Niels Rosas Valdez - Procesos del Poder

¿Una Tercera Guerra Mundial? – Niels Rosas Valdez

Los recientes desarrollos en la relación Estados Unidos de América (EUA) – República Islámica del Irán enfatizan una peligrosa interacción que ha llevado a mucha gente a creer que estamos al borde de una tercera guerra mundial. Con todo lo que se ha mencionado en los medios de comunicación naturalmente hace que nos preguntemos: ¿viviremos un tercer conflicto global armado? ¿Qué es lo siguiente que ocurrirá en este tenso hilo entre dos naciones?

Si bien EUA e Irán no están hoy por hoy de manera oficial en una guerra entre sí, es un hecho de que por décadas han mantenido una relación muy inestable donde problemas han surgido de uno y de otro lado. Varios de ellos han conducido a ataques indirectos y otros inclusive a ataques directos el uno hacia el otro, o bien, hacia sus respectivos aliados, como recientemente ha pasado en los últimos 18 meses; quizá los más sonados en este contexto son los ataques con drones y misiles a bases militares, el ataque a la planta petrolera saudí, la captura de dos buques petroleros suecos con bandera británica en aguas iraníes, y finalmente el desentendimiento del acuerdo nuclear entre ambas naciones.

En este sentido hubo dos momentos cruciales para llegar al escenario que hoy pintan las relaciones entre estos dos países: el primero es el ataque a la embajada de EUA en Bagdad, Irak, por parte de fuerzas militares iraníes e iraquíes, lo que significó una imponente humillación para el país todavía más fuerte del mundo; y el segundo es el asesinato de Qasem Soleimani, un general comandante de las Fuerza Quds, por decisión del presidente estadounidense Donald Trump. Si bien el primer momento mencionado significa violar estrepitosamente los acuerdos de las relaciones diplomáticas, el segundo momento para nada es menos relevante o peligroso. ¿Por qué?

Primero porque mandar asesinar a un militar no es cuestión mayor durante una guerra, pero ni EUA ni Irán están oficialmente en guerra entre sí. En consecuencia, significa una clara acción de guerra que de alguna manera se suaviza o normaliza por los constantes conflictos que han tenido estos países por décadas. Por otra parte, a diferencia de los Estados más liberales, en la mayoría de las naciones del Medio Oriente existe una relación mucho muy cercana con entre el líder político y la fuerza militar. Si bien el jefe del gobierno es quien se dedica a conducir al país, los altos mandos de la fuerza militar fungen como segundos al mando y por lo tanto inciden de manera directa en la política interior y exterior del gobierno.

Por ende, esto podría pensarse como un acierto para Trump, pues le quita fuerza al ejército y a la política exterior – además de a un líder – de uno de sus países rivales. Sin embargo, no puede estar más alejado de la realidad. Esto, por el contrario, eleva las tensiones entre EUA e Irán como nunca antes y un grado en el que la gente se ha empecinado a asegurar el comienzo de una tercera guerra mundial casi sólo por el hecho de lo que ve en las imágenes y encabezados de las noticias. Los videos y las imágenes pueden fácilmente alterar la opinión pública, como varios estudios de académicos lo han mostrado. La primera prueba de ello ha sido la Guerra de Vietnam, que EUA perdió por la falta de apoyo debido al cambio de percepción del público estadounidense ante las atrocidades del evento.

Entonces, ¿habrá o no una tercer “gran guerra” en este escenario? Primero que nada, no es tan fácil determinarlo. Es cierto que si llegara a ocurrir sería en el territorio iraní, espacio en donde potencias como China y más aún Rusia mantienen amplios intereses económicos y geográficos, por lo que uno pensaría que podrían entrar al combate en defensa de Irán contra EUA, desarrollando así una guerra que se podría denominar la “Tercera Guerra Mundial”; a pesar, por cierto, de que no se libre en los cinco continentes ni participen países de los cinco continentes, como sí sucedió en las anteriores dos.

No obstante, es importante remarcar aquí que una guerra de una envergadura así lastimaría ferozmente la economía no sólo de los países involucrados, ni no sólo de la región del Medio Oriente, sino de todo el mundo. A diferencia de los momentos de las dos guerras anteriores, el sistema de comercio, de transacciones, etc., es decir, el económico, está sumamente ligado hoy en día, de tal suerte que una guerra de este peso impactaría a nivel mundial, además de causar de nuevo graves problemas sociales como crisis de migración y otras crisis humanitarias. Veo muy difícil que la Unión Europea, por ejemplo, esté dispuesta a otra caravana de refugiados si ni siquiera ha podido darse abasto con la comenzada en 2011 con la Primavera Árabe. Quizá lo que pase de ahora en adelante sea la continuación de los ataques entre EUA e Irán hasta que poco a poco decrezcan las tensiones entre ambas naciones. Que todo se haga por no comenzar un conflicto bélico.

Escritor, historiador e internacionalista
@NielsRosasV (Twitter)
[email protected]

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top