Rocío Benítez - Zona de la Visión Perpetua

Queretanos en Tierra Adentro – Rocío Benítez

En semanas pasadas, en rectoría de la Universidad Autónoma de Querétaro, Tierra Adentro puso a la venta, a tan sólo 10 pesos, títulos de su acervo consignado a la desolación de las bodegas. Y fue una grata experiencia ver a personas de todas las edades llenar sus bolsas y mochilas con publicaciones de este sello editorial mexicano, dedicado a publicar y promover la literatura creada por jóvenes; el público elegía libros sin conocer de los autores, seleccionaban con sólo leer la contraportada o traídos por la vistosa portada.

Entre las mesas de venta destacó la obra de los autores queretanos, “Plexo” de Luis Alberto Arellano; y “O reguero de hormigas”, de Yolanda Segura.

El Fondo Editorial Tierra Adentro nació en 1990, “como extensión y revigorización de la labor que hasta entonces realizaba la revista”, creada en Aguascalientes, en el año 1974, por el poeta Víctor Sandoval (1929-2013), se lee en su página web.

Querétaro, además de la publicación de las obras ganadoras del Premio de Poesía Joven “Francisco Cervantes Vidal”, y más recientemente del concurso de Novela Gráfica, resuena en el fondo editorial de Tierra Adentro con publicaciones de sus poetas y narradores, principalmente.

En un breve recuento, estos son los escritores relacionados con Querétaro que han publicado en esta casa editorial.

Con fecha del 2003, se publicó “La Frontera: Un cuerpo”, de Gabriela Aguirre (Querétaro, 1977), Premio Nacional de Poesía Joven “Elías Nandino” 2003. En el 2006 se editó “Deshuesadero”, ganador del Premio Nacional de Poesía Joven “Francisco Cervantes Vidal” 2005, de Román Luján (Coahuila, 1975), quien radicó por varios años en tierras queretanas. “Plexo” es un poemario del 2011, obra de Luis Alberto Arellano (Querétaro, 1976-2016). Y en 2016 salió “O reguero de hormigas”, de Yolanda Segura (Querétaro, 1989).

Aquí dos poemas, uno de Luis Alberto Arellano y otro más de Yolanda Segura, para acercarnos a su obra.

LUIS ALBERTO ARELLANO
Escrito con ceniza

Lo feliz me viene del lado materno:
Todas esas charlas al filo de la mesa
dieron para un hijo y ciertas noches,
en que, por temor a la oscuridad,
escondía mi cuerpo desnudo en los límites
de una mujer desnuda (creía que la luz llama
a la luz, por tanto frotaba hasta encenderla).
Con el resto de las cosas tengo problemas:
Mi memoria no sirve, recuerdo todo una sola vez
y luego olvido hasta las letras del alfabeto.
¿De qué color es la moneda que sostengo en mi mano izquierda?
¿Qué es color, qué es izquierda? corro a preguntarme en voz alta.
Tampoco sé volar.
A veces bebo y bebo,
hasta que el orden vertical del mundo
se altera: lo bajo por lo alto, o los costados en el cielo.
Entonces el mundo es de agua y corre vertiginoso
en espirales que se hacen más grandes.
No controlo mi risa en lugares públicos
y mis palabras ofenden a las colegialas.
También desconozco mi nombre o el significado
de estos papeles.
Olvidaba, es cierto, ya lo dije, que estoy loco
y tengo un miedo personal a los aviones.

De “Plexo”, Fondo Editorial Tierra Adentro 2011

YOLANDA SEGURA

Es un género popular de periodismo.
Aunque es similar al sensacionalismo o
al amarillo, se centra exclusivamente
en historias relacionadas con violencia
física involucrada con el crimen, los
accidentes y desastres naturales. El
origen del nombre está relacionado a la
inquisición, donde una estampa roja era
colocada para la ejecución u otros
castigos. En el siglo XIX, el término
comenzó a ser usado para noticias
relacionadas con el crimen violento,
especialmente el asesinato. Con el
desarrollo de la industria del periódico
en ese siglo, las noticias de este tipo
desarrollaron historias largas y muy
detalladas, las cuales tenían una imagen
muy gráfica que artísticamente
representaba el evento. Estaban
destinadas a provocar emoción y
sensacionalismo. La necesidad de
provocar emoción en las historias
continuó hasta el siglo XX, la
introducción de la fotografía en el
periodismo cambió tanto a la ilustración
como al texto de las historias; las
fotografías (especialmente las
sangrientas) dominaron las páginas y
hubo una disminución del
texto.

De “O reguero de hormigas”, de Yolanda Segura, Tierra Adentro 2016

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

To Top