Mundo

Se enfrenta a cadena perpetua por matar al hombre señalado de abusar de ella y venderla a otros individuos para tener relaciones sexuales

Una joven de 19 años de Wisconsin (EE.UU.) se enfrenta a cadena perpetua por matar a un hombre, quien presuntamente abusó sexualmente de ella y la vendió a otros individuos para tener relaciones sexuales, según informó este martes el periódico The Washington Post, que realizó una entrevista con la adolescente desde la cárcel.

Chrystul Kizer admitió haber disparado dos veces en la cabeza a Randall Volar, de 34 años, en su casa en la ciudad de Kenosha en junio del 2018 luego que, según ella, la drogara para violarla.

Al matar al hombre —que se encontraba en libertad bajo fianza mientras estaba acusado de filmarse abusando de una docena de niñas, incluida Kizer—, la joven, que entonces tenía 17 años, entró en pánico e incendió su casa para tratar de ocultar las pruebas.

Anuncio en Backpage

Kizer, que comenzó a tener relaciones sexuales por dinero para pagar refrigerios y cuadernos escolares, conoció a Volar cuando tenía 16 años a través de un anuncio en Backpage, un sitio web de publicidad que se había convertido en el mercado más grande del sexo, antes de que fuera cerrado por agencias federales en abril del 2018.

Según la joven, Volar no solo tuvo relaciones sexuales con ella, sino también la obligó a hacerlo con otros hombres en hoteles locales, a veces más de una vez al día.

Se informa que el hombre tenía 800.000 dólares en activos y había realizado transferencias entre noviembre del 2017 y mayo del 2018 por casi 1,5 millones de dólares, un patrón de actividad que su banco asoció con la trata de personas.

¿Asesinato planeado?

Los abogados de Chrystul Kizer alegaron que la joven debería estar protegida por las leyes de defensa afirmativa, que permiten a las víctimas ser absueltas de algunos delitos si prueban que los cometieron porque estaban siendo traficadas.

Sin embargo, de acuerdo con los fiscales, dicha legislación no puede ser aplicada por completo en este caso, ya que Kizer no se dedicaba a la prostitución en el momento del crimen y su vida entonces no estaba en peligro.

Los fiscales además señalaron que existen pruebas, incluidas comunicaciones entre Kizer y su novio, de que el asesinato de Volar fue premeditado.

Ahora la joven enfrenta múltiples cargos por delitos graves, que incluyen homicidio intencional de primer grado, posesión de un arma de fuego e incendio provocado, según muestran los registros judiciales. Está detenida bajo fianza de un millón de dólares y su juicio está programado para febrero próximo.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top