Jorge Luis Montes - Psique Parlamentaria

2020 será de muchos y mejores resultados para México – Jorge Luis Montes

En la frontera de dos años, cuando ya no le quedan hojas al calendario porque a media noche será año nuevo; en el ocaso del año viejo y en el umbral de 2020, es una gran oportunidad para revisar la hoja de ruta del viaje del año que agoniza y de lanzar la mirada al horizonte hacia los nuevos retos.

El 2019 representa un parteaguas en la vida pública de nuestro país, pues después de varias décadas de un sistema de gobierno ocurrió una verdadera transición, derivada de una revolución pacífica, con una agenda alejada del neoliberalismo económico para sentar las bases de un régimen auténticamente representativo, democrático y popular.

Quedó demostrada la falsedad de la campaña negra en contra del actual presidente Andrés Manuel López Obrador, cuando para desprestigiar al movimiento que él encabeza durante las campañas electorales se le acusaba de ser un peligro para México; nada más alejado de la realidad.

Sin echar las campanas al vuelo, a nivel internacional se ha reconocido al gobierno de López Obrador de mantener unas finanzas sanas, los indicadores en el precio sostenido de los energéticos, así como la estabilidad del peso frente al dólar, el nivel de inflación es el más bajo de los últimos nueve años y se prevé que continuará evolucionando favorablemente.

Si bien es cierto que la economía, en términos macroeconómicos, no ha crecido como se esperaba, también, si partimos de que el crecimiento económico depende en gran medida de la recaudación de los impuestos, es necesario aclarar entonces, que México tuvo un año con cero incrementos en impuestos, es decir para el año 2019, nuestro país no incrementó sus ingresos por la vía de los impuestos como ocurría cada año.

Asimismo, la responsabilidad asumida por el gobierno federal de hacer más con menos, mediante políticas de austeridad, evitó la costumbre de solicitar deuda pública, lo que significa que actualmente México se encuentra en una etapa de pago a capital de la deuda heredada en administraciones pasadas.

Para las políticas sociales el 2019 representó un año de grandes avances. Uno de los graves problemas históricos que padecía la sociedad mexicana era la desigualdad de oportunidades; los jóvenes de escasos recursos tenían pocas posibilidades de acceder a la educación, así como a la capacitación laboral, las posibilidades de créditos en los medios rurales era casi nula, las personas de la tercera edad recibían un apoyo bimestral mínimo, los fondos designados para las guarderías infantiles eran desviados.

Bajo esas circunstancias se optó por una reestructuración de los programas sociales que permitan impactar con mucha mayor eficiencia y eficacia en la población que realmente lo necesita, de manera directa y sin intermediarios.

El gobierno federal además lanzó programas para emplear a las personas de las zonas rurales como Sembrando Vida y la pavimentación de caminos rurales, lo que significa una redistribución de las riquezas nacionales hacia sectores de la población que en antaño fueron olvidados.

El mayor de los temores de cada inicio de año se llamaba la cuesta de enero, debido al alza generalizada de bienes y productos como consecuencias del incremento en los costos de energéticos y de los impuestos, cuestión que para el 2020 no se prevé, toda vez que no se incrementaron ni crearon los impuestos y se mantienen los precios de las gasolinas, del gas y del diésel.

La economía se encuentra estable, existen aún retos y desafíos enfrente, la seguridad es una deuda pendiente, sin embargo más temprano que tarde habrá paz, han sido más los logros en este año. El 2020 será de muchos y mejores resultados para México.

Las condiciones están dadas y nada lo detendrá, el 2020 será un año aún mucho mejor, feliz año nuevo.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top