Luis Octavio Vado - Paradojas

Olvido de la etimología – Luis Octavio Vado

“Yo creo que, precisamente, el olvido de la etimología es una condición necesaria para el diálogo.
Jorge Luis Borges, en entrevista con Antonio Carrizo. “Borges el memorioso”, FCE.

El poeta que trabaja con palabras nos recuerda que ellas tienen un origen pero no un fin. Que la mutación de significados es una necesidad para nombrar al mundo cambiante, y que aferrarnos al origen no es mero anacronismo sino necedad.

Hoy nadie que “cantara a las blondas guedejas de una sílfide” podría exigir ser entendido…

Las palabras a veces dejan del todo su sentido primigenio. Pensemos en “fábrica” que designaba la materia de que algo está hecho, sin embargo hoy nadie diríamos “la fábrica de esta casa es de ladrillo”. En otras ocasiones las palabras adquieren una carga positiva o negativa más allá de su primer sentido, por ejemplo eso sucede con la voz “democracia” que se ha vuelto una manera de gobierno tan indefinible como éticamente deseable, tal vez justo por su imposible descripción unívoca.

“Matrimonio” es otro vocablo que ejemplifica el contraste entre su origen y su uso moderno. Si de inicio se vinculaba con la noción de maternidad, ahora se reclama como una unión que no depende de la posibilidad o el deseo de ser madre, mientras hay quien reclama el sentido inicial de la palabra para negar el matrimonio a parejas del mismo sexo.

Creo que Borges acierta cuando nos pide olvidar la etimología. Así como en el amor la pareja construye una realidad dotada de su propio lenguaje y que no es exactamente traducible, en nuestra comunidad tal vez deberíamos renunciar al sentido originario de las palabras para poder dotarlas de una nueva vida de significados.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top