María Pérez Rojas - Una Mirada

El trabajo es un medio, no un fin, para ser feliz – María Pérez Rojas

La felicidad de los mexicanos es un tema de relevancia para el presidente Andrés Manuel López Obrador. Señal, de que es un gran estadista, sólo así mi explico que su visión vaya tan lejos, en varios de sus discursos ha llamado a los mexicanos a ser felices y a buscar hacer felices a los demás.

En el informe con motivo de sus primeros 100 días de gobierno, aseguró que el objetivo de su mandato, es buscar la justicia y LA FELICIDAD del pueblo.

Un poco de historia de nuestras raíces, según un estudio de Lynn Sebastian Purcell, los aztecas tenían un dilema existencial que alienaba la felicidad de tener una buena vida, “Es decir, para ellos tener una buena vida no aseguraba la felicidad.

Purcell explicó que esta disociación se explica con un refrán azteca que resume este problema y que podría traducirse;“la vida en la tierra es resbaladiza, escurridiza”, lo que querían decir es que, a pesar de tener las mejores intenciones, nuestra vida en la tierra es propensa al error, al fracaso a ‘caer’, como si estuviéramos en el “barro».

Por eso, antes que buscar deliberadamente una felicidad en una ¨tierra resbaladiza” que, en el mejor de los casos, sería pasajera y azarosa, el objetivo para los aztecas era llevar una vida digna de ser vivida.

Para definir lo que es una vida que valga la pena ser vivida, los aztecas usaban la palabra neltiliztli, que puede traducirse como «arraigada» o «enraizada». LA COMUNIDAD era de crucial importancia para los aztecas.

Para lograrla requerían de cuatro niveles: El cuerpo, tenían un régimen de ejercicios diarios similar al yoga, la psique propia, un concepto que abarcaba la mente y sentimientos, que yo llamaría estar en un proceso continuo de autoconocimiento y superación, el tercero estaba la COMUNIDAD, algo crucial para los aztecas, una vida digna de ser vivida no era posible sin lazos familiares, con amigos y vecinos, “esos que te ayudarán a levantarte tras las inevitables caídas en la tierra resbaladiza”.

Por último estaba el arraigo a teotl, una deidad que no era otra cosa más que la naturaleza.

Lo anterior tiene mucho sentido para nuestra cultura cuando en el Reporte Mundial de Felicidad 2019, elaborado por la Red de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas (ONU), de entre los 156 países donde se realizan las mediciones, México ocupa el lugar 23.Según este reporte y en años anteriores ya se había detectado como caso de estudio, debido a la inseguridad, es que una característica de este país, es que se reconoce que los mexicanos otorgan una mejor calificación a sus relaciones personales.

Pero cómo se vincula la felicidad y la vida laboral?

Según Victor Frankl, el trabajo es la actividad en la cual realizamos un quehacer significativo, en donde la persona logra afianzar su identidad.

Es un espacio para el desarrollo existencial, se presenta como una oportunidad de ser, de dar, de crear, de trascender, conocer, relacionarse, descubrir talentos, capacidades y también limitaciones, de co-construir, de vivir en solidaridad y amor, o todo lo contrario… Es decir según Frankl, en el trabajo se vive el compromiso que es la vida y su sentido.

El trabajo entonces, debería dejar de verse como un medio de producción utilitaria, capitalista y poner en entredicho la paradoja del tener y del ser como parámetros de éxito y felicidad, pero también entra el factor productividad. La baja productividad en México es un termómetro de qué algo estamos haciendo mal, el gobierno, la IP y los trabajadores.

Los trabajadores mexicanos pasan gran parte de su tiempo en el trabajo y en ciertas ciudades como CDMX, en el tráfico, con jornadas laborales de mas de 8 horas por semana, de acuerdo con la OCDE, México es el país menos productivo de los 38 países que conforman a la organización, con un promedio de 21.6 dólares producidos por cada hora de trabajo; muy debajo de la media que es de 54.8 dólares.

Un trabajador mexicano labora 8.16 horas y produce 178 dólares, mientras que un trabajador alemán labora 5.14 horas y genera 378 dólares. La productividad que registra un país como Alemania con una jornada laboral reducida, demuestra que cuando un empleado es eficiente en su trabajo y a la vez cuenta con tiempo que puede destinar a actividades personales, la productividad es más alta.

Por otro lado, México es el país con el mayor índice de estrés laboral en el mundo. De acuerdo con datos de la OMS, el porcentaje de mexicanos afectados por este estado de cansancio mental provocado por la exigencia e tener un rendimiento superior al normal alcanza 75% y se estima que el 43% de los trabajadores con empleo formal padece estrés, depresión e incluso enfermedades cardoivasculares que pueden llevar a la muerte.-Me parece también influye el perfil del patrón “capitalista” y el perfil del trabajador “sumiso y conformista”-

Factores

México tiene la jornada laboral más larga de los países de la OCDE. A los mexicanos les resta poco tiempo en la semana para realizar otras actividades personales y familiares, cuando para nosotros culturalmente es algo crucial. No hacen ejercicio, no tienen espacios para el desarrollo personal, no cultivan el vivir en comunidad.

Lo viví cuando estuve en la CDMX trabajando por poco mas de tres meses, los trabajadores en general no tienen vida entre semana, y obvio se refleja en su personalidad, en el ambiente laboral, en el caos vial que enfrentan a diario, en su “felicidad” este año aumentaron los suicidios un 41% .

Llamó mucho mi atención la sorpresa de mis compañeras y compañeros cuando osaba salirme a las 19:00 y eso para hacer una hora u hora y media a mi departamento. Mis respetos para nivel de involucramiento y de compromiso de la Jefa de Gobierno y de los demás trabajadores, me hicieron recordar a Aristóteles qué decía que el hombre más feliz era el que dedicaba su vida a la política, porque es un animal político por naturaleza. Habrá sus excepciones.

Por lo anterior, urge que el gobierno y los patrones tengamos que cambiar paradigmas en cuanto a las horas laborables, legislar, buscar estrategias para elevar la productividad y generar también mecanismos como la implementación de sistemas de reconocimiento y enfoque en la productividad, así como el espacio para que las personas se desarrollen y sean felices en sus trabajos. Un gran avance es la NOM-035 sobre el estrés laboral, que identifica como factor de riesgo que los trabajadores laboran más de 8 horas o doblen turnos.

El Presidente lo visualiza, pero nos falta tanto.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top