Los especiales de Enlalupa.com

La ronda de los hospitales y las farmacias

Crónica: Julio Figueroa/EnLaLupa.com

Otra madrugada en el Hospital General.
5 de la mañana, pinche frío, estoy palabreando desde las 3.
Salgo y tomo el camión antes de las 6.
Otro país, el país real, no el oficial de los grandes discursos.
Pese a todo, funciona, mal que bien, gracias a la gente.
Hay que ganarse a las secretarias y empleadas del mostrador porque son el puente o el muro.
Jóvenes los doctores, muchos pacientes, demasiados para un turno.
Gente del pueblo, del pueblo real y variopinto, gente real y no ideal, con su fardo de problemas, vicios, manías, algunas cualidades y una infinita paciencia.
La democracia de saber esperar, viendo y pensando y sin hacer trampa, se aprende o no se aprende en las colas de la burocracia mexicana.
Fui bien atendido, revisado y recetado, en diez minutos, no hay tiempo para más. Gracias.
Archivo. Me abren otro expediente. Papeles y más papeles, trámites. Fui el primero y hubo una buena plática con el encargado, Juan Carlos, 27 años archivando, 140 mil expedientes.
–¿Hay cambios positivos en la administración con el nuevo gobierno?
–Todo sigue igual y hay confusión por los cambios que anuncian, todos los gobiernos son lo mismo, los jefes vienen por lo suyo.
–No es fácil mover la pesada rueda del gobierno y de la administración, le digo. Hay que darles tiempo. Y ustedes, los empleados, ¿cómo son? ¿Hay buenos cambios de actitud y trabajo entre el personal?
–No, qué va. Hay gente que no hace nada porque está recomendada y cree que eso le da derecho a todo.
–Ahí está la cosa. ¿Cómo queremos que cambien arriba si abajo no cambiamos nada?
–Siguen los mismos vicios o peores, porque hay más gente y más trabajo y más necesidades.
–¿Religión?
–Agnóstico.
–Ja, algunos dicen que son ateos, pero cuando están enfermos y se están muriendo…
–Pues sí.
–Listo, es todo.
–Gracias, amigo.
Farmacia. De las dos medicinas sólo hay una, la más cara, vale más de mil pesos, me dice la mujer que está en el servicio. La otra vale menos de cien pesos.
–¿Sigue habiendo desabasto en las medicinas?, le pregunto.
–Bastante.
–¿No ha mejorado el servicio?
–No, para nada.
Qué difícil es mover la dura rueda administrativa del gobierno y de la burocracia.
La burocracia actual y añeja no quiere los cambios del nuevo gobierno.
Con razón y sin razón defiende sus privilegios e inercias de años.
La nueva burocracia que se va formando es joven e inexperta.
¿Cómo combinar positivamente lo nuevo con lo viejo?
La feria de las medicinas y las farmacias.
Voy por el medicamento que me falta. En una farmacia de prestigio, la medicina vale un precio en el mostrador, y al momento de pagar es otro precio más alto. ¿Por qué?, pregunto. Es que es de otro laboratorio, me dicen. Pues deme la del laboratorio más barato. No hay. No la llevo.
En Similares la encuentro a mitad de precio, sólo que necesito 4 cajas para cumplir la receta, tres pastillas por día durante un mes. 315 pesos. Gracias.
¿Por qué en los últimos años han proliferado las farmacias por todas partes, como hongos después de la lluvia?
¿Somos un país de enfermos?
Ah, el país oficial y el país real, siguen sin encontrarse, ¿la distancia se achica o aumenta?
La justicia, la libertad y la desigualdad.
Gente durmiendo fuera del hospital, bajo el puente, bultos.

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

To Top