Jorge Luis Montes - Psique Parlamentaria

Línea en la línea editorial – Jorge Luis Montes

El vendedor de silencio es la más reciente novela del escritor mexicano Enrique Serna, que retrata la relación simbiótica de la cúpula del poder con los medios de comunicación y la clase empresarial.

Narra la vida de Carlos Denegri, un afamado periodista de mediados del siglo XX, que encumbró su carrera de comunicador mediante el soborno, el chantaje y la corrupción. Un personaje que entendió que era más redituable económicamente guardar secretos de los políticos o empresarios de aquellas épocas a quienes a cambio de su silencio cobraba cuantiosas sumas de dinero.

Carlos Denegri quienes muchos reconocen como “leyenda del periodismo mexicano”, es el prototipo de quien, investido de poder, gracias a su gran influencia, encarna la impunidad, la corrupción y la prepotencia. En la novela el autor narra cómo el personaje principal de la obra era tratado a cuerpo de rey por la clase gobernante, puesto que su pluma llegó a ser fundamental para catapultar la carrera política de algún personaje o en su caso para impedir el ascenso de otros.

Un libro que invita a reflexionar acerca del papel del periodista en la toma de decisiones de los ciudadanos, es evidente que su actividad tiene un gran impacto en la sociedad por el alcance que tienen los medios de comunicación en la población. Los políticos mexicanos lo entendieron a la perfección. Para nadie es un secreto las políticas de Porfirio Díaz de plata o plomo, para acallar las voces críticas a su gobierno.

El valor del silencio

Sin exonerar a Carlos Denegri, puede alegarse en su favor que él no crea el método conocido actualmente como chayote, pero si lo mejora, alcanza tanto poder que incluso se vuelve una especie de vocero del presidente en turno. En algún momento de su vida, se da cuenta que es mucho más valioso su silencio y opta por guardar secretos y con una habilidad magistral desliza chantajes para obtener y traficar con influencias, amasando una verdadera fortuna.

La copta de los medios de comunicación para el infortunio nacional ha prevalecido; esa simbiosis de poder político, económico y empresarial, retrasó la transición democrática de nuestro país en el 2006, mediante una campaña de miedo en contra de Andrés Manuel López Obrador difundida en los principales medios de comunicación y a quien se negó una y otra vez la posibilidad de replicar.

Modelo de Peña Nieto

Tal modelo permitió a Enrique Peña Nieto acceder a la silla presidencial, sin otro mérito que el de una cara bonita, vendida como un producto en los aparadores de medios masivos de comunicación, los mexicanos compramos en el 2012 los personajes de una novela que en la vida real resultaron un oprobio.

Para evitar un linchamiento mediático en el sexenio anterior, la administración de Peña Nieto neutralizó a los medios de comunicación mediante la “compra de espacios publicitarios”, el pasado 23 de mayo la Presidencia de la República dio a conocer una lista de los principales beneficiarios de estos contratos millonarios, en los que se encuentran por ejemplo: Joaquín López Dóriga, quien recibió en ese sexenio más de 250 millones de pesos o Enrique Krauze con 144 millones.

Ahora entiendo el significado del peligro que representaba, para ellos y sus intereses, el arribo de López Obrador a Palacio Nacional, hoy más que nunca en la historia de este país podemos hablar de una libertad de expresión sin las ataduras de contratos que amordazaban las plumas y denigraban o “denegraban” al periodismo crítico, hasta el chayotismo.

Diputado Federal
Twitter: @jorgeluismn
FB:@JorgeLuisMontesN

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top