Talento 100% Qro

Empresa queretana combate inseguridad con rastreo por satélite a personas y vehículos

Historia: Patricia López Núñez/EnLaLupa.com
Fotos: Guillermo González/EnLaLupa.com

Una empresa de rastreo satelital que diseñaron los jóvenes queretanos David Jiménez y Pedro Sosa gana terreno entre personas mayores, empresas y automovilistas del Estado de México y la Ciudad de México, gracias a su innovación en la instalación de GPS.

El sistema Innprontum cuenta con un botón de pánico que se entrega a adultos mayores y niños, para mandar un mensaje de emergencia a los familiares cuando lo requieran, o bien, puede instalarse debajo de los volantes en los automóviles para solicitar ayuda en caso de un robo.

Apagar el motor de forma remota
El equipo, software y la aplicación que desarrollaron los jóvenes de 22 y 24 años de edad puede realizar un rastreo desde el celular o la computadora; en el caso de los vehículos, permite apagar el motor de manera remota y contar con un historial de recorridos por hasta 90 días, así como recibir alertas de control.

“Esto surgió de una primera idea de crear un centro de monitoreo para las personas mayores: cuando los hijos crecen ya no hay quien cuide a los papás, entonces la idea era que tuvieran un dispositivo para estar comunicados en caso de emergencia y poco a poco fuimos incursionando en este mundo de los equipos de rastreo satelital, actualmente manejamos equipos para autos, pero también para personas, niños chiquitos y adultos mayores”, agregó Pedro Sosa.

Proceso de aprendizaje

Los primeros esfuerzos de crear este sistema surgieron hace dos años, pero los jóvenes tuvieron que pasar por un proceso de aprendizaje para conocer datos sobre proveedores e instaladores. Con el paso del tiempo se dieron cuenta del mercado potencial que existía no solo en Querétaro, sino en toda la región bajío y otros puntos del país.

Sus equipos de rastreo se venden con mayor frecuencia en zonas con índices delictivos mayores a los de Querétaro, como la Ciudad de México y el Estado de México, donde se ubica gran parte de los clientes de David y Pedro, tanto personas como empresas que quieren monitorear a sus empleados y a los automóviles.

El costo también juega a su favor, porque todo el equipo y el rastreo son 50% más baratos que en otras compañías, además que con la compra del dispositivo se ofrece un año de monitoreo y eso representa un gran ahorro, ya que “en el mercado llegan a cobrar tres mil pesos de la compra del equipo y la instalación, más tres mil pesos del servicio, aquí por dos mil 900 o tres mil 500 tienes todo incluido”.

Picar piedra

Para David todavía falta picar piedra, porque “hay mucha gente que no conoce estos productos, es un mercado que se tiene que educar y capacitar, es muy importante ir educando al cliente y darse cuenta de que hay soluciones y que desde el celular puedes apretar un botón y apagas el motor de tu carro o recibir ayuda”.

No se trata de un servicio de monitoreo como tal, sino de rastreo, con capacidad de apagar motores y solicitar ayuda inmediata a quien lo requiera, así que “es básicamente lo mismo, porque si aprietan el botón de pánico nos metemos para parar la unidad o brindar ayuda”.

El sistema también sirve para disuadir a los ladrones, porque apenas el 5% de los clientes sufrieron un robo y se tuvo una eficiencia total. “Por ejemplo, en la Ciudad de México tuvimos un caso de un señor que iba en moto y se la roban, lo bajan de la moto y nos marcó, el vehículo iba en el Periférico y activamos el paro de motor, al ladrón se le paró la unidad en pleno Periférico y cuando el cliente fue a recogerla, pues ahí estaba su moto”, narraron.

Presencia en cinco estados

Los dos estudiantes de Ingeniería Industrial pretenden instalarse en nuevos mercados porque hoy tienen presencia en Ciudad de México, Querétaro, Estado de México, Celaya y Aguascalientes, pero desean abrir en Guadalajara, Monterrey y Cancún, aunque dependen de conseguir técnicos instaladores suficientes.

Hay varios factores que inciden en que nuestro mayor mercado sean la Ciudad de México y el Estado de México, el principal es que allá hay más parque vehicular y el robo es el pan de todos los días, sobre todo en zonas como Ecatepec y la gente está acostumbrada a vivir así, están conscientes del problema, cosa que no ocurre aquí en Querétaro, donde creen que no necesitan el producto, no es lo mismo, porque no hay ni la cantidad de gente y no se ve la necesidad tan latente”, consideraron.

Los jóvenes coinciden en que no existe un límite para su producto, así que se capacitan para atender mejor a sus clientes y “si se abren las oportunidades a nivel nacional o internacional, no le vemos problema”.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top