contagios por falta de información

Reportaje: Patricia López Núñez/EnLaLupa.com
Fotos: Guillermo González/EnLaLupa.com

El panorama para las personas con VIH no es alentador, con una caída en los apoyos para los programas de prevención, casi 20 quejas por desabasto de antiretroviral en el estado, tiempos de espera de hasta un mes para recibir estos medicamentos y una falta de certeza en las estadísticas locales, señaló el activista Luis Felipe Zamudio, representante del Centro de Orientación e Información de VIH-SIDA (COIVIHS).

Con 50 muertes al año y 2 mil personas con VIH en la entidad, todavía falta claridad en las estadísticas y urge cambiar la manera en la que se ve la enfermedad, porque la discriminación existente impide reconocer que el virus se concentra en hombres jóvenes.

El VIH aparece en la cuarta posición de las razones por las que los mexicanos no compartirían su casa con alguien, de acuerdo con la estadística del 2018 del Consejo nacional para Prevenir y Eliminar la Discriminación (Conapred).

“Hablamos del 40% de la población de México y cuando le preguntamos a las mamás y papás por qué no estarían de acuerdo que se casaran sus hijos con alguien, la primer causa es el VIH. Hablamos de un problema de discriminación latente a quienes viven con VIH”, denunció.

Problema de concientización y deshumanización

De acuerdo con el activista, este no es un problema de información, porque el 90% de la gente tiene acceso a internet, sino un problema de concientización y deshumanización, porque se sabe cómo se transmite y cómo no se transmite, pero nadie lo quiere entender porque es más fácil atender al prejuicio. Esa discriminación y ese aislamiento, advirtió, también puede matar.

“¿Cómo se sentiría alguien si sus padres, hermanos, familia, le dieran la espalda por tener una condición de salud? Nadie pide tener VIH, pero las condiciones de prevención en este país nunca han sido las óptimas, la educación sexual nunca ha sido la adecuada, entonces no podemos pedirle a nuestros hijos y hermanos que también se pueden contagiar de VIH, que estén informados”, sostuvo.

Zamudio afirmó que en el caso de Querétaro, los prejuicios están vigentes desde los cargos públicos, como se evidenció hace días cuando “el secretario de Salud estatal dijo que la sangre de los homosexuales era la que tenía el VIH y mandó un mensaje negativo hacia las personas que tienen actividades sexuales de riesgo”.

A diferencia de esa idea, el VIH en Querétaro es una “epidemia concentrada en varones de los 14 a los 35 años de edad, varones de todas las orientaciones sexuales”. Aunque el estado se ubica entre los estados con menor incidencia de VIH, no hay estadísticas seguras sobre la cantidad de gente que vive con esta condición, sobre todo con los altos niveles de migración y se estima que hay 2 mil personas con el virus en Querétaro.

Sin embargo, insistió que sólo son aproximaciones, ya que por cada 7 personas con la enfermedad, solo 2 lo saben, así que puede haber mucha gente que nunca se realiza una prueba y desconoce su condición de salud. Luis Felipe Zamudio subrayó que esto significa perder tiempo, porque hoy existen tratamientos que garantizan la calidad de vida y reducen al mínimo la posibilidad de transmitir el virus.

50 muertes al año

“En Querétaro se dan 50 muertes al año de jóvenes varones y mujeres con SIDA, es una mortandad elevada para la cantidad de personas que hay en Querétaro y eso habla del proceso y de la fortaleza que debemos tener en materia de salud entre el gobierno y las organizaciones de la sociedad civil”, expresó.

Al hablar sobre el panorama para la entidad, recordó que las organizaciones sociales ya no reciben apoyos para hacer campañas de prevención y eso reduce su capacidad de atención, así que se prevé un incremento en los casos de VIH en todo el país.

 

Además, sigue vigente el riesgo del desabasto de medicamentos, aunque la mayor parte de las personas con VIH están bajo el cuidado del Centro Ambulatorio para la Prevención y Atención del SIDA e Infecciones de Transmisión Sexual (CapaSit) y la Secretaría de Salud de Querétaro.

Le siguen, por cantidad de pacientes con VIH, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores (ISSSTE). Hasta este momento, COIVIHS ingresó casi 20 quejas por desabasto de medicamento antiretroviral, sobre todo en el IMSS, principalmente porque el tiempo de espera es más largo: antes era de 1 o 2 días, ahora son semanas y hasta un mes completo.

La consecuencia será que las personas con VIH presenten resistencia medicamentosa y su sistema inmunológico podría deteriorarse hasta dejarlos en una alta vulnerabilidad ante otras enfermedades, por lo que urgió a mejorar las condiciones que se viven para dar posibilidades de tener una vida larga y con calidad.

Se vive un retroceso

Las organizaciones de la sociedad civil luchan contra corriente para mantener los trabajos de prevención e información del VIH, a pesar de que se les retiró todo el apoyo desde hace 3 años, denunció Josué Quino, de la asociación civil Teatro y SIDA.

Este trienio sin apoyos representó un retroceso para la difusión de la información y prevención de los jóvenes queretanos, igual que en el resto del país, sobre todo luego de que desde este año el Centro Nacional para la Prevención y Control de VIH y SIDA (Censida) cortó todos los apoyos para las organizaciones.

En esas condiciones, alertó Josué Quino, vamos a regresar a las cantidad de personas infectadas con VIH y de muertes que teníamos en los 80 y los 90, porque además hoy tenemos el desabasto de medicamentos antiretrovirales y estamos temerosos de qué va a pasar, cómo le vamos a hacer.

Aunque las agrupaciones mantienen su trabajo, ya no tienen las mismas posibilidades de extender sus acciones a distintos puntos. Solamente Teatro y SIDA logró cubrir hasta 12 mil estudiantes en 2016, con funciones teatrales informativas y mientras las alumnas mostraban su preocupación por un embarazo adolescente, los estudiantes identificados como bisexuales y gay tenían temor de un contagio.

Ese año, después de las obras de teatro, se identificó a 6 alumnos con VIH que recibieron atención inmediata y aunque se hace hasta lo imposible para llevar la información, no hay posibilidades de llegar a más gente.

“Si las asociaciones civiles no tenemos insumos, como condones, pruebas rápidas, material que difundimos en espacios y lugares de reunión, pues no se puede hacer nada. Metimos proyectos a CENSIDA en 2017 y en 2018, pero no los aceptaron y este 2019 ya se cortaron los apoyos para las organizaciones de la sociedad civil y ya no hacemos el trabajo de información y de prevención para los adolescentes, los jóvenes y los estudiantes, porque íbamos a las preparatorias, a las secundarias, a las escuelas técnicas y les llevábamos información”, explicó.

El activista cuestionó que se acuse a las organizaciones de corrupción y de que por eso se les retiró el apoyo, cuando Teatro y SIDA, por ejemplo, siempre fue muy clara con los recursos. “Quedamos a deber 49 centavos en el 2015 y mandamos ese dinero, 49 centavos. Nos revisan hasta el último centavo, así que no se nos puede decir que ganamos algo, lo que nos da el apoyo es la posibilidad de comprar material para hacer nuestro trabajo”.

Trabajo a contracorriente

Ante la conmemoración del día de la lucha contra el VIH y el SIDA, Josué Quino subrayó que hoy se trabaja a contracorriente y se enfrentan muchos grupos en el poder y religiosos, que no quieren a la comunidad de la diversidad sexual y eso invisibiliza la exigencia de recibir apoyos para prevención.

“El VIH está, se está replicando nuevamente y nos vamos a asustar cuando conozcamos las cifras, tenemos que pedirle a la clase política, que son quienes tienen la posibilidad de etiquetar recursos, para que los proyectos de prevención y de información continúen, porque los chavitos comienzan a tener relaciones sexuales a los 11 y 12 años, aunque la gente diga que eso no pasa, pues sí y el asunto no es decirle al agua que no moje, sino decirles: cuando te vas a echar a la alberca, ponte el salvavidas para que no te hundas. El VIH se contagia los 365 días, las 24 horas del día y hay que estar atentos”, añadió.

Rechazo y exclusión a personas con VIH siguen vigentes, denuncia Ilsa, quien vive con el virus desde los 17 años

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

To Top