Mundo

La familia de una niña rusa que vive aislada en una clínica desde su nacimiento podría perder sus derechos parentales

Los órganismos de atención al niño en Rusia demandarán a los padres de una menor de cinco años que ha vivido toda su vida en una clínica privada, porque sus progenitores insisten en que la vida de su hija está en riesgo si sale de allí, a pesar de la opinión contraria de los médicos.

La historia de esta pequeña niña se hizo pública esta semana en los medios rusos, desatando toda clase de controversias.

Identificada solamente como ‘S’, la pequeña nació prematuramente pero se desarrolló debidamente en un plazo de pocos meses. Sin embargo, luego de que la dieran de alta, los padres la devolvieron al hospital, alegando que tenía problemas respiratorios. Pidieron supervisión médica adicional.

Desde entonces, la niña nunca ha salido del centro asistencial donde nació. Los padres contrataron niñeras que la vigilan día y noche, firmaron un contrato con la clínica y pagan todos los gastos para su manutención, detalla el medio ruso Meduza.

De acuerdo con la presidenta de la fundación benéfica rusa Voluntarios para la Ayuda a Niños Huérfanos, Elena Olshánskaya, la madre de la chica está convencida de que su hija está gravemente enferma y que salir de la clínica supondría un peligro mortal para ella. Asimismo, prohibió a sus abuelos recogerla del hospital.

Aunque los médicos dicen que no hay absolutamente ninguna razón médica para que siga hospitalizada, sus padres simplemente se niegan a aceptar este diagnóstico. La clínica incluso intentó forzarlos a que desocupen la habitación y rescindió el contrato en la primavera pasada, pero la familia no la recoge y el centro médico no puede desalojar a la fuerza a la menor, puesto que con ello incurriría en delito.

De otra parte, más dificultades se suman a la situación. La familia paga por la estadía de su hija en el hospital, y las condiciones de vida que esta tiene allí son legalmente adecuadas. Al mismo tiempo, no hay motivos para mantenerla al margen de la custodia de sus padres, ya que su vida y salud no están en peligro.

No obstante, el caso es que la chiquilla está aislada del mundo exterior y sin comunicación con otros niños, lo que puede considerarse como una negligencia de los padres.

Las instituciones de atención al niño en Rusia se proponen demandar a los progenitores de ‘S’ para limitar sus derechos parentales. “Como parte de la demanda, solicitaremos una evaluación médica completa del niño y de sus padres”, han indicado las autoridades.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

To Top