Arturo Maximiliano - Caleidoscopio

La inflación bajo control – Arturo Maximiliano

Se dio a conocer por parte del INEGI la estadística de la inflación durante el 2019, cuyo resultado es sin duda una buena noticia para la economía en general y para nuestro poder adquisitivo como consumidores en particular. Se trata del aumento anual más bajo desde 2016 y que aunque se pudiera argumentar que está ligado al bajo crecimiento de nuestra economía, lo cierto es que este resultado consolida una realidad que manda un mensaje bueno a los inversionistas, los niveles de aumento promedio en los precios de los insumos está otra vez bajo control.

La autonomía del Banco de México ha sido sin duda un parte aguas para lograr controlar la inflación, dándole al banco central un objetivo primordial, mantener el poder adquisitivo del peso. De esta manera pasamos de inflaciones de más de dos dígitos en los 90´s, y de hasta tres dígitos a mediados de los 80´s, llegando incluso al 159% en el año de 1987.

Recientemente se había disparado fuera del parámetro del 3.5%, siendo en 2017 un preocupante 6.7%7 con sólo un 1.5% de crecimiento del PIB y en 2018 un elevado 4.83% aunque con un 2% de crecimiento del PIB. Lo anterior por supuesto generó preocupación toda vez que implica que en tan sólo dos años el nivel general de los precios de los bienes y servicios que comúnmente compramos habría registrado un aumento de más de 11.5 por ciento.

En este juego de números lo que está claro es que si no regresábamos a niveles de 3% de inflación nuestro dinero cada vez podría comprar menos, ya que los ingresos de las empresas y de las personas físicas no siempre, o más bien, pocas veces aumentas a niveles de 7 o incluso 5%, es decir los niveles inflacionarios de los dos últimos años del gobierno del Presidente Peña Nieto.

Este año tendremos la variante del incremento del 20% al salario mínimo, que algunos dicen que ayudará a muchos, contabilizando un par de millones que aún ganaban el mínimo y otros que critican que ayudará a muy pocos, porque ya casi nadie recibe el mínimo, que de acuerdo con estos últimos no son más de 15 mil trabajadores que están en ese supuesto. Lo cierto es que dependiendo de cuantos vean su salario ajustado a este aumento podría ser el probable impacto en la inflación para el 2020.

Los productos importados que consumimos como parte de nuestra canasta habitual, se mantendrán estables en sus precios por dos factores, la firma e inminente entrada en vigor del T-MEC que mantiene la política comercial libre de aranceles para muchos productos de importación, así como la estabilidad cambiaria del dólar con respecto al peso. A pesar de los augurios catastróficos, primero por la llegada de Trump en enero de 2017 y luego por la de Andrés Manuel López Obrador en diciembre de 2018, el dólar interbancario está por debajo de los 18.80 pesos, lo que hace que precios de insumos, maquinaria y otros se mantengan estables, lo cual contribuye a mantener la inflación estable.

Si la economía retoma el paso del crecimiento en el 2020, podría haber algo de presión en los precios, pero tomando en cuenta que la expectativa del Banco Mundial de crecimiento para México es de 1.2 por ciento, será difícil que esto sea un elemento que haga que podamos estar arriba del 3.5 por ciento de inflación en este año que recién empieza.

En resumen, la inflación es un indicador que cuando aumenta arriba de los niveles sanos, económicamente hablando, nos afecta nuestra capacidad de comprar las mismas cosas que consumimos normalmente con nuestro sueldo, cuando nuestros ingresos no aumentan por encima de ese índice inflacionario. Por lo anterior la importancia de que este año la inflación cerrara debajo del 3% y de que se mantenga en esos niveles. Se trata de un dato macroeconómico que impacta directamente nuestro bolsillo, por eso la noticia es buena.

@AMaximilianoGP
maximilianogarciap@gmail.com

¿Quieres dejar algún comentario?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top